domingo, octubre 22, 2017

EL INCÓMODO JOSÉ ANTONIO KAST (VIDEO #ENADE2017).

La candidatura del ex militante UDI ha sido tema obligado en las últimas reuniones del comando de Sebastián Piñera. Y es que aunque está lejos de amenazar el lugar de privilegio del ex mandatario en la carrera presidencial, sí puede ser perjudicial en la ventaja que éste pretende tomar en la primera vuelta respecto de su más cercanos contendor, Alejandro Guillier.


Creo en Dios. Creo en la patria. Creo en la familia. Apenas José Antonio Kast termina de pronunciar esas palabras, los más de 200 asistentes al foro empresarial Enade 2017 estallan en aplausos. Lo hacen mientras Kast está en el podio, mirando sus apuntes, esbozando una leve sonrisa con sabor a triunfo, disfrutando el momento. Los aplausos, algunos rayando en la euforia, siguen.
-No creemos en un Estado grande. Quiero funcionar, no quiero más burocracia. Quiero bajar los impuestos.
De los 20 minutos que dura su exposición, José Antonio Kast no es interrumpido ni una, ni dos, sino 17 veces por los aplausos de los empresarios. El mismo Kast que sólo minutos antes se paseaba por los pasillos de CasaPiedra con una carpeta transparente y de borde azul en la mano, casi en solitario. El mismo al que no persiguieron los flashes, como a Sebastián Piñera apenas llegó, y el mismo que no vino apoyado por un gran grupo de políticos, como Carolina Goic.
Apenas Kast termina de hablar, la ovación del público retumba en las paredes.
Abajo, a apenas tres metros del candidato independiente de la derecha, está parte del comando de Chile Vamos. Todos perplejos ante el ex UDI que, con un discurso sin matices y con su corbata perfectamente anudada, de brillante amarillo dorado, ha conseguido opacar a todo el resto de los expositores, incluido Piñera.
Es Kast, el incómodo Kast
En las últimas semanas, el nombre Kast se instaló en el comando del ex presidente. Hasta ese entonces, el ex mandatario sólo había tenido una serie de declaraciones cruzadas con el diputado, pero éste comenzó a hacer llamados públicos para que militantes UDI lo respaldaran el 19 de noviembre y -a esta altura- son varios los que reconocen que el parlamentario ha logrado despertar a un sector radical de la derecha que para muchos estaba más bien “dormido”. En esta línea, hay quienes advierten que Kast está conquistando el electorado del mundo militar y evangélico, que durante las primarias de Chile Vamos estaba en manos del entonces aspirante Manuel José Ossandón.
Una de las primeras en advertir la necesidad de salir a enfrentar a Kast fue la presidenta, Jacqueline van Rysselberghe. En una de las habituales reuniones de Piñera con los presidentes y secretarios generales de Chile Vamos de los lunes, la senadora le planteó al ex mandatario la necesidad de concretar más gestos al mundo de militares en retiro. Quienes estuvieron en la cita aseguran que Piñera se negó, argumentando que la real pelea de votos está en el centro político. El ex mandatario también le aseguró que su programa tiene iniciativas importantes para el sector por el que abogaba Van Rysselberghe: no cerrará Punta Peuco, levantará un proyecto para que todos los enfermos terminales cumplan sus condenas en sus casas y modernizará la carrera militar.
A la senadora se sumó el secretario general de RN, Mario Desbordes, quien días después y, en la misma instancia, le comentó a Piñera la posibilidad de hacer más guiños, esta vez para el mundo evangélico, principalmente en materia de principios. La respuesta fue la misma: se gana conquistando el centro político.
A pesar de la reticencia del ex mandatario, los partidos activaron sus gestiones. La senadora UDI Ena von Baer es la encargada de mantener los lazos con el mundo evangélico, labor que también cumple Desbordes, candidato a diputado por el distrito 8. Los militares en retiro, en tanto, mantienen reuniones con la propia presidenta UDI.
En medio de la incomodidad creciente de sus ex socios, Kast ha aumentado su ofensiva en contra de Piñera y no pocos quedaron indiferentes en su exposición en la Enade, cuando en medio de risas y aplausos, mostró lo que para él es el real legado del ex presidente:la imagen de la Mandataria, Michelle Bachelet, recibiendo la banda presidencial de manos de Piñera.
El candidato de Guzmán
Ocurrió en 1984. Uno de los muros del Campus Oriente estaba cubierto por una tela de color rojo intenso. Pero no era cualquier bandera, y José Antonio Kast, estudiante de primer año de Derecho en la UC, apenas la vio decidió sacarla. Era una bandera del MIR, el Movimiento de Izquierda Revolucionario.
-Llegó a mi sala con una tela inmensa, de dos metros y medio por uno y medio, y me dijo: ‘¿Me puede guardar esta bandera? Estaba en el patio y yo no acepto que en mi universidad haya una bandera del MIR’. José Antonio es tímido, pero una persona muy valiente. El tema de la bandera demuestra su determinación. Aún la tengo guardada -dice Gonzalo Rojas, abogado y profesor de la Universidad Católica.
En esos años, Kast ya participaba activamente en el movimiento gremial. Aunque, dice Cristóbal Orrego, uno de sus amigos y compañero de generación, no tenía el desplante de hoy. Pero aunque era tímido y capaz de ponerse colorado por una simple broma, asegura Orrego, el actual diputado fue siempre muy claro para decir lo que pensaba. Siempre defendió sus ideas, las mismas que lo acercaron a Jaime Guzmán.
-Fue de los últimos formados por Jaime -explica Gonzalo Rojas y agrega: -Si hoy Jaime estuviese vivo, sería un caballero mayor de 71 años y, sin duda, José Antonio sería el candidato que le gustaría, porque recoge todo lo de Jaime Guzmán.
Fue en 1996 que José Antonio Kast emprendió un camino de no retorno en la política. Ya por esos años estaba casado con Pía Adriasola -con quien tiene nueve hijos- y vivía dentro de los terrenos de la fábrica de cecinas de su familia, en Buin. Su comuna fue la que escogió para comenzar su carrera política, su primer cargo fue como concejal. Ahí conoció a Andrés Palomer, amigo íntimo que hasta el día de hoy recuerda su primer encuentro con Kast.
-Me habían sacado un parte por un disco ‘Pare’ en Buin y en ese tiempo ya conocía a José Antonio. Era mi amigo, era concejal, así que le pedí ayuda para sacarme el parte. Me miró con cara de espanto y me dijo: ‘Eso que tú me estás pidiendo es tráfico de influencias y es una forma de corrupción’. Ahí me di cuenta de quién era José Antonio. Él nunca te va a decir lo políticamente correcto por hacerse el popular. Te va a decir lo que piensa, te guste o no.
Para algunos, Kast es un conservador recalcitrante, por la defensa férrea de algunas de sus ideas: la defensa de los valores cristianos, la familia, el matrimonio heterosexual, el no al aborto. Eso, dicen sus cercanos, lo ha mantenido vigente desde que comenzó en política. Primero como concejal de Buin, luego como diputado por el distrito 30 (San Bernardo, Calera de Tango, Paine y Buin) y actualmente como diputado por el 24 (La Reina y Peñalolén).
Hoy, a un año de haber renunciado a la UDI, el partido en el que militó por dos décadas, y a meses de haber partido una candidatura independiente de derecha con apenas 850 firmas y luego haberla inscrito en agosto con más 43 mil rúbricas, José Antonio Kast marca cinco puntos en la encuesta Cadem y, en privado, en ciertos sectores no descartan que llegue a 10 puntos en la primera vuelta. Y, según sus cercanos, sigue con las mismas convicciones con que llegó a la política en 1996. Esos ideales, explican desde su entorno, son los que lo acercan a sectores que no tenían un candidato.
-Un nicho de personas que estaban esperando al candidato que tenía que llegar, alguien que está rescatando a la UDI original -explica Javier Leturia, fundador y ex militante UDI y jefe del comité político de la candidatura de Kast.
Uno de esos sectores es, por ejemplo, el grupo de personas que rescata el legado del régimen militar.
Aunque el abogado Hermógenes Pérez de Arce recién conoció el año pasado personalmente a José Antonio Kast, dice que hace 10 años que lo apoya, porque es uno de los pocos que defienden al gobierno militar.
-Es el único. No es un “arrepentido”, ni “acomplejado”, ni “cerebro lavado”. Él representa los valores esenciales: la verdad, la libertad, la ley y el orden. Y es el único que defiende el legado militar. Hay un voto silencioso en favor del legado del gobierno militar que se manifiesta de tanto en tanto. De los militares que conozco, puedo citar apoyos a José Antonio de generales, oficiales y almirantes en retiro, como Cristián Labbé, Guillermo Garín, Santiago Sinclair y Benjamín Opazo.
Los evangélicos son otro de los grupos que se han acercado a la candidatura del ex UDI. Juan Manuel Freire, pastor de la Iglesia de Vitacura, explica que reconoció a Kast como una figura política afín en 2009, cuando el Congreso comenzó a discutir la entrega de la “píldora del día después”. Es, dice, el único político que tiene una historia en temas valóricos, porque siempre defendió los valores de Dios.
-Esta es una candidatura que realmente nos identifica. Hoy no vamos a votar por el menos malo, votamos por Kast porque nos identifica. Pero nosotros no nos sometemos a Kast, nos sometemos a Dios. Mientras esté de acuerdo con las cosas que Dios dice, vamos a estar con él.
Paso en falso
A inicios de septiembre, y en la antesala de la conmemoración de un nuevo aniversario del 11 de septiembre, el comando de Piñera ya había definido la estrategia del “voto útil”. Esta buscaba atraer al electorado del diputado y abrir la posibilidad de ganar en primera vuelta. El diseño consistía en llamar a las personas a no perder su voto y entregarlo al candidato que realmente podía ganar la elección, en este caso, Piñera.
Sin embargo, la irrupción mediática del parlamentario obligó al comité estratégico del comando de Piñera -donde participan el ex presidente, los ex ministros Andrés Chadwick, Cecilia Pérez y Luciano Cruz-Coke, el senador RN Alberto Espina, el encargado programático Gonzalo Blumel y los diputados Nicolás Monckeberg (RN) y Ernesto Silva (UDI)- a reajustar su estrategia, ya que se evaluó como un error salir a responder los planteamientos de Kast y hacerlo aparecer como “víctima”.
El problema es que la votación que obtenga el diputado sí representa un problema claro para el ex mandatario: será clave a la hora de consolidar la ventaja que puede alcanzar en la primera vuelta respecto de su más inmediato contendor, Alejandro Guillier.
Aun así, uno de los análisis que realizó el comité es que Piñera al referirse a Kast sólo le da más tribuna y protagonismo a la candidatura del diputado. Por eso, a partir de esta semana, el ex presidente no se referirá más al parlamentario, evitando cualquier tipo de confrontación con él.
El comité estratégico de Piñera delineó cuatro ideas en torno a Kast: primero, hacer un llamado a la ciudadanía a un “voto reflexivo”, que se elija a aquel candidato que puede derrotar a la izquierda; segundo, que el diagnóstico del diputado es equivocado al pensar que tiene posibilidades de pasar a segunda vuelta; tercero, el balotaje será entre Piñera y Guillier, y cuarto, mientras más votos obtenga Piñera en la primera vuelta, más fácil será ganar la Presidencia en el balotaje.
“Creemos que un porcentaje muy importante que votará por Kast no quiere que haya un nuevo gobierno de la Nueva Mayoría, pero aquella gente que definitivamente no va a votar por Piñera en segunda vuelta, que vote por un parlamentario de la UDI en primera”, señala Van Rysselberghe.
“La candidatura de Kast no sólo contribuye al debate, también va a contribuir a generar un movimiento importante de personas que no irían a votar, pero lo van a hacer porque se sienten atraídos por la candidatura de José Antonio y es evidente que esas personas van a votar por los candidatos de Chile Vamos”, asegura el diputado UDI Arturo Squella, el único parlamentario que ha anunciado públicamente su respaldo a Kast.
En el comando, en tanto, y tal como lo ha transmitido Piñera, se decidió enfatizar la campaña hacia la convocatoria al centro político, en particular en segunda vuelta. La reflexión es que naturalmente una parte del electorado del diputado votará por el ex mandatario en segunda vuelta y un porcentaje -que consideran marginal- nunca marcará su opción.
Estudios del equipo del ex mandatario separan actualmente al electorado en tres grupos: los rojos, que no votarán por el ex presidente; los azules, votos seguros para el candidato de Chile Vamos, y los blancos, caracterizados como los indecisos. El objetivo de Piñera, por estos días, será lograr fidelizar a los electores blancos, los cuales tienen precisamente un perfil más bien de centro.
En el conglomerado opositor -en todo caso- varios ponen los ojos en los oficios del diputado UDI Ernesto Silva, quien surge como la principal carta para ser un enlace entre la candidatura de Piñera y un eventual apoyo de Kast de cara a la segunda vuelta.
Ya termina Enade 2017 y en su intervención José Antonio Kast intenta dejar en claro que su candidatura presidencial es más que un mero testimonio, más que una manera de incomodar.
-Hay que vencer los miedos, vencer los vetos. Nosotros tenemos que ir a todos los espacios, a todos los foros, a todos los debates a defender lo que creemos. Hay que dejar de lado la calculadora, las encuestas, lo políticamente correcto. Defendamos lo que pensamos, lo que creemos. Sigamos nuestras convicciones.
Gran parte de la primera fila de los asistentes se para. Algunos gritan “¡Bravo!”, otros aplauden con fuerza.
José Antonio Kast, el mismo que llegó sin ser perseguido por los flashes que siguieron al abanderado de Chile Vamos en su entrada, se va con todo: con los aplausos, con la ovación, con las cámaras fotográficas retratando los saludos, las felicitaciones, las palmadas en la espalda, con todo lo que Sebastián Piñera no tuvo luego de terminar su presentación.
Kast, el incómodo Kast, camina hacia la salida. Y sonríe.
Reportaje de La Tercera,

jueves, octubre 19, 2017

¿HACER JUSTICIA POR MANO PROPIA ES UN ACTO ILEGÍTIMO?



"Vocero de la Suprema le recordó a Kast que hacer justicia por mano propia es ilegítimo".

Este es un título, que como ya es habitual en Chile, nos demuestra una vez más la bajeza en que ha caído el Poder Judicial, que desde varias décadas trabaja para el Lumpen de Izquierda.

No soy Abogado, pero tampoco soy un Ignorante como la mayoría de los chilenos, señor Milton Juica.
Lo que usted acaba de señalar (ante las declaraciones de don JOSÉ ANTONIO KAST, de utilizar un arma contra un delincuente que entra a su casa y pone en peligro a su familia), es un verdadero disparate y una gigantesca falta de respeto a las miles de víctimas que anualmente son asesinadas o asaltadas por maleantes.

Usted, señor Juica, está diciendo que la "Ley de la Legítima Defensa" es "Ilegítima".
Por tipos como Usted, es que la "Ley" es una prostituta que nadie respeta.
Sí, por tipos como Usted, que debieran combatir a los delincuentes, y proteger a los ciudadanos honestos, es que ellos (los delincuentes) son los únicos que tienen "derechos".

Diga, de cara al país, que la autodefensa, la de nuestra familia o terceros es un "delito flagrante", porque atenta contra la integridad de los "protegidos" de los actuales señores Jueces.

Diga, de cara al país, que a ustedes se les olvidó la razón para la cual fueron contratados, que es la "administración de Justicia", porque la reemplazaron hace años por una inmunda "venganza".

¿Sabe Usted lo que sí es un "delito grave" e ilegitimo?
La Prevaricación.......que la cometen muchos de ustedes, y todos los días.

La suplantación de funciones públicas o el ejercicio ilegal de la profesión, también son delitos graves y lo comete nada menos que la propia Presidente de la República, y ustedes miran hacia el lado, como los mejores espectadores.

De los asaltos, como portonazos, alunizajes y otros, no se salva nadie, pero menos del 3% de los responsables llega a pisar una cárcel por la inoperancia de sus Tribunales, señor Milton Juica.

De los cientos de atentados terroristas que se cometen en un año, menos del 1% son castigados, por el contrario, la mayoría de las veces, terminan los extremistas siendo las pobres víctimas y son indemnizados por el Estado.

Usted acaba de recordar a don JOSÉ ANTONIO KAST, que don Werner Luchsinger (Q.E.P.D.), cometió un grave delito al intentar repeler un feroz ataque a su hogar, donde él y su señora Vivianne fueron asesinados, pero antes de este horrendo crimen, don Werner "hizo justicia por su mano" al disparar al terrorista Celestino Córdoba, que solo hacía su trabajo.

Sabe qué, señor Milton Juica, usted y su sistema completo son una grosera, indigna, deshonesta y miserable "farsa".

Y recuerde que somos las "víctimas" los que pagamos sus inmerecidos sueldos, no los políticos, ni los delincuentes que también viven como garrapatas de nuestro trabajo y sacrificio.


Jorge Tejos Rodríguez
VIVA CHILE ¡¡

lunes, octubre 16, 2017

¿LEGADO O MOCHILA?



Los aleteos desesperados de la Nueva Mayoría, o lo que queda de ella, para salvar la candidatura del exrostro (o, al menos, para perder con cierta decencia), no tienen límites.
Mire este caso: “el gobierno debe endosar el legado de Bachelet a los que van a venir”, dijo esta semana el presidente de los siempre bien apitutados radicales.
¿Cuál legado, míster? ¿Será acaso el que ostenta un 56% de desaprobación popular?
Capaz que usted esté contento porque la presidenta está consiguiendo terminar su administración en torno al 30% de evaluación positiva, pero le recuerdo que eso es poquito y que ni se le compara al 80% con que culminó la vez anterior.
El legado, me temo, está salpicado de reformas a medio camino o, definitivamente, mal planteadas y peor ejecutadas. Si no me cree, hable con cualquier rector de universidad (estatal, tradicional, pública, privada o la definición que más le acomode): el diseño de la gratuidad no calza ni con los costos de las matrículas ni con la extensión promedio de las carreras.
Como resultado, o las instituciones se comen la diferencia o terminarán graduando a diestra y siniestra al sexto año, independiente de los conocimientos del estudiante.
Al revés de lo que usted señala, mi estimado dirigente político, ese legado que reclama se parece más a una mochila y la va a tener que cargar y resolver el siguiente gobierno, independiente de su color político, aunque todo indica que esa pega le tocará a Piñera. Y presumo que tendrá al frente a los liceanos y otros varios que, azuzados por los chicos de Giorgio, volverán a las calles para reclamar por vaya a saber uno qué cosa.
Porque, además, vendrán envalentonados por los votitos que consiga la Bea y convencidos de que ha llegado su oportunidad para alcanzar lo que todo político sueña: el poder. Después veremos qué hacer con ese poder, por ahora basta con tenerlo.
Mire el caso de este señor Puigdemont, un tipo gracioso que convocó a un plebiscito para declarar su independencia y congelarla a los cinco segundos.
A quien sí le atormenta esto del legado es a la Presidenta, que aspira a un par de puntos más en las encuestas antes de retornar a la ONU. Si incluso agarró avión (con fondos nuestros, por supuesto) para sacarse selfies con los futbolistas.
El problema es que Chile perdió. ¿Será el legado de Jadue?
Blog de El Contribuyente.

jueves, octubre 12, 2017

TERRORISMO: ¿LA ONU MANDA EN CHILE?



Casi en fecha coincidente con la monumental metida de pata de la Presidenta de quitar la connotación de terrorista a un grupo de extremistas comuneros mapuches, se conoció la solicitud de veedores del Alto Comisionado de la ONU para derechos humanos al Estado chileno de que se abstenga de aplicar esa ley a la etnia araucana.

El hecho de ser país miembro de la ONU, aportando anualmente para su funcionamiento con el escaso dinero fiscal disponible, no le concede el derecho de entrometerse en los asuntos internos de un país  --en ese caso, el nuestro— y, menos aún, de torcer lo que establece la ley local.

Días atrás, con motivo de su Asamblea General, llegó hasta la ONU en Manhattan el Presidente norteamericano, cuyo país es el principal sostenedor financiero del organismo. En su discurso calificó de “burócratas y holgazanes” a sus funcionarios, reflejando tal cual es la realidad.

La ONU vive en alerta ante cualquier amenaza a la paz, pero la paz está rota en diferentes partes del globo. Es incapaz de acciones realmente concretas y se dedica, mediante sus funcionarios muy bien remunerados y todos de izquierda, a dar ‘recetas’.

Una de éstas se la acaba de dar a Chile a raíz de los comuneros extremistas encarcelados.


Con motivo de la revueltas callejeras de los escolares en el Gobierno de Piñera,
Los manifestantes estaban siempre  flanqueadas por observadores de la ONU, filmadoras en mano, para registrar, y luego denunciar, el “abusivo accionar de Carabineros”. Jamás grabaron las tradicionales acciones vandálicas de los encapuchados.

La ONU se declara defensora de los pueblos originarios, protegiendo sus derechos ancestrales y cuidando su existencia. Dentro de esta misión están los mapuches.

Parece razonable y comprensible cualquier esfuerzo por cautelar  etnias aborígenes en todo el mundo, primero, porque son parte de la historia de la humanidad, y segundo, porque alguna vez fueron propietarias naturales de grandes extensiones.

Ese rol protector, se supone, es universal y generalizado y no puede reducirse a una tendenciosa micro acción ideológica, como lo obrado por fiscalizadores del Alto Comisionado en este caso puntual de los delincuentes terroristas de La Araucanía.

Estos observadores demandaron  que “el Estado chileno no puede aplicar la Ley Anti Terrorista al pueblo mapuche”. Sólo su ideologización puede inducirlos a cometer ese error.

De partida, la acción judicial de un tribunal de Temuco no está dirigida en contra del ‘pueblo mapuche’ en general, sino sólo contra un  reducido grupo de comuneros combatientes ----tan de izquierda como los veedores--, con preparación militar, dotados de armamento ilícitamente ingresado al país, con financiamiento desde el extranjero y que actúan en las sombras incendiando maquinarias, iglesias, camiones y viviendas.

Son guerrilleros, grupos armados, que imponen el terror entre la gente, y ésa es la definición castellana de terrorismo.

La ONU ni ningún otro organismo extranjero tiene la facultad de entrometerse en las reglas que imperan en Chile, y menos en normas legales establecidas en su legislación democráticamente aprobada.

Lo grave en este episodio de los comuneros apresados por incendio de templos y vehículos es la ‘coincidencia’ entre lo obrado por la Presidenta de la República y la instrucción del Alto Comisionado.

La Presidenta, al tanto del mal parecer de los veedores desde Ginebra, dictaminó recalificar los delitos de estos subversivos, quitándoles la connotación terroristas. Sin embargo, el tribunal a cargo del caso mantuvo la calificación de tal y, de paso, atajó la burda intromisión de un Poder del Estado en otro.

Es ejemplar la lección de dignidad, profesionalismo  e independencia dada por un juez chileno y por el Ministerio Público que lo apoyó.  



La Presidenta, recientemente nombrada para un cargo de mediación de conflictos en ONU (?), quedó cargando la peor de las vergüenzas con su retroacción: el juez encaró duramente al abogado del Gobierno, al preguntarle: “¿qué pretende usted al decirme que ahora se trata de gente inocente, luego de pedir en su acusación que les diera entre 26 y 29 años de cárcel?”.


Voxpress.cl

lunes, octubre 09, 2017

DON PÍO (Ministro Fernández).



Asesor: ¡Ministro, ministro! ¡Aleuy dice que se va devacaciones!
Fernández: ¡Qué buena noticia! Yo creo que él lo necesitaba, fíjese. Trabaja tanto, el hombre. Yo, fíjese, lo notaba en el último tiempo medio desganado.
Asesor: No se trata de eso, ministro. Dice que se va de vacaciones, pero en realidad es como una renuncia al cargo.
Fernández: No le entiendo, fíjese. ¿Se va de vacaciones o renunció?
Asesor: Eso es lo que no se sabe, pues ministro.
Fernández: Es que no es lo mismo, fíjese. A mí, por ejemplo, me gusta mucho más irme de vacaciones que renunciar. De hecho, yo no renuncio a este puesto ni aunque me lo pidan.
Asesor: Ministro, tengo claro que no es lo mismo, pero ese es el juego de Aleuy.
Fernández: ¿Aleuy juega a que se va de vacaciones pero no son vacaciones? Por la chupalla, el juego raro, ¿no le parece a usted?
Asesor: Ministro, le insisto: ¡No se trata de eso!
Fernández: ¿Le preguntó a Aleuy dónde se va de vacaciones? Es que si pasa por Europa me gustaría hacerle un encarguito, fíjese.
Asesor: Ministro, por tercera vez, Aleuy está manifestando su más profunda molestia porque lo dejamos sin piso justo cuando él andaba en Argentina.
Fernández: ¿Aleuy estuvo en Argentina? ¡Qué suerte la de él! A mí me encanta Buenos Aires y el tango. ¿Le conté que bailo un poco de tango? ¿Quiere que le enseñe?
Asesor: Ministro, Aleuy fue a Argentina para investigar el tráfico hacia La Araucanía.
Fernández: ¿No me diga? Pero qué cosa más terrible. Yo encuentro que el tráfico está cada vez peor. Fíjese que el otro día nos demoramos como una hora desde mi casa y eso que ando con escolta. ¿Si renuncio me quedo sin escolta?
Asesor: Ministro, qué le parece si se lo explico por partes, como de a poquitito…
Fernández: ¿El tango?
Asesor: No, ¡las vacaciones!
Fernández: No me levante la voz, yo sé perfectamente lo que son unas vacaciones. He tomado muchas vacaciones, prácticamente vivo en vacaciones y le puedo hasta enumerar todos los lugares que he visitado. Más respeto.
Asesor: Ministro, estamos hablando de La Araucanía.
Fernández: Bueno, también he ido a La Araucanía. Es muy agradable: Pucón, Villarrica, Lican Ray y todo eso. Aunque para mi gusto va mucha gente. Yo para las vacaciones prefiero un lugar más tranquilo. Voy a llamar a Aleuy para darle un par de datos.
Blog De El Contribuyente.

miércoles, octubre 04, 2017

LA CAÍDA DE MAHMUD ALEUY.



Tras una larga jornada de rumores y versiones confusas, la tarde de ayer terminó con la salida del subsecretario Aleuy del Ministerio de Interior; una renuncia como en los mejores tiempos del régimen soviético, disfrazada con el insólito eufemismo de un ‘feriado legal’. Con ello, La Moneda agregó su segunda crisis de gabinete en poco más de un mes, justo ad portas de una decisiva contienda presidencial, confirmando que la presidenta no se equivocaba cuando hace un tiempo señaló que para su gobierno ‘cada día puede ser peor’.
La partida del subsecretario Aleuy supone el alejamiento de un personero de la mayor cercanía y afinidad política con la Mandataria, un golpe que vino a confirmar los evidentes signos de descomposición del núcleo íntimo del poder. Esta evidencia, se sumó a la reciente caída en desgracia del equipo económico encabezado por el ex ministro Valdés, ilustrando grados de deterioro inéditos para un gobierno que debiera encontrarse más bien capitalizando su agenda de cierre.
Aunque resulte difícil de creer, el subsecretario Aleuy pasó también a engrosar la lista de altos funcionarios a los cuales la Presidenta simplemente dejó expuesto y sin piso político, al provocar un giro abrupto en la política que el otrora hombre fuerte de Palacio venía implementando para responder a las acciones de violencia en la Araucanía. Elementos centrales de esa política eran la invocación de la Ley Antiterrorista, el respeto a las medidas cautelares solicitadas por la fiscalía y la decisión de no ceder a las presiones de los imputados, criterios que Michelle Bachelet decidió finalmente desestimar, con el objeto de poner fin a la huelga de hambre realizada por un grupo de comuneros.
A este escenario, se sumaron luego las críticas del ministro Barraza al trabajo policial coordinado desde la Subsecretaría de Interior, lo que vino a reforzar la orfandad política en la que terminó la labor del subsecretario Aleuy. Los duros cuestionamientos realizados por Barraza fueron públicamente respaldados por su partido -el PC-, pero los apoyos a quien estaba a cargo de la política para enfrentar los actos de violencia en la Araucanía, brillaron por su ausencia.
En síntesis, la Presidenta volvió a dejar caer a un funcionario clave de su gobierno, en este caso también de su entorno político, con el fin de no arriesgar ni comprometer eso que hoy se denomina el legado de su gestión, una reliquia del futuro que a estas alturas se ha convertido en un lujo muy caro para su gobierno y su coalición. Del mismo modo, este incidente vuelve a confirmar el extraordinario poder de veto que los comunistas ostentan en esta administración, un factor que en todas las instancias decisivas, termina por mostrar su real gravitación.
Max Colodro.

miércoles, septiembre 27, 2017

TERRORISMO EN EL SUR E IMPLICANCIAS INTERNACIONALES.



Hace sólo una semana, un grupo de chilenos de paso por Bariloche comprobó hasta qué punto la inacción del gobierno chileno frente al terrorismo rural en la zona sur de nuestro país, preocupa profundamente al otro lado de la cordillera.
En medio de una visita a lugares emblemáticos de la ciudad, una guía turística les detalló los ataques registrados en uno de los territorios turísticos más relevantes de esa provincia trasandina, con quemas de propiedades tal como ocurre desde hace años en Chile y hablaba de cómo el fenómeno se había fortalecido por la inacción de nuestro Estado, al punto de que lo que le estaba ocurriendo a ellos no era más que la exportación de un conflicto que, según ellos, en realidad les es ajeno.
El miércoles 20, el medio Bariloche Digital tituló de manera directa la extendida crítica hacia Chile, en una nota que llevó como nombre: “Inacción del Gobierno chileno: otras tres iglesias quemadas en la Araucanía de ese país”.
Ya el 28 de agosto, la Multigremial del Sur emplazó a nuestro gobierno para que respondiera acerca de la diferencia entre la forma en que el Ministerio de Seguridad Argentino estaba enfrentando el tema, con una ministra -Patricia Bullrich- que no tuvo problemas para calificar lo que ocurría en su país como terrorismo, para luego actuar en consecuencia y, más aún, denunciar que el financiamiento de las acciones de terror provenía del extranjero.
Por todo esto es que la detención de los posibles responsables de los últimos atentados no sólo es una buena noticia para Chile, sino, sobre todo, una señal hacia el exterior, donde la imagen del país se ha deteriorado debido a su abulia para enfrentar el fenómeno, misma que muestran los medios televisivos al destacar esta noticia como secundaria, como si el terrorismo fuera ya parte de nuestro paisaje.
Es de esperar que estemos en presencia de algo más profundo que sólo una señal, y que como país seamos capaces de poner, de una vez por todas, atajo a los sucesos reiterados de terrorismo, los cuales deben ser llamados por su nombre, y cuyas investigaciones deben dar con culpables.
Chile no puede dar marcha atrás en este camino, asimismo, debe establecer una colaboración estrecha con Argentina para abordar este fenómeno como una amenaza binacional. Por ello, el anuncio realizado ayer por el subsecretario Aleuy con el objetivo intercambiar información del caso conocido como “Operación Huracán”, que permitió la detención de siete sospechosos de ataques terroristas, también constituye una buena noticia.
Sólo una vez que se haya erradicado la violencia, y no antes, se podrán establecer los diálogos y acciones necesarias para una convivencia en paz, bajo la única bandera del progreso y bienestar de los chilenos, en un país cada vez más integrador y menos separatista.
Juan Hollstein Türk.