domingo, julio 27, 2014

HUENCHUMILLA Y EL PLAN DE DESARROLLO PARA LA ARAUCANÍA.


El 24 de julio tuvo lugar la interpelación al ministro del Interior en relación a la situación de La Araucanía. Diputados de la Alianza han manifestado que esperaban del ministro compromisos específicos, plazos y metas para solucionar el problema en la zona. El gobierno, por su parte, ha anunciado la creación de una “mesa de políticas públicas” para “afrontar la situación de violencia y necesidades” en La Araucanía y parte del Biobío, integrada por el MOP, Desarrollo Social, Agricultura e Interior.
La cruda verdad es que no se pudo esperar mucho ni de la interpelación ni de la anunciada mesa. Ambas representan un eslabón más de una forma agotada e inadecuada de enfrentar la cuestión. La interpelación, porque vuelve a reducir un tema país -que debiera tratarse como una política de Estado- a una riña político-partidista, como ha venido ocurriendo durante los últimos 20 años. Y la mentada “mesa de políticas públicas”, porque supone apostar a que la entrega de beneficios materiales todavía puede ser una forma eficiente de apaciguar el “conflicto”, lo que de paso genera un incentivo perverso a la violencia.

Hay conceptos y estrategias que simplemente ya no dan para más. La Presidenta Bachelet, en la celebración del Día Nacional de los Pueblos Indígenas, volvió a hablar de la necesidad de un “nuevo trato”, concepto al que ya han recurrido tres presidentes en el pasado, incluida ella misma. Por su parte, si bien no hay nada malo en proponer planes especiales de desarrollo o paquetes específicos de beneficios estatales, a estas alturas ya no tiene credibilidad alguna presentarlas como una solución a la situación que se vive en la zona. Por lo demás, los gobiernos tienen la obligación permanente de implementar programas de esa naturaleza no sólo por exigencias de focalización de gasto social, sino además porque existe un mandato específico en la Ley Indígena en ese sentido al menos respecto de las Areas de Desarrollo Indígena, de las cuales hay cinco entre el Biobío y La Araucanía.
En contraste con estos desaciertos, ha sido una buena noticia el anuncio realizado por el gobierno del inicio de un proceso de consulta para la creación de un Ministerio de Asuntos Indígenas y de un Consejo de Pueblos Indígenas, medidas que apuntan a una institucionalidad que otorgue reconocimiento, visibilidad y canales efectivos de participación a los pueblos indígenas. Aunque se trata de una propuesta que mira al interés general de todos los pueblos indígenas y no sólo del pueblo Mapuche, debiera transformarse en un mecanismo potente de mayor inclusión y participación de ese pueblo y, por lo mismo, favorecer una mejor convivencia en la zona.

Donde no se avizoran buenas noticias es en materia de tierras. Los últimos anuncios -”fortalecer” el programa de compra de tierras; desarrollar un catastro de las tierras a comprar en los próximos cuatro años; utilizar el mecanismo de expropiaciones para entregar tierras a indígenas- implican la mantención y profundización del status quo y, por lo mismo, una garantía de que los “conflictos” se perpetuarán indefinidamente en el tiempo, con la secuela intolerable de tensión, violencia y sufrimiento que ya conocemos.
El Intendente Huenchumilla intuyó correctamente el desastre que implica mantener el status quo en materia de entrega de tierras, y por eso sus declaraciones al inicio de su gestión fueron bienvenidas como una evidencia de que el “conflicto” tiene un importante componente político que debe ser abordado como tal. Con el correr de las semanas, sin embargo, ha incurrido en declaraciones desafortunadas y todo indica que ahora es partidario de sumar más recursos y herramientas a una política de entrega de tierras que sólo puede generar más costos humanos. Mejor sería volver a su correcta intuición inicial: sólo un diálogo amplio y con altura de miras entre los pueblos Indígenas, el Estado y los demás actores sociales permitirá acercar posiciones y generar acuerdos respecto a cómo abordar el tema de las tierras en el largo plazo, de un modo que permita cumplir con nuestras obligaciones legales, sin por ello seguir comprometiendo gravemente la paz social en La Araucanía.
Sebastián Donoso.

sábado, julio 26, 2014

ANARQUISTAS: LA "GUERRA SOCIAL".


En un comunicado la célula anarquista "Felipe Orsini" se adjudicó el atentado incendiario contra la Iglesia Santa Ana. Asimismo se atribuyó la quema de vehículos particulares en San Miguel, Ñuñoa y Lo Valledor en Santiago y de una camioneta en Viña del Mar.

Agregaron "honestamente, nos importa un bledo el rango de precios de los vehículos incinerados" porque (según ellos) "lo que buscamos (...) es dar un pequeño golpe a la sociedad tecnócrata capitalista y no solo al ligero concepto 'rico o burgués' ".  En los panfletos encontrados junto al pórtico del lugar de culto, señalaron además que las acciones terroristas, pretendían solidarizar con Francisco Solar y Mónica Caballero -ambos liberados en Chile del "caso bombas"-, y presos en España por colocación de artefacto explosivo en la Basílica del Pilar, Zaragoza.

El texto consignó además que "Vuestras condenas y amenazas a través de la prensa no amainan el violento avance de la Guerra Social"

El ministro del Interior Rodrigo Peñailillo, a quien algunos ya postulan como "presidenciable" para 2017, negó que el Gobierno estuviese "sobrepasado" por la ofensiva de los elementos antisistema. Pero NO invocó la Ley Antiterrorista (LAT), como si lo hizo en el atentado explosivo contra el Metro, Estación Los Dominicos, aunque todo el mundo sabe que dicha querella no prosperará sino que será archivada al no darse, como es usual, con el paradero los responsables del ataque ni se podrá acreditar su participación en el delito.

Peñailillo se niega a aplicar la LAT en La Araucanía, zona en la cual a diario se registran "eventos" o "situaciones" de tipo terrorista. Lo mismo ocurre en la provincia de Arauco y alrededores. Pero a juicio del ministro, esto se trataría de "demandas sociales" el mismo criterio o justificación que utiliza el Intendente de la IX Región Francisco Huenchumilla. ¡Demandas sociales! 

Peñailillo fue interpelado en la Cámara por el diputado José Manuel Edwards quien concluyó que éste "vino a hablar de cualquier cosa sin ninguna relación con la pregunta que se le hacía" y se declaró profundamente frustrado por lo ocurrido. Sin embargo, esta sensación en realidad debió traducirse en una legítima indignación; pero no contra el personero de gobierno, sino hacia su colega y senador del partido Alberto Espina, quien el mismo día de la interpelación, apareció en la prensa radial declarando que era necesario "apoyar al Intendente Huenchumilla" lo cual derrumbó el trámite.

El ministro informó que el Ejecutivo se propone reformar o simplemente cambiar la Ley Antiterrorista, mientras el Comité de DD.HH de la ONU pidió formalmente NO aplicar dicha normativa a los mapuches. Increíble. Los activistas del socialismo internacional - la izquierda caviar- pautean al Estado de Chile. Sin que esta administración muestre reacción alguna frente a esta inaceptable injerencia en los asuntos internos de nuestro país, cosa de antigua data. Con la diferencia que en los buenos tiempos, cuando había dignidad, esto era rechazado en forma terminante por nuestras autoridades. Eso durante el Régimen Militar. Después ... nada.

Estamos en presencia de la "Guerra Social" desencadenada por los anarquistas y otros elementos y grupos radicales; el Gobierno no se inmuta.

El diario La Segunda consultó a dos especialistas en esta materia: Aldo Mascareño, académico de la U. Adolfo Ibáñez, asegura que "respecto a algunas décadas pasadas, ha aumentado la complejidad de  las formas (...) cada evento particular siempre se asocia a una red de eventos que, en general, no se ven, porque solo vemos el acto final (...) y en ese sentido hay coordinación para producir estos efectos"

En tanto Mladen Yopo de la ANEPE los ve "desprovistos de argumentos políticos (pero) 26 bombas en el año es sugerente (aunque) ahora no vemos objetivos estratégicos (...) no hay una lógica política más allá de generar caos (...) y por eso hay luz amarilla: como no hay convicciones profundas  sino elementos de sensación política, pueden actuar en situaciones que generen daño a la vida humana"

En consecuencia, es asunto de tiempo para que tan dramática perspectiva se transforme en una realidad acá en Santiago; y como La Moneda se niega a ver ... pero es lo que ocurrió, ocurre y seguirá ocurriendo en La Araucanía. Allí están los deudos del matrimonio Luchsinger-MacKay, tan cruel y atrozmente asesinado por los terroristas; la viuda e hijos del sargento de Carabineros Hugo Albornoz y la familia en fuga del parcelero Héctor Gallardo Aillapán para atestiguarlo. Todos esperan justicia. Pero ello no será así, puesto que el criterio del Gobierno es el de que no se puede aplicar la Ley Antiterrorista a "demandas sociales"; de modo tal que la olla, desprovista de una válvula de escape aumentará más y más la presión. Y así la "guerra social" seguirá adelante. 

DespiertaChile.

viernes, julio 25, 2014

VENGANZA MARXISTA EN CHILE: TESTIMONIO DE UN MILITAR PROCESADO.



Testimonio de un Militar que está viviendo en carne propia la venganza marxista, y que además ha sentido el abandono de sus camaradas tras las líneas enemigas.

Espero que recapacitemos a tiempo, porque el peor enemigo que hemos tenido, ha sido justamente el desamparo y falta de solidaridad de las propias tropas.


Estimados amigos y Camaradas:

Escribo estas líneas a todos mis camaradas en retiro del Ejército y principalmente a mis amigos, a quienes me conocen, o a quienes alguna vez me conocieron y que por razones del destino y la vida no he vuelto a ver. De igual forma a quienes no me conocen y a quienes remito estas líneas en calidad de testimonio.

Lamentablemente, y por consejo de mi abogado, no puedo identificarme con mi nombre y apellido, para no perjudicar la situación procesal que me afecta, ya que me encuentro en libertad bajo fianza, procesado, habiendo estado detenido en el batallón de Policía Militar considerado un peligro para la sociedad, acusado de haber participado en un  hecho ocurrido el año 1973, en el cual no tuve ninguna participación.

Egresé de la Escuela Militar como Oficial de Ejército  en agosto de 1972 y fui destinado a un Regimiento de la zona central del país al que llegué en febrero de 1973. De esta forma, a mis 20 años entonces, me correspondió vivir y constatar los hechos que desembocaron en el caos constitucional, social y político al que nos condujo en aquella época, quienes gobernaban y se oponían a ese gobierno, llevándonos a una situación insostenible para el país, que hoy todos parecen haber olvidado.

En la situación en que me encuentro, he podido constatar la situación de indefensión en la que nos encontramos todos los militares en retiro... todos.

Sólo quienes hemos vivido esta situación, o peor aún, quienes se encuentran cumpliendo condenas, podemos dimensionar la absoluta indefensión en que nos encontramos los militares en retiro, solo por la absoluta indolencia, falta de solidaridad, falta de empatía, indiferencia, falta de organización, flojera, en fin... cosas de la que yo mismo, me acuso, fui parte, hasta que me ha tocado vivir esta situación que me ha permitido constatar en carne propia, la acción veleidosa de una sociedad que una vez nos empujó a intervenir, para evitar una confrontación fratricida y que hoy nos condena, azuzada por 26 años de interpretaciones antojadizas y unilaterales de la historia, que deliberadamente obvian el contexto en que se vivieron aquellos aciagos días, y por falta de pantalones de quienes nos mandaron y que eludieron su responsabilidad de mando, dejando a quienes fuimos oficiales subalternos enfrentados a tribunales por haber cumplido sus ordenes, tuviéramos o no, participación en hechos por lo que se nos acusa, como es mi caso, desconociendo ignominiosamente, salvo contadas excepciones, lo que ellos mismos nos enseñaron, en el sentido de que un comandante es responsable de lo que su tropa haga o deje de hacer, en cumplimiento de su misión, dejando en mera palabrería lo que nos inculcaron desde niños en la Escuela Militar y demostrando por sobre todo, que no existe la dignidad, la responsabilidad de mando, la lealtad.

Pertenezco a una generación que no tuvo privilegios de gobierno en su carrera militar, siendo oficial subalterno la mayor parte del gobierno militar y oficial jefe y superior, cuando imperaba un nuevo régimen, pero que nos ha tocado recibir condenas y repudios, que no han vivido la mayor parte de quienes nos ordenaban en aquellos años y que se encuentran muchos de ellos ya fallecidos o liberados de toda responsabilidad por su avanzada edad.

Sin embargo, no quiero hacer un análisis histórico, ni social, ni político, ni de las responsabilidades del mando. Sólo quiero hacer un llamado de atención a todos los militares en retiro... a todos, respecto a la situación que vivimos.

Hoy es necesario que comprendamos que todos quienes servimos en las Fuerzas Armadas entre 1973 y 1989... todos, estamos expuestos a una venganza ejercida por ciertos sectores de la sociedad, que prepararon, amañaron y distorsionaron, primero las leyes que se encontraban vigentes durante la transición y ahora nos ejecutan a través de los tribunales de justicia.

Pensamos alguna vez que esto se iba a limitar a cuando se trató de juzgar al General Pinochet y nos equivocamos; o cuando se juzgó a los jefes de organismos de seguridad y nos equivocamos; o cuando se juzgó a quienes los integraban, y nos equivocamos o cuando se juzgó a militares que sin pertenecer a dichos organismos fueron acusados por algún hecho relacionado con los derechos humanos, (que para nosotros no existen), y nos volvimos a equivocar y fuimos indiferentes, y dudamos y los dejamos solos, penando que la venganza llegaría hasta ahí y nos seguimos equivocando. Hoy vienen por nosotros, los que estuvimos en servicio el año 1973, de los cuales yo (de 62 años), soy y fui uno de los más jóvenes, por lo que hoy, incluso los subalternos de entonces, hoy ya ancianos, se nos menciona como el General X o el Suboficial X, o el Suboficial X, como si para llegar a nuestros grados no hubiéramos sido subalternos.

Pero nos seguimos equivocando... nadie, nadie está libre de que la venganza llegue a vuestra puerta, vendrán por las protestas de 1982, de 1983, o en fin de todo aquello que se vivió en el gobierno militar.

En la situación en que vivo, he podido constatar la absoluta desidia de las organizaciones de militares en retiro, a muchas de las cuales pertenezco. Me han hecho ver en mi cara, la ninguna importancia para ellas tenemos sus integrantes. Sus intereses parecen ser propias de un "club social", y menos aún que eso (los clubes sociales al menos se preocupan de sus miembros), sólo interesados de tal o cual ceremonia, ya vacía de significado, o de la fiesta, o del paseo a organizar, olvidándose de aquello que nos enseñaron, de la "cordada que nos une", o de la "hermandad de la montaña", o del "espíritu de cuerpo", o del "espíritu de la infantería", o de la "familia militar"... una familia no te deja solo, no te olvida, y eso es lo que estamos haciendo con nuestros camaradas. No les hago mayores cargos, quizás deberían vivir una situación como esta para que lo comprendieran.

Hoy las organizaciones militares en retiro, los regimientos tradicionales, en fin... cientos, miles de militares en retiro, tímidamente hacen expresiones de buena crianza, se escandalizan por los procesamientos, manifiestan su apoyo que se traduce en... nada. Así muchos oficiales en retiro critican al Ejército y sus Comandantes en Jefe por no hacer nada respecto a nuestra situación, ¡qué cómodo, qué fácil!.

No han querido entender y esto lo vengo diciendo hace años, mucho antes de imaginar que podría vivir la situación que vivo, que lo que vivimos es responsabilidad de quienes estamos en retiro. El cargo de Comandante en Jefe, es un cargo de trascendencia política... el Ejército es parte de un sistema político, siempre lo fue, siempre lo es, siempre lo será. El Comandante en Jefe se debe a su cargo y a su institución... y nosotros debemos convencernos, ya no somos la institución... fuimos la institución.

Sé que algunos se preguntan por la real responsabilidad de los inculpados, procesados, condenados...
Pero más allá de ello, quiero hacer presente que para quienes nos acusan, no hay diferencias... fuimos el Ejército de Pinochet y punto... eso les basta.

Mientras sigamos esperando cómodamente que otros accionen por nosotros, mientras sigamos abandonando a su suerte a nuestros camaradas presos, mientras las organizaciones de militares en retiro sigan divididas, difusas en intereses diversos, anestesiadas en eventos sociales, olvidando lo que alguna vez cuando jóvenes nos enseñaron y creímos: camaradería, unión, espíritu de equipo, cordada indivisible, hermandad de la montaña, de la seda, de la boina, de la infantería, etc.,... en fin... a que seguir, todo, todo ello es palabrería vacía y seguiremos cayendo como corderos, víctimas de un sistema en que todos, todos sacan su parte... organismos de derechos humanos, familiares de víctimas y presuntas víctimas, defensores, etc., todos sacan provecho, a nuestra costa y somos batidos en detalle, uno tras otro.

La responsabilidad es nuestra, debemos organizarnos, debemos reunirnos, debemos deponer los intereses particulares de cada organización y los de cada uno de sus dirigentes, debemos unirnos y formar una directiva que agrupe a estas instituciones y que se preocupe, a mi juicio, de 3 grandes áreas:
_Lo social, reuniones, eventos, ceremonias, aniversarios, etc.
_Lo judicial, fortaleciendo una organización que se preocupe de la defensa de quienes quedan expuestos a la venganza judicial.
_Y por sobre todo, implementar, pagar, financiar un área comunicacional potente, que se encargue de contrarrestar y enfrentar la tremenda campaña comunicacional adversa. Busquemos, contratemos comunicadores eficientes, más allá de contar sólo con el apoyo de don Hermógenes Pérez de Arce, hoy estigmatizado social y políticamente, o de las apariciones en TV. de un señor de apellido González, quien es presentado como representante de los militares en retiro (¿quién le dio ese título?) y que sólo me causa vergüenza ajena, cada vez que lo escucho y veo cómo se ríen de él los panelistas y periodistas a los que se enfrenta.

Consecuente con lo expuesto he decidido renunciar a todas las organizaciones de militares en retiro a las que pertenezco, no como un acto de despecho o rencor. Volveré a ellas cuando vea materializadas las aspiraciones que plantee. Manifiesto que mis modestos aportes los destinaré a ayudar a  "JURE", organización destinada a defender a los militares en retiro, pese a que mi abogado no pertenece a ella y que me defiende a base de haberlo conocido previamente y a su convicción de mi inocencia y a quien agradezco su apoyo y profesionalidad.

Insto a quienes dirigen las organizaciones de militares en retiro, a unirse, a presentar un frente común y a que entiendan que todos, todos estamos expuestos a sufrir acusaciones infundadas o no, a sufrir la delación de testigos inventados o no, o a lo que es peor, a sufrir la delación de nuestros propios camaradas, que atemorizados o abrumados por su responsabilidad en los hechos de los que se les acusa, han decidido atenuar judicialmente esa responsabilidad implicando a terceros.

Finalmente, manifiesto toda mi disposición y apoyo a cualquiera de estas iniciativas aquí expresadas y llamo a la conciencia de mis camaradas en retiro a unirnos y apoyar a quienes hoy se encuentran en esta situación. Mañana, en un futuro lejano, quizás cuando ya no estemos, otros podrán volver a vivir y disfrutar de los eventos sociales, de los recuerdos de una hermosa y pacífica vida militar, en que fuimos o serán eficientes en evitar una guerra que nunca fue, pero ahora, si algo de dignidad nos queda, debemos dar una última batalla y enfrentar unidos el destino en que nos puso la historia y que para nosotros, al menos no ha terminado.

Un Subteniente el año 1973, hoy Coronel en Retiro.

jueves, julio 24, 2014

LA DERECHA EN SU PEOR MOMENTO.


Sr. Diputado Issa Kort G.:
Perdone señor diputado mi sinceridad, pero considero vergonzoso que un parlamentario de la UDI, caiga en la grosera idiotez de proponer el nombre de "Neruda" para el aeropuerto que es la puerta de Chile.
Es verdad que la derecha chilena está en su peor momento, eso es culpa de Piñera, Allamand y muchos otros traicioneros -incluso de la UDI- con sus Fuerzas Armadas y de Orden. Pero si pretenden mantener o recuperar representatividad parlamentaria aliándose con la izquierda, y peor aún, con el marxismo, están muy equivocados.
Nuestro sector señor Kort, el personal en retiro de las Fuerzas Armadas y de Orden, con nuestras familias, sumamos cientos de miles de votos disciplinados -y por disciplina no hablo del personal activo, pero le aseguro diputado que en la hora de votar ellos actúan igual que nosotros, porque aunque a algunos duela somos todos uno. Esos votos antes eran de ustedes, pero ya los perdieron. Si no cree pregúntese el porqué de los resultados en los últimos comicios. Ustedes ya no pueden contar con nosotros y ese malestar, con actitudes tan poco serias como la suya, cada día aumenta.
Esa barbarie propuesta la creo en los marxistas, que a diferencia de ustedes viven ensalzando sus nefasterías. Pero no para un diputado de la UDI.
Actitudes como la suya nos aclaran el porqué de la decadencia moral de este país, lleno de basura: Un monumento en la plaza de la constitución al descarado que se sentó en la misma constitución, Allende; el nombre de esa bazofia de la politiquería marxista, que nos destruyó y pisoteó hasta dejarnos en la peor de las ruinas, en cientos de calles a lo largo de Chile; Una calle importante santiaguina que otro señor de la UDI puso en nombre de Gladys Marín ¿Cuál fue el aporte de esa señora a Chile, sin contar las armas y el odio?; y sin ir más lejos, esta misma semana, junto a la barbaridad cometida por usted, un alcalde RN inaugura una plaza y un monumento dedicado al más salvaje de los criminales políticos de la guerra fría, el comunista vietnamita Ho Chi Minh, ¿sabe usted cuantos seres humanos murieron bajo el poder de ese salvaje?; ¿Sabe usted que el genocida más grande de la Europa post II Guerra, Erick Honecker está enterrado en Chile, donde le dieron asilo cuando era buscado por sus crímenes, y que su esposa, una connotada y peligrosa marxista, no pierde oportunidad de irrumpir en la contienda política chilena?
Pero yo le pregunto Diputado... ¿Existe algún reconocimiento a los hombres que los salvaron a ustedes cuando en 1973 estaban arrodillados ante el salvajismo marxista?, NINGUNO. De hecho el único monumento a uno de esos grandes hombres de la patria, el almirante Merino, se encuentra dentro de un recinto militar, no en un lugar público. Y fíjese que la despreciable diputada Rubilar, de su tienda política, ha hecho incansables esfuerzos para que el monumento sea retirado.
No terminaría nunca de relatar los errores que ustedes, los representantes del que debiera ser nuestro sector, cometen día tras día.
Con todo el respeto que usted merece, le dejo como "tarea para la casa", averiguar los méritos del Comodoro Arturo Merino Benites, cuyo nombre por una razón más que justificada, lleva hoy nuestro aeropuerto.
Si usted considera que el aporte de ese gran hombre a la aeronáutica chilena no tiene peso, le informo que en la familia militar chilena actual, hay muchos descendientes de ese hombre, y que todos los uniformados chilenos, de cualquiera de nuestras cuatro instituciones, activos y retirados, más nuestras familias, estamos muy atentos a lo que ustedes hacen y en forma muy particular a ese estúpido e insolente proyecto.
Neruda es un poeta, le aseguro Diputado que ninguno de los que lo acompañan a Usted en esa penosa campaña de degradar e insultar al Comodoro Merino, ha leído jamás algún poema de Neruda. Yo creo que Usted sí los ha hecho, por la sola razón de que no lo puedo poner en el mismo nivel de los demás. Personalmente yo sí he leído a Neruda, reconozco que una parte de su obra, la poesía misma, tiene méritos. Pero fíjese que entre los grandes poetas chilenos me quedo lejos, con Miguel Arteche, Gabriela Mistral o Vicente Huidobro, incluso Nicanor Parra o Gonzalo Rojas.
Entienda Diputado que Neruda NO es un exponente cultural de Chile, a él le hicieron esa fama por el simple hecho de haber sido comunista. De hecho la poesía rescatable de Neruda fue la primera, y esa no es la que le dio el premio Novel, ni siquiera el premio nacional. La obra que le dio a Neruda la fama y los galardones fue su oda politizada seudo filosófica, la  que inventó después. O usted no sabe que el patrimonio de la "cultura" está en la izquierda. Sub cultura diría yo, porque la verdadera cultura nadie la mira.
Yo creo Diputado que usted está jugando con fuego. Analice la vida y obra del Comodoro Merino y la de Neruda, depúrelas, estúdielas, y después actúe. No sea como los marxistas que se mueven por odio, resentimiento y pasiones. No se ponga a la altura de ellos.
La derecha es una gran decepción para nosotros, los Militares, se niega a reconocer la historia chilena en su verdadera dimensión. Así como Piñera (entre tanta porquería que hizo) un día recorrió el "museo de la memoria", lo pongo entre cremillas porque eso es no es más que un oneroso insulto a la verdadera memoria. Yo lo invito a usted señor Kort, a visitar Punta Peuco, ahí podrá conocer la verdadera memoria de Chile, un campo de prisioneros políticos del estado, lleno de inocentes culpados de mentiras, al estilo Kremlim, Cuba, Ho Chi Minh, Honeker, etc.
Le cuento que esta semana murió otro de nuestros presos políticos, un anciano de de 81 años de edad (busque en las cárceles de Chile, haber si encuentra un preso mayor de 70 años), bueno en Punta Peuco hay muchos. Este señor era uno de los que Piñera sacó de Cordillera, donde estaban los más viejos y enfermos por su cercanía al hospital militar, de ellos ya han muerto dos por el abandono médico al que quedaron expuestos y otro se suicidó.
Me extendí mucho Diputado, sólo le pido que despierte, su trabajo es importante, pero hágalo bien. Somos muchos los que observamos con asombro los errores que comete la derecha. Y nuestra votación ya no la tienen, eso se lo aseguro.

Alejandro Russell O'Kuinghttonss
Coronel en Retiro

miércoles, julio 23, 2014

TERRORISTAS IMPUNES.


El GOPE desactivó un artefacto explosivo en el centro de la capital. Una mochila cargada con un cilindro de gas propano y un sistema de relojería fue instalada por elementos terroristas, en la cercanía ¡de dos jardines infantiles! en el sector de calle Almirante Latorre.

Algunas horas antes, alrededor de las cero horas de este martes 22, detonó una bomba incendiaria en la Iglesia Santa Ana, de la misma comuna de Santiago Centro. En ese lugar, la policía encontró panfletos apoyando a los anarquistas Francisco Solar y Mónica Caballero, ambos presos en España por colocación de artefacto explosivo en la Basílica del Pilar, Zaragoza. 

Solar y Caballero fueron absueltos en Chile tras la controversial sentencia de un tribunal de Garantía, en el llamado "caso bombas", donde los imputados en lugar de recibir una condena, fueron compensados con millonarias sumas de dinero.

Esta ofensiva extremista se intensificó luego de la condena de los lautaristas Juan Aliste, Freddy Fuentevilla y Marcelo Villarroel, por el asesinato del cabo de Carabineros Luis Moyano, en octubre de 2007, tras el asalto a una sucursal del banco Security.

Esto mientras el gobierno estudia modificar la Ley Anti Terrorista, LAT, la cual según el ministro del Interior, torcidamente, atribuye al gobierno del Presidente Augusto Pinochet. Sin embargo, esa normativa -Ley 18.314- fue ampliamente modificada en varias ocasiones: la última enmienda data de 2005. 

Esta entiende por terrorismo, los delitos de homicidio, secuestro, lesiones "envío de efectos explosivos" incendios y estragos, las infracciones contra la salud pública y el descarrilamiento. Condicionándola a las siguientes circunstancias:

- Que el delito se cometa con la finalidad de producir en la población o en una parte de ella el temor justificado de ser víctima de este tipo de delitos.

- Que se cometa mediante artificios explosivos o incendiarios ...

El actual Gobierno, luego de una vacilación inicial decidió invocar la LAT para que la norma se aplicase a los autores del atentado explosivo contra el Metro Estación Los Dominicos (13 de julio).

Sin embargo, no ha procedido de igual forma con los numerosos atentados que a diario ocurren en La Araucanía y el Biobío. Ataques con artefactos incendiarios en contra de maquinaria agrícola y forestal de los privados (también del MOP), incendio de galpones, casas, escuelas y el asesinato atroz del matrimonio Luchsinger-MacKay, no han merecido idéntica atención de parte de la administración Bachelet. Por el contrario. Se insiste que los atentados en la zona sur serían delitos comunes y como tales se les persigue (o se hace como que les persiguen), para terminar en nada. Asi se comprueba en el caso del sargento de Carabineros Hugo Albornoz: los homicidas siguen libres.

El Gobierno niega que estemos frente una acción terrorista y a lo sumo se trataría de "demandas sociales" o algo por estilo. La ley existe pero no se aplica. En consecuencia, una ley en desuso es prácticamente inexistente o se está en presencia de una denegación de servicio por parte del Estado de Chile. Porque el Estado de Derecho, por ahora, solo estaría vigente en el perímetro (acaso eso) de los grandes poblados o ciudades. Las pequeñas concentraciones urbanas y el sector rural se encuentran a merced de los terroristas.

Pero el Fiscal Nacional, el señor Sabas Chahuán, pretende que se entreguen más y
mejores herramientas al Ministerio Público  para investigar la colocación de estos artefactos explosivos, como extender las facultades de la Ley 20.000 (antidrogas) para estos casos. Esto es simplemente desorientación, si creemos en la buena fe de los personeros. Porque lo que está ausente, no es un diseño legal, sino la voluntad política para proceder con energía ante la violencia terrorista. ¿Porque qué duda podría caber que una bomba en los vagones del Metro o ante un jardín infantil no es un acto terrorista? Lo mismo vale para el crimen del matrimonio Luchsinger-MacKay.

Supuestamente, la Cámara citaría a representantes de las FF.AA para analizar esta situación pero nada se sabe de la Agencia Nacional de Inteligencia, ANI, organismo cuya labor primordial es la reunir la información recabada por la comunidad de inteligencia.  En justicia, durante el gobierno de Piñera, la ANI no mostró síntomas de actividad. En realidad cuando fue requerida (Caso Bombas), se negó a entregar antecedentes como los solicitados sobre los grupos subversivos. En tales condiciones ¿es posible creer que la ANI aportará algo hoy en día?

El ministro Peñailillo declaró, a propósito de los atentados de este mates 22, que el Gobierno los condena y considera tales actos como "inaceptables" y que analizará si se invoca la LAT. El mismo indicó que dicha ley "se debe usar solo en algunos casos y se debe cumplir con varios requisitos. De 111 personas procesadas por esta ley, solo diez fueron condenadas" afirmó. Entonces nada sucederá.

DespiertaChile.

martes, julio 22, 2014

GENOCIDIO EN GAZA.

PINCHAR SOBRE LA IMAGEN PARA VER MEJOR.

La comunidad judía en Chile, tan buena para hociconear hasta por un chiste, no abre la boca respecto del genocidio en la Franja de Gaza. Al parecer utilizan el criterio de la izquierda, hay genocidios y genocidios, muertos y muertos, razones y razones para estar a favor o en contra de lo que les conviene.

Es cierto que Hamas es un grupo terrorista dedicado por estos días a bombardear con cohetes territorio israelí, pero la ofensiva judía mata más gente que un chiste sobre la supuesta avaricia de sus compatriotas.

Recuerdo las críticas del presidente de la comunidad judía a propósito de las supuestas discriminaciones a las que era sometida Lily Pérez en RN, aunque la ahora nueva derechista se demoró 25 años en darse cuenta de las supuestas miradas en menos dentro del partido oligárquico y rancio, luego de ser candidata a diputada y senadora en más de una ocasión.

Recordemos las declaraciones del fanático de Gabriel Zaliaznik sobre las camisetas de Palestino, donde reemplazaban el número uno por un mapa de la región de palestina completa, declarando: “Irresponsabilidad de dirigencia de club Palestino no tiene precedente. El odio y la violencia se institucionalizan en fútbol chileno”. Si eso no es fanatismo, discriminación, aprovechamiento político y odio en el futbol, no sé qué podría ser.

A propósito del genocidio en la Franja de Gaza, el actual presidente de la comunidad judía en Chile, Gerardo Gorodischer, declaró en una manifestación frente a la Cepal (¿qué tiene que ver la Cepal en esto?):  "nosotros vamos por la paz. No nos confundamos, no nos dejemos engañar por ese discurso. Aquí hay un solo discurso: la vida está primero", agregando que "el día en que los radicales y los terroristas quieran más a la gente, que al odio que le tienen a Israel, vamos a poder encontrar la paz. Israel y el pueblo judío en Chile queremos la paz". La paz, para el señor Gorodischer consiste en que los palestinos se sometan a los judíos. ¿Y los territorios ocupados?. ¿Y los asentamientos?.

Ya lo he escrito en otras oportunidades, los judíos utilizan una supuesta superioridad moral obtenida gracias al nacional socialismo y su plan de exterminio. Ellos pueden matar, intervenir en territorio ajeno, eliminar gente utilizando drones y construir un gigantesco muro que encierra a los habitantes de Gaza, todo en nombre de la seguridad y la paz. El resto no puede hacer lo mismo. ¿Unos son más iguales que otros?.

Si utilizamos el criterio judío para lograr la paz en La Araucanía, donde un grupo étnico distinto atenta en contra de la población chilena, exige un territorio propio y se utiliza el terrorismo, el Estado chileno podría intervenir perfectamente en la zona. ¿Y si se produce un genocidio?. Seguramente la comunidad judía lo denunciaría. ¿O callaría?.

P.D.: Advertencia para los que no entienden lo que leen: No estoy en contra de los judíos ni soy palestino. Solo comparo situaciones.

Máximo.

lunes, julio 21, 2014

ESTE POBRE PAÍS DESMEMORIADO.


La verdad no deja tranquilo a este pobre país desmemoriado. Porque los extremistas de siempre (usted, yo y todos sabemos de dónde provienen) tuvieron que repetir su “hazaña” de poner una bomba en el metro, con tan mala suerte para su imagen que lo hicieron en los justos días en que se cumplía otro aniversario de su anterior bomba en el metro, en 1986, cuando el brazo armado comunista FPMR ponía explosivos en todas partes, y entre ellas ésa, que dio muerte a un pacífico pasajero.

          La coincidencia es desafortunada para la izquierda porque justamente en 1986 la actual Presidenta convivía con el vocero del FPMR que colocaba las bombas, Alex Voijcovich. Posteriormente no pocos frentistas convocaban a conferencias de prensa clandestinas, en las cuales comparecían encapuchados, asegurando que la conviviente de Voijcovich era una activa militante del Frente, donde se la conocía por su alias de “Claudia”.

          Como el país durante todos los años de gobiernos de centroizquierda se ha dedicado a ocultar la verdad y a perseguir y denostar a los militares que debieron combatir al terrorismo que colocaba bombas como las del metro, atentados como el de 1986 han sido cuidadosamente escondidos de la memoria colectiva y, por el contrario, el gobierno de Sebastián Piñera se esmeró en reforzar las mentiras históricas de la izquierda (crítica a los “cómplices pasivos”) y triplicó el número de querellas contra los uniformados que combatieron el terrorismo perpetrado por ella.

          Pero la historia discurre al margen de los intereses políticos y no se cuida de esconder lo que la corriente políticamente correcta desea mantener oculto. De modo que se ha conmemorado el aniversario del ferrocarril de Santiago a Valparaíso, que cumple su sesquicentenario, lo cual ha dado lugar a que también se recuerde la fecha, 1986, precisamente, en que debió ser interrumpido ese servicio de trenes, no sólo por su inviabilidad económica sino ante el atroz atentado que perpetró la extrema izquierda terrorista y que destruyó el puente Queronque, en la V Región, atentado que frecuentemente se le recuerda a ese ex prohombre concertacionista, ex ministro y ex senador, Carlos Ominami, a la sazón integrante del MIR, que se atribuyó el atentado.

Pues a raíz del mismo, que destruyó la doble vía ferroviaria en el lugar, se provocó después un choque frontal de trenes constitutivo de la catástrofe ferroviaria más luctuosa de la historia del país, que provocó 54 muertes y centenares de heridos.

          Como Chile ha vivido dedicado a perdonar y hasta a homenajear a terroristas autores de atentados como ésos (cerca de un millar fueron indultados, conmutados y amnistiados --sí, amnistiados de acuerdo al muy vituperado Decreto Ley de Amnistía de 1978--, al tiempo que se persigue inmisericorde e ilegalmente a los agentes de seguridad que lucharon contra los terroristas). Hay más de sesenta de aquéllos cumpliendo condena en un penal hacinado, donde ya cinco han muerto. Piñera cerró el otro en que algunos vivían pasablemente y sin hacinamiento las consecuencias de la prevaricación judicial.

Entonces ahora se trata de olvidar todo lo que inculpe a la izquierda y exculpe a las fuerzas de orden. Y la justicia de izquierda prepara un “catastro de los procesos sobre derechos humanos”, que si se dijera la verdad tal como es debería ser denominado “catastro de la Prevaricación Judicial”; pero esta iniciativa, por razones que no quedan claras en los comunicados oficiales de la Corte Suprema, ha dividido al Pleno de ésta y ha conducido a que renuncie a presidir dicho “catastro” el presidente del más alto tribunal (alto por jerarquía, no por su respeto a la Constitución y las leyes). Al parecer, hay corrientes internas que no comparten su iniciativa.

          Pero, como la verdad puede ser oficialmente ocultada pero no por eso deja de existir, en estos días se promueve la edición masiva, para poner al alcance del mayor número de chilenos, de un extracto del libro más importante publicado en 2013, “Procesos sobre Violación de Derechos Humanos: Inconstitucionalidades, Arbitrariedades e Ilegalidades”, del abogado Adolfo Paúl Latorre, que es una descarnada denuncia de los atropellos que la justicia de izquierda ha cometido y sigue cometiendo contra quienes estuvieron en la primera línea del combate al FPMR de la bomba en el metro, al MIR de la catástrofe de Queronque y a los “compañeros de tropa” cubanos que intentaron por la fuerza del terrorismo y las armas instalar un gobierno totalitario en Chile.

          La mayoría de este pobre país desmemoriado no tiene idea de lo que realmente sucedió y aplaude la persecución a quienes lo salvaron, tras haber llevado al poder a los victimarios devenidos “víctimas”, totalitarios travestidos de demócratas y agresores recalificados de agredidos y generosamente indemnizados por los jueces de izquierda.

          De todo lo cual dejo constancia hoy, una vez más, en la triste certeza de que la gran mayoría perseverará en su ignorancia histórica y consumará los disparates que el gobierno presidido por la otrora “Claudia” le propone y se ha empeñado en consagrar, para así reeditar el fracaso que tomó 17 años superar.

Hermógenes Pérez de Arce.