lunes, enero 26, 2015

LA ARAUCANÍA: LA VIOLENCIA EN EL SUR.


Muchos años de pésimas políticas públicas han propiciado este escenario de destrucción en La Araucanía.

Estos días hemos sido testigos nuevamente de una escalada de violencia en el sur del país. La violencia se expande peligrosamente desde La Araucanía a la región de los Lagos, de Los Ríos y aumenta dramáticamente en la región del Biobío.

No es posible que nuestros bomberos y brigadistas forestales además de luchar contra la llamas deban enfrentarse a las balas y barricadas, ya que muchos de estos incendios son absolutamente intencionales.

Desalienta recorrer la zona y conversar con parceleros, brigadistas y pequeños propietarios, y ver su desesperación; cómo el fruto de años de esfuerzo se desvanece por la acción de cobardes y cómo la vida de brigadistas y bomberos se expone aún más por los violentos ataques de los cuales son objeto. Lo que es peor, es que todo esto ocurre en la total impunidad, ya que tenemos un sistema y procedimiento judicial que deja a muchas víctimas abandonadas a su suerte. 

En este escenario una sola cosa es clara: todos pierden. Cuando se ataca a las empresas forestales, creadoras de muchos empleos en la zona, todos pierden; se ataca a los pequeños prestadores de servicios forestales y de construcción, a quienes les lleva una vida armar sus empresas para que las llamas destruyan todo en segundos; se atenta contra las siembras de pequeños y medianos agricultores, dejando en la indefensión  a todos ellos, ya que las compañías de seguros están evitando la zona. También Carabineros son constantemente atacados, institución de enorme valor al tratar de mantener la paz en nuestra zona.

Todos pierden, también la gente de la etnia mapuche, porque los que generan esta destrucción dicen invocar su causa. Esa gente no representa al pueblo mapuche, pues la mayoría de ellos también tienen sueños de progreso y cuando en algunos sectores se oponen a la violencia, también son atacados.

Muchos años de pésimas políticas públicas han propiciado este escenario de destrucción. Es necesario, con urgencia, que se revisen los resultados y no seguir generando pobreza a través de la errada acción del Estado. También muchos años de impunidad en torno a estos hechos de violencia nos indican que tenemos un sistema judicial enfermo, que no cumple su objetivo de llevar justicia.

La masacre de Francia escandalizó al mundo por las muertes, e incluso desde nuestro país surgieron mensajes de solidaridad. En nuestra Araucanía hemos sufrido más muertes por causas de violencia con connotación indígena que los recientes atentados de Francia. Parece que nos estamos acostumbrando. Nosotros también tenemos derechos.

Una luz de sensatez se asoma al escuchar de parte del subsecretario Aleuy que no se premiará más a los violentos con compras de tierras. Los gremios de La Araucanía estamos disponibles para colaborar en propuestas que mejoren el futuro para todos los habitantes de la región, y poder avanzar juntos sin distinciones, hacia un futuro mejor.

Emilio Taladriz.

domingo, enero 25, 2015

SI HUBIERA DERECHA...


El jueves se vivió otro episodio del escándalo continuado más vergonzoso de la actualidad, que es el de la prevaricación vengativa e impune de los jueces de izquierda contra los militares que defendieron a Chile del terrorismo marxista. Mientras agentes de seguridad norteamericanos, israelíes, franceses y belgas eliminan a los terroristas y reciben las felicitaciones de sus gobiernos y el aplauso de sus pueblos, acá la izquierda marxista que controla, además de los otros dos poderes, el Judicial, apresa a ancianos uniformados en retiro y los persigue y condena, contraviniendo siempre las leyes y muchas veces la verdad de los hechos, por la eliminación de terroristas que acá habían tomado las armas en los años ’60 y ‘70 para hacerse del poder total.

          El jueves iban a ser enviados al presidio político de Punta Peuco cuatro oficiales en retiro, entre ellos un coronel de ejército, Fernando Gómez Segovia, que había sido especialmente activo en su propia defensa, para demostrar no sólo la ilegalidad del proceso, sino su inocencia.

          El medio digital más dinámico en la defensa de los perseguidos y presos políticos militares, el diario “Chile Informa”, había llamado a las personas de bien y de recta conciencia a prestar un respaldo a  esas nuevas víctimas de la prevaricación marxista, el jueves pasado en los Tribunales, cuando los cuatro uniformados iban a ser notificados de los fallos y puestos entre rejas. Los agentes del odio, es decir, del Partido Comunista, habían convocado a una “funa” el mismo día en apoyo a la venganza que llaman “justicia”, perpetrada por sus ministros prevaricadores.

          No fue necesario. El apoyo a los nuevos presos políticos simplemente no llegó. Unos dicen que acudieron quince personas, otros 25 y los más optimistas 40, pero no llegaron a reunirse. Media docena de valientes mujeres de pueblo dieron un ejemplo y se pasearon con petos alusivos a la persecución ilegal contra los militares, pero, visto su exiguo número, nadie se dio por aludido de su presencia. El coronel Gómez Segovia esperó tres horas y media al ministro Jorge Zepeda, que lo condenó, como a tantos otros, y otra vez no prestaba ninguna consideración a la avanzada edad del oficial en retiro ni a las graves enfermedades que ha sufrido. Éste esperó pacientemente, en compañía de su señora.

          Cuando por fin Zepeda lo hizo pasar, para enviarlo a presidio por cinco años y un día, hizo ademán de darle la mano como saludo, pero el coronel Gómez le expresó: “No puedo darle la mano a quien me manda preso tras un juicio plagado de falsedades, donde usted no ha cumplido principios fundamentales del derecho”.

          Sorprendentemente, Zepeda le expresó: “Le encuentro razón para que usted esté molesto conmigo”.

          Fue una escena parecida a la que vivió el general Mena (Q.E.P.D.) cuando el ministro sumariante que lo condenó a largos años de presidió por un delito del cual era inocente le dijo, a modo de explicación: “Esta es la justicia de los hombres”. Porque sabía que su condenado era inocente, y aunque no lo hubiera sido, estaba legalmente exento de responsabilidad; y sabía que, políticamente, como juez de izquierda, no podía hacer otra cosa, si es que quería avanzar en su carrera. Así discurre hoy nuestra espuria vida judicial.

          Si hubiera habido una derecha política en Chile éste, el mayor escándalo moral de nuestro tiempo, no podría haber pasado ni seguir pasando inadvertido. Un gigantesco “J’accusse” habría puesto fin al abuso. Pero acá se ha desvanecido la fibra moral que sustentaba la vida pública de Francia del siglo XIX. El penal de Punta Peuco, convertido ahora en un lazareto hacinado de ancianos y enfermos ilegalmente presos, no habría podido continuar púdicamente oculto a los ojos de la opinión pública. Porque los ahora 71 presos políticos que ahí tratan de sobreponerse a la injusticia y la desgracia no podrían ser “barridos debajo de la alfombra”, como lo son al carecer de todo apoyo y defensa de quienes tanto les deben, que no son ni más ni menos que todos los chilenos, a quienes les salvaron su libertad, pero muy en particular los que más tienen, que no sólo se libraron de perder ésta, sino también todos sus bienes.

          Si hubiera derecha en Chile “la voz de los sin voz”, como son los presos políticos militares, se haría oír en los medios y no sólo en los “samiszdats” que los defienden, como “Chile Informa” y este blog.

          Pero el caso es que no hay derecha. Las ideas están, pero los llamados a defenderlas e imponerlas no. Este blog anunció la muerte de aquélla hace tiempo, cuando renunció a sus principios y llevó al poder a Sebastián Piñera, que se encargó de desvirtuarlos, gobernando con las banderas de la centroizquierda y completando un V Gobierno de la Concertación; persiguiendo ilegalmente, como ningún gobernante lo había hecho antes, pues triplicó las querellas, a los militares que salvaron a Chile (con el agravante de que, para conseguir sus votos, les había prometido un debido proceso); y criminalizando a la propia civilidad de derecha, denostándola a los ojos del electorado y calificando a sus miembros de “cómplices pasivos” de delitos, lo que no podía sino conducir a su desastre electoral. Todo con tal de contar él con alguna simpatía marxista –que obtuvo— y remontar en las encuestas. (Pese a lo cual nunca superó el 34% de adhesión. Ver CEP).

          La derecha pagó caro lo anterior, y los hechos posteriores han conducido a que ya sea unánime el juicio de que se encuentra políticamente muerta, confirmando lo que le pronostiqué cuando llevó como candidato a Piñera. Tanto lo está, que en reciente encuesta se revela que el personaje político más sobreexpuesto por medios de derecha, siendo un izquierdista extremo, como Marco Enríquez-Ominami, aparece por lejos como la primera opción para una próxima Presidencia de la República; y, peor todavía, en un lejano segundo lugar, con menos de la mitad de las preferencias del anterior, Sebastián Piñera. Y lo sorprendente es que el apoyo a éste en las encuestas ¡proviene de los propios restos náufragos de la misma derecha que él destruyó! ¿Sadomasoquismo político? Pues la encuesta CEP reveló que el 69% de quienes se declaran de derecha apoya a Piñera. A uno le dicen, con expresión compungida, “es el único que hay”.

          Y Piñera, en realidad, se encarga de posicionarse. Ya debe estar haciendo los cálculos para hacerse a bajo precio de los despojos de la UDI. Se menciona a Andrés Chadwick, que dirige su Fundación “Avanza Chile”, cuyo nombre más adecuado debería ser “Avanza Piñera”, para encabezar también la UDI. Una “toma de control hostil”. Como ya no está la plata de Penta para financiar candidaturas, seguramente algunos piensan que financieramente nunca tendrá problemas un partido que apoye a Piñera. Tiene la fortuna suficiente… pero sólo para ser destinada a que triunfe él. Pues no lo afectan los escándalos que defenestran a otros. Los recientemente acusados de hacer una lucrativa pasada en la compra y venta de acciones con información privilegiada rápidamente se “autoproscribieron” económica y socialmente. Renunciaron a todo. Pero cuando Piñera fue sorprendido en lo mismo, no se “autoproscribió” de nada sino, al contrario, consiguió apoyos adicionales en la derecha, para llegar poco después, a la Presidencia de la República. Simplemente pagó la multa, negó los hechos (aunque eran evidentes), trató de “mentirosos” a sus acusadores y, con un amplio apoyo del “establishment” de derecha, fue elevado por ésta a la máxima dignidad.

          Y ahora, en medio de la debacle que sufre el sector, él emerge como ¡un líder moral! La figura impoluta que más apoyo tiene para conducir los destinos nacionales. Y todo indica que ampliará su actual y ya amplia esfera de influencias. Uno de sus mejores amigos, Andrés Navarro, manifiesta interés en encabezar la Sociedad de Fomento Fabril, impulsado por otro empresario de centroizquierda.

          Navarro es un fiel amigo de Sebastián Piñera. También es democratacristiano. Tan amigo que hace cuatro años, cuando el helicóptero de que ambos son codueños tuvo un aterrizaje forzoso antirreglamentario, la Dirección de Aeronáutica Civil sometió a proceso y sancionó a Navarro, pese a que Piñera públicamente había declarado que él venía piloteando la aeronave. Es lo que se llama “un buen amigo”.

          Pero si hubiera una derecha en Chile habría una alternativa o, a lo menos, una esperanza de que ella pudiera surgir. Pero la gente que se dice de derecha está entregada, renuncia a eso y a todos sus principios y resignadamente dice que su única posibilidad es Piñera. Añaden que “hizo un buen gobierno y creó un millón de empleos”.

          Para comenzar, casi la mitad de ese “millón de empleos” se creó en 2010, cuando todavía Piñera no había hecho otra cosa que proponer un aumento de impuestos, a raíz de lo cual se crearon después cada vez menos empleos. Ese casi medio millón de 2010 se debió a la política expansiva de Velasco, que aumentó el gasto público sin subir tributos y empleando las reservas que tenía el país. La mitad del millón se la debió, pues, Piñera a Velasco. Como también el fuerte crecimiento de 2010 y 2011, que empezó a decaer después, hasta entrar en franca declinación en 2013, debido a los errores de Piñera, como sus sucesivas alzas de impuestos, su “ineptitud política” denunciada por el Financial Times, el clima interno de desorden general debido a la falta de autoridad del gobierno, que debilitó la Ley Antiterrorista y, en lo que quedaba de ella, no la aplicó; y debido al clima de anarquía creado por la extrema izquierda con la revolución en la Araucanía y su asonada estudiantil, que Piñera describió, en otro arranque de ineptitud política, como un movimiento “noble, grande, hermoso”, cuando era una revuelta para hacerle imposible gobernar. Para no hablar de su persecución contra los militares, a quienes había prometido debido proceso y aplicación de la prescripción, la cual reiteradamente transgredió a través de su “Departamento de Derecho Humanos” del Ministerio del Interior, un engendro marxista que él mantuvo incólume, tanto como mantuvo al mirista Director del Instituto Médico Legal, Patricio Bustos, “funcionario de su exclusiva confianza”. ¿En qué podía terminar todo eso? En un gobierno de extrema izquierda real, por supuesto, porque quedaba claro ante la ciudadanía que el régimen mal llamado “de centroderecha” carecía de autoridad y no era capaz de gobernar.


          Y como demostradamente tampoco es capaz de hacer oposición, lo que queda de la derecha manifiesta su preferencia por desaparecer. Y para ese “suicidio asistido”, nada mejor que la persona que ya una vez la dejó desahuciada.

Hermógenes Pérez de Arce.

sábado, enero 24, 2015

¡BAJAR A LABBÉ!.


La nueva consigna del marxismo revolucionario…
Para nadie es un misterio la desastrosa gestión –si es que se puede llamar así−
mostrada por la alcaldesa que reemplazó a Cristián Labbé en la Municipalidad de
Providencia. Tampoco queda en la oscuridad el reclamo creciente de una comunidad que
añora regresar a la paz, al orden y al respeto que imperó en la comuna durante los 16 años
que precedieron a la administración actual. Pero lo que está marcando la pauta en el reality
de la mezquindad política es –sin duda alguna− la persecución jurídico-comunicacional de la
que está siendo objeto el brillante ex – edil y Coronel de Ejército en retiro.
Comenzando por la mañosa movilización de electores izquierdistas desde otras
circunscripciones, pasando por el desleal abandono de sus correligionarios y coronando todo
ello con sus propios errores comunicacionales, Cristián Labbé perdió su cargo en las últimas
elecciones, pese a haber llegado a constituir su modelo de gestión pública un ejemplo a nivel
de las mejores administraciones municipales del mundo, reconocido y respetado
internacionalmente. Asumida democráticamente la derrota electoral, se alejó de la inmundicia
politiquera e intentó regresar a su vida académica, de donde fue alejado por un grupillo de
agitadores de izquierda que armaron escándalo, acusándolo de ser violador de los derechos
humanos y –horror de horrores− de haber sido colaborador cercano del General Pinochet.
La orquesta comunicacional marxista y el colaboracionismo de los controladores de
los medios de prensa hizo el resto: se había instalado el escándalo y había que explotar la
noticia, aún a costa de destruir una imagen impecable…Total, para estos últimos, se trataba
apenas de un “milico”…y su momento de gloria ya había pasado. Para los otros, los
totalitarios de siempre, no se podía dejar pasar la oportunidad de “ajusticiar” a uno de los que
contribuyeron a impedir la instauración de la revolución socialista en Chile. No importó que
para esas fechas hubiera sido un simple teniente, con escasos 24 o 25 años de edad. No
importa que en aquellos tiempos su capacidad de decidir se limitaba a la forma de cumplir lo
mejor posible las órdenes que le impartían sus superiores. Menos importó que sus superiores
le hubieran ordenado actuar en cumplimiento del llamado de una sociedad desesperada,
agobiada por la arrogancia revolucionaria que intentaba transformar a Chile en otra Cuba.
¡Sólo se trataba de otro “milico”!, disponible en el mercado de la infamia,  para ser
vilipendiado sin posibilidad de réplica. Los señores del 4to. Poder no trepidaron –como de
costumbre− en contribuir servilmente a los intereses marxistas, ayudándolos a perseguir a un
distinguido Oficial de Ejército y magnífico administrador público que mostraba ante el país un
preocupante paralelo con la gestión de aquel que había sido su Jefe y que
–coincidentemente− también había gestionado en forma impecable 17 años y que habiendo
sido derrotado en una elección, su ejemplo traspasaba las fronteras, alcanzado la admiración
incluso de la tierra donde había nacido (y fracasado) el comunismo.
A nivel comunal, Labbé hizo transformaciones tan relevantes como las que aquel hizo
a nivel nacional, creando sistemas de administración ejemplares, velando por la mantención
del respeto a las personas, alcanzado récords de calidad educacional envidiados por otras
comunas, asegurando que la disciplina retornara a los colegios municipales, etc. Tanto éxito
y tanta demostración de calidad de dirección proveniente de un ex – militar constituyó una
amenaza, no sólo para la corruptela izquierdista, si no que por desgracia, así fue interpretada
por un sector de la derecha, interesado en que no se volviera a mostrar a la ciudadanía que
había otros que sí sabían gestionar y dirigir al país, aquellos que lo hacían bien porque sólo
porque era su deber y no se desviaban por oscuros intereses partidistas, sectoriales o –como
va quedando claro a través de estos días− por ligazones o subordinaciones al poder
económico.
Abandonado por un sector de la derecha y traicionado por otro, Labbé debió enfrentar
solo la furibunda campaña que concentró votantes y recursos para reemplazarlo en su cargo
por una típica representante de la mediocridad que caracteriza al sector izquierdista, carente
ésta de los conocimientos, experiencia y capacidad para sustituir al eficiente alcalde, al que
derrotó solo gracias al apoyo de comunistas, demócratas cristianos, socialistas, pepedés y
–oh sorpresa− de los autodenominados “progresistas”, pioneros cuya aparición marcó el
comienzo del fin de una derecha decadente, a las puertas del Sodoma y Gomorra que
comenzaría a envolverla poco tiempo después.
Ante las primeras señales del fracaso de la gestión de la aristocrática señora, las
fuerzas políticas comenzaron a visualizar que −tarde o temprano− la gente se acordaría de
Labbé, añorando su buena gestión e impulsando con ello su eventual regreso a la arena
política. ¡Había que pararlo antes que fuera tarde! Y la maquinita comunicacional y jurídica
(lo que es casi lo mismo) empezó su trabajo, montándose el show de la participación de un
joven Teniente Labbé en supuestas torturas en Tejas Verdes. Nadie, sin embargo ha
conseguido demostrar hasta ahora que Labbé haya tenido participación alguna en los hechos
denunciados, fracasando los abogados del Ministerio del Interior en sus intentos de ampliar
el sometimiento a proceso desde una incomprensible “asociación ilícita” a otra serie de
crímenes, falsamente imputados.
Pero el fracaso es apenas un estímulo para la venganza marxista, buscándose
rápidamente un nuevo medio de coacción en contra del potencial competidor de la fracasada
Alcaldesa, para las próximas elecciones. Aparece de la nada y nuevamente para
conveniencia de “ellos”, un supuesto caso de torturas,  esta vez en Valdivia, donde otro
ciudadano de dudosa credibilidad (como el de Tejas Verdes), recibe plena atención de un
juez y se inicia un proceso en el que se incluye como sujeto de la denuncia ni más ni menos
que a Labbé, a la sazón, ocupando las jerarquías más bajas de su institución, encuadrado en
una unidad menor, mandado por superiores perfectamente identificados y –como si ello fuera
poco− desarrollando tareas en pleno Estado de Sitio.
Ello demuestra que Cristián Labbé se ha transformado en una amenaza para el
proceso de toma del poder total por parte de los marxistas, quienes –como muy bien lo dijera
Tomás Mosciatti− ya tienen el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial y solo les falta el Tribunal
Constitucional y la Contraloría General de la República para hacer lo que se les antoje con
este pobre país, alguna vez ejemplo para el mundo, al igual que la Municipalidad de
Providencia. Cristián Labbé representa un objetivo para los marxistas , quienes no cejarán en
sus esfuerzos por aniquilarlo, como ocurrirá con cualquiera que ose erigirse como líder. Lo
que los humanoides seguidores de Lenin y Stalin no consideran, es que los chilenos tienen
una capacidad de aguante limitada y –mas temprano que tarde− se cansarán de soportar la
destrucción de un país que era grato para todos y que –a pesar de los abusos de algunos
miserables− nos permitía vivir en paz y con cierta seguridad, hasta que…llegó Piñera y nos
entregó en manos de la otra señora que encarna el estandarte de la mediocridad, reconocida
también internacionalmente.


Patricio Quilhot Palma.

viernes, enero 23, 2015

¿SÓLO UN PARTIDO? NO.



"Un nuevo partido que reúna a los dos vigentes -o a las cuatro, más Evópoli y Amplitud- no serán más grande, ni más fuerte, ni más proyectivo. Suena bien la unidad, pero se practica pésimo si no hay máximos comunes. Y no los hay... "

Si el senador Andrés Allamand propone la conformación de un partido único en la Alianza, es porque ha llegado a una conclusión certera: las actuales colectividades no lograrán sortear con dignidad la próxima elección parlamentaria. Hombre de olfato, animal político, sus instintos lo llevan a vislumbrar el peligro.

El nuevo sistema electoral a la medida de la izquierda, la intervención descarada que los gobiernos de este signo suelen practicar, la desafección de los votantes aliancistas; en fin, las enormes dificultades que encontrarán para financiarse, todo eso hace de la UDI y de RN dos marcas con fecha de vencimiento a noviembre de 2017.

El diagnóstico de Allamand es certero y coincide con lo expresado en este espacio hace ya un año: los dos partidos actuales no dan para más.

Pero la solución propuesta por el senador no es la correcta.

Un nuevo partido que reúna a los dos vigentes -o a los cuatro, más Evópoli y Amplitud- no será más grande, ni más fuerte, ni más proyectivo. Suena bien la unidad, pero se practica pésimo si no hay máximos comunes.

Y no los hay.

Pueden quejarse y patalear todos los que viven fuera de los márgenes de la política partidista -o sea, casi todos los electores de la Alianza-, pero para los que han militado en alguna de las cuatro colectividades es una verdad fácil de fundamentar: entre ellas apenas hay mínimos comunes.

Tres mentalidades, tres tipos de convicciones, tres modos de votar se cruzan entre sus militantes. Una Declaración de principios unitaria sería un imposible, a no ser que fuese una jalea. Sí, se sirve jalea de postre a los enfermos, pero los sanos no se van a sentir muy atraídos. ¿Cómo podrían estar cómodos en un mismo partido los liberales autonomistas, los conservadores subsidiaristas y los socialcristianos solidaristas? ¿Se imagina una bancada común integrada por personas de esas tres miradas, por ejemplo, frente a la despenalización de ciertas drogas? Es cosa de mirar lo que ya ha sucedido con el divorcio y con el AVP. No es política ficción, es historia política.

Los pasados personales y las miradas históricas con relación a la crisis de nuestra democracia dividen también a los actuales aliancistas. Los hay fieles a la presidencia Pinochet, los hay tránsfugas y los hay detractores genuinos. ¿Sería admisible que la unidad se rompiera con el próximo minuto de silencio o con la próxima denuncia de los colaboradores como cómplices?

Y ni hablar de las diferencias personales y personalizadas. Una buena cantidad de UDIs no tragan a ciertos RNs; la mayoría de los RNs no soportan a la gente de Amplitud; a determinados UDIs los pinochetistas -ojo, esa especie sigue vivita y coleando- no les perdonan sus claudicaciones; Amplitud abomina del pinochetismo.

Si se quiere un partido con una lista electoral potente, podría ser que la fórmula funcionara, por una vez. Se lo montaría desde arriba, desde los intereses electorales de los candidatos hacia unos votantes a los que se buscase reencantar con la unidad. Pero si se quiere un partido con militancia comprometida, con proyecto sólido, con posiciones coherentes en los procesos legislativos, justamente ahí se descubre que o se organiza de abajo hacia arriba, o es inviable.

¿Y qué hay abajo, en esas 50 mil personas que podrían interesarse de nuevo en la política? La existencia de tres sensibilidades, de tres mentalidades, de tres proyectos diferenciados y que solo pueden confluir parcialmente, a veces en esto, a veces en aquello.

El temor a la proliferación de seis u ocho iniciativas es real, pero no se evitan esos riesgos con una falsa unidad, sino encauzando una triple diversidad. Con una Gran Convención, no con un pequeño cónclave.


Gonzalo Rojas Sánchez.

miércoles, enero 21, 2015

¿HAY OTROS LIDERAZGOS?


En el medio de esta crisis de confianza en el liderazgo de Pedros, Juanes y Diegos, dentro del maremágnum de noticias que día tras día implican –aunque sólo sea a veces comunicacionalmente– a conocidos dirigentes en esto o en aquello, ¿qué se puede hacer?
Irse a vivir a Malta, me decía un buen amigo porque, según él, ahí se pagan pocos impuestos y hay una universidad de categoría; una.
Quedarse en Chile, digo yo. ¿Quedarse? No, perdón: involucrarse en Chile, mejor.
Los Pedros, Juanes y Diegos enfrentarán juicios, perderán activos económicos, políticos y simbólicos, percibirán la molestia de tantos que los admiraban o seguían, continuarán pasándolo mal. En ese sentido, el duro camino que comienzan a transitar podría ser interpretado por todos los observadores desde la comodidad: mejor no asumir tareas de liderazgo público si es tanto el riesgo que se corre.
Mala interpretación o, desde otro punto de vista, buena interpretación.
Mala si se piensa y repite que por definición el poder corrompe; mala si se sostiene que como en lo público todos roban, mejor dedicarse a lo privado, como si nadie lo hiciera en la cartera de la mamá.
Pero, buena interpretación, si el riesgo resulta ser la señal del valor que tiene conducir a otros en la búsqueda del bien común, si el riesgo es la marca de la grandeza del servicio público. Correr el riesgo de lo superior, de lo más noble, es la adrenalina que lleva a algunos a decidirse por liderazgos que los comodones recomiendan no asumir.
Por eso, hay que estar atentos para reforzar a los Ricardos Sande y Erikas Muñoz, a los Ignacios Sánchez, y Federicos Valdés, a los Juan Pablos Swett y Rodrigos Orellana, a los Danieles Mansuy, Pablos Ortúzar, Axeles Kaiser, Julios Isamit y Diegos Schalper, a los Thomas Leisewitz y Jorges JaraquemadasŠ cada uno con sus cadaunadas, cada uno con sus méritos y algún defecto que tendrán.
Desde diversos mundos sociales habrá que ir ayudando a la consolidación de ésos y otros muchos liderazgos, con los matices que cada uno ofrece. Ahí y están y hay que agradecer su presencia con respaldos verdaderos.

Gonzalo Rojas Sánchez.

martes, enero 20, 2015

EXCEPCIÓN E INCERTIDUMBRE EN LA ARAUCANÍA.


No somos ciudadanos de segunda clase, ni merecemos un trato de segunda. Por ello, ante todo pedimos respeto y un trato igualitario y justo.

Un  llamado a la Presidenta de la República a declarar estado de excepción en varias comunas afectadas por ataques incendiarios, como consecuencia de la escalada de violencia rural, en particular, incendios forestales en La Araucanía, realizamos hace unos días como Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco, SOFO.
Una medida extrema y desmedida para unos; necesaria y efectiva para otros. Lo cierto es que este emplazamiento al Gobierno, que reiteramos y sostenemos sólo pretende ir en resguardo de las familias que están siendo afectadas y sufren atentados incendiarios.
Sabemos que a través de un estado de excepción, el Gobierno puede disponer de una serie herramientas especiales, que faculten con mayores recursos, por ejemplo,  a Carabineros, bomberos y brigadistas forestales, lo que les permitiría seguir ejecutando sus labores con una rotación adecuada de sus profesionales y voluntarios.
Nuestro llamado es a una excepción a toda la región, con énfasis en las comunas afectadas, en la provincia de Malleco: Renaico, Angol, Los Sauces, Traiguén, Lumaco, Ercilla, Collipulli, Victoria, Galvarino y; en Cautín, Temuco, Padre Las Casas, Vilcún, Freire, Gorbea, Loncoche y Teodoro Schmitd. Todas dañadas hasta ahora.
En noviembre, nos enteramos con estupor y, a través de las redes sociales, de la consigna a “quemar La Araucanía”, con un texto que precisaba desde el 25 de diciembre al 25 de marzo; mensaje que se ha cumplido a cabalidad y que nos confirma que estamos frente a grupos organizados. Y el modus operandi es el mismo: hay quemas o un ataque con fuego en un predio y acto seguido, una vez extinto, no sólo se vuelve a encender en el mismo campo, sino que en varias ocasiones bomberos y brigadas, que van a controlar el incendio, se encuentran con caminos cortados y son recibidos con disparos. Esto nos hace suponer que claramente no estamos frente a hechos fortuitos, sino a una acción planificada.
Nuestra solicitud se funda, además, en que estamos ante grupos que desean no sólo generar perjuicio patrimonial y poner en riesgo las vidas de brigadistas forestales, bomberos, carabineros, trabajadores agrícolas y las familias que habitan la zona, sino también desestabilizar al Gobierno.
Tal como dijimos en la inauguración de nuestra principal feria agrícola y ganadera,no somos ciudadanos de segunda clase, ni merecemos un trato de segunda. Por ello, ante todo pedimos respeto y un trato igualitario y justo con La Araucanía.Esa vez alzamos la voz para decir que en el sur de Chile hay terrorismo y, como ejemplo más claro, recordamos a los compatriotas desplazados de sus tierras. Si no lo quieren llamar terrorismo, llámenlo como quieran, pero desde Temuco les decimos que existen grupos organizados, ideologizados y financiados que buscan desequilibrar la democracia y poner en riesgo más de 200 años de vida republicana.
No queremos cosechar incertidumbres, queremos poner el foco en nuestra producción; continuar ocupando el liderazgo nacional como la principal región productora de cereales. Una Araucanía joven, pujante, con oportunidades en la multiculturalidad.
Queremos volver nuestra mirada a los campos, los ríos y a nuestra tierra, para continuar viviendo, trabajando y dando trabajo, de manera que esta querida Araucanía retome la senda que nunca debió perder. Sólo con el compromiso de todos, nuestra región volverá a ser pujante y con oportunidades para todos sus hijos, en completa paz y armonía.

Marcelo Zirotti, Presidente SOFO.
Publicado por El Libero on line.

lunes, enero 19, 2015

#YATEGATE.

Para una mejor vista pinche sobre la imagen.

No más doble estándar. Si los dineros se mandaron a Chile para un fin no aceptado por la ley, la UAF debe revisar la transparencia. Si las donaciones no se podían acoger a la ley elecroral, estaban afectas al menos al impuesto respectivo, lo que debe esclarecer el SII.

CON UN tour en yate se recaudaron fondos en Nueva York para la campaña presidencial de Michelle Bachelet. Para poder navegar había que entregar un cheque por US$ 1.000 a ciertas personas que precisaba la invitación -en inglés-, entre ellos al actual canciller Heraldo Muñoz. Habrían asistido unas cuarenta personas.

Sorprendente no sólo por lo sibarita del evento-al menos para nuestro medio-, sino porque las donaciones de extranjeros que no tienen derecho a voto están prohibidas por ley en las campañas chilenas. Pero, además, porque en su calidad de funcionario de la ONU en ese minuto, Muñoz no podía realizar actividades políticas incompatibles con su cargo. Curiosamente defendió su derecho a hacerlo precisamente basado en este último. Agregó que estaba complacido de haber contribuido tan modestamente (¿el yate?) a la campaña y que puso dinero, “al igual que otros diplomáticos latinoamericanos que veían con buenos ojos el retorno de la Presidenta Michelle Bachelet a La Moneda”.

¿Qué derecho tienen otros diplomáticos latinoamericanos a ver con estos o aquellos ojos -y a influir- los resultados de los comicios en nuestro país?

 La impostura de Muñoz en todo el asunto es insólita, porque como canciller tendría ahora que estar abocado a protestar ante los respectivos países por la indebida intervención de sus diplomáticos en nuestros asuntos internos. Como este suceso no tiene presentación, el canciller cambió su versión: sólo asistieron chilenos. ¿Para qué entonces la invitación en inglés?

Para leer mejor pinche sobre la imagen.

Mientras, otro de los organizadores reconoció llanamente que habían asistido varios extranjeros, detallando algunas nacionalidades. Pero después también varió su versión: sólo hubo chilenos y apenas unos quince. Justificó la voltereta señalando que “di una declaración por error, sin saberlo, porque yo no sabía cómo se trataba el tema”. O sea, que no sabía que no se podía decir la verdad. E intentando bajarle el perfil al asunto, agregó que no se trataba de un yate sino de “un pequeño barco, una lancha mejor dicho”. Claro que la invitación decía que la nave cuenta con un “gran salón con aire acondicionado de alta velocidad, sistema de sonido sofisticado alrededor del barco y LED 6 tricolor de luz bajo el agua”.

Entonces, hubo publicidad engañosa, era una lancha no más. El apego a la verdad de este caballero es notable y eso que se trata del mandamás emérito de la “Asociación Católica de Líderes Latinos”.

El gobierno descarta toda irregularidad y reclama que en la campaña hubo apego total a la ley, cuando el caso apunta precisamente en sentido contrario. Porque hay preguntas que responder: si se recaudaron unos US$ 40.000, ¿cómo llegó ese dinero a Chile? ¿Cómo se integró a la campaña presidencial?

No más doble estándar. Si los dineros se mandaron a Chile desde el extranjero para un fin no aceptado por la ley, la Unidad de Análisis Financiero debe revisar la transferencia. Si las donaciones no se podían acoger a la ley electoral, estaban afectas al menos al impuesto respectivo, lo que debe esclarecer Impuestos Internos. De la ONU, sí, no esperamos nada.


Axel Buchheister.