domingo, abril 20, 2014

REPÚBLICA "BONONERA".


Este espectáculo lo observamos en Chile y en otros lugares que se califican de repúblicas bananeras”, decía el presidente de la Corte Suprema, refiriéndose a las críticas de autoridades del gobierno anterior a ciertos fallos judiciales. Aunque agregaba diplomáticamente: “Con todo respeto de estas repúblicas”.
Cabría preguntarnos si lo que nos acerca a ese peyorativo concepto no es más bien la costumbre que se ha ido generando en la clase política de conseguir aplausos por la asignación de sumas directas de dinero a un grupo de personas que la burocracia estatal ha clasificado como más vulnerables. Es la idea del bono: “bono bicentenario”, “bono marzo”, “bono invierno”, “bono permanente”. Vamos camino a ser una república “bononera”, si se nos disculpa el neologismo.
Es sintomático que la primera ley de la administración Bachelet, aprobada por el Congreso en apenas una semana, haya sido para otorgar y dar permanencia al “bono marzo”.
Muchas críticas pueden hacerse a este tipo de bonos: alientan el caudillismo, favorecen la corrupción y constituyen una forma de asistencialismo populista. Se privilegian los sonoros efectos de una medida cortoplacista por sobre políticas sociales menos vistosas pero con efecto real y duradero en la disminución de la pobreza, como las que apuntan a mejorar educación, capacitación y empleo. Además, provocan una especie de adicción irrefrenable para políticos y gobernantes.
Piénsese que lo de los bonos partió en el mandato de Ricardo Lagos, que concedió cuatro: entre ellos, uno de Fiestas Patrias; siguió luego en el primer gobierno de Bachelet, que otorgó cinco e inauguró el “bono marzo”. Sebastián Piñera incluyó la oferta del “bono marzo” en su programa de campaña y terminó concediendo otros cuatro. En su nueva candidatura, Bachelet no podía quedarse atrás: “lo tuyo y dos más”, pensaría frente a su antecesor; anunció que si resultaba electa, no solo daría el bono en marzo de 2014, sino que lo haría permanente. Y así fue.
Es significativo que el proyecto no haya tenido ni un solo voto en contra en ambas Cámaras. La oposición, cuando más, recordó que es necesario crear empleo, pero se plegó a la iniciativa. Sabía que, después de lo hecho por su propio gobierno, tenía tejado de vidrio. Por eso, más que a expresión de un laudable consenso, la unanimidad huele a pleitesía para con la galería.
El diputado Gabriel Boric fue uno de los pocos que osaron cuestionar la política “bononera”. Sostuvo que la entrega de bonos era la negación misma de la idea de derechos sociales universales: “Se produce una precarización y negación de derechos -acotó-; el Gobierno se ahorra dinero, privilegia a los privilegiados y, además, se da el lujo de hacerse pasar por caritativo ante los más necesitados”. Sin embargo, terminó votando a favor. Al parecer, la rebeldía que exhibió al concurrir sin corbata y chaqueta a la primera sesión de la Cámara no le alcanzó para refrendar con su voto sus propias objeciones.
La Presidenta afirmó que anualizar el bono marzo combatía el populismo, ya que su otorgamiento no quedaría sujeto a la discrecionalidad de los gobiernos. Eso podrá ser respecto de este particular “aporte”, pero no respecto de su monto y de otras bonificaciones que pueda crear la fértil imaginación política, sobre todo en un país de catástrofes como el terremoto que acaba de asolar la zona norte. Tal como a los aficionados a la bebida nunca les falta motivo para brindar –bien para celebrar el triunfo del equipo, bien para consolarse por su derrota–, tampoco faltarán pretextos para nuevos bonos. Y ahora quedará instalada la idea de que otros bonos excepcionales pueden transformarse en permanentes.
La cosa no tiene buen pronóstico. Se ve que lo de la república “bononera” ejerce una atracción fatal para políticos de todas las tendencias. Podría aplicarse lo de Parra: “izquierda y derecha unidas jamás serán vencidas”. Tal vez ellas no, pero ¿y los pobres?
Hernán Corral Talciani.

viernes, abril 18, 2014

DICTADURA JUDICIAL.

El Ministro Carlos Cerda Fernández.

A continuación se relatarán hechos que constan  en las actuaciones  del Ministro, su Hoja de Vida, sus Procesos e información pública  que ha dado cuenta la prensa :

Nota preliminar : en 2006 la Alianza vetó al Juez Cerda por sus malas calificaciones, hoy producto de acuerdos parlamentarios votaron en bloque por él..

1) Durante el Gobierno Militar,1984, se niega a dictar el “ cúmplase “ a una Resolución de la Corte Suprema que había aplicado la Amnistía en un caso de DDHH. Vale decir desobedece a sus superiores jerárquicos, quienes lo sancionan drásticamente calificándolo en lista 4 próximo a  la exoneración del Poder Judicial .Presenta una Apelación  suplicante, muy comentada en el Foro y la prensa, la que es acogida y  le permite salvar la expulsión de Poder Judicial ,suspendiéndoselo sólo por 2 meses.

2)En el “ Caso Riggs” en 2005 reemplaza al Ministro Sergio Muñoz , ordena la  detención de alrededor de 14 estrechos colaboradores del Presidente Pinochet, sin siquiera haberles  tomado declaración , ni haber escuchado sus descargos ( lo mínimo que puede hacer un juez).Dada esta irregularidad procesal, quedaron todos en libertad mediante un Recurso de Amparo, interpuesto en favor de  los afectados, entre  los cuales estaban el Abogado Ambrosio Rodríguez, el General Guillermo Garín , Marco Antonio Pinochet entre muchos otros. Luego de esta irregular actuación parte a Estados Unidos a recibir un premio por su labor en pro de los Derechos Humanos ,otorgado por la Fundación Gruber el que consistía en un galardón y una suma en dólares equivalente aprox. a 88 millones de pesos de esa época. Esto causa la natural molestia de sus  superiores la Corte Suprema, que hace llegar un oficio a todos los Ministros, Jueces y  funcionarios de todo el país que mientras estén  en servicio activo y tramitando este tipo de causas queda PROHIBIDO recibir premios en  Chile y en el extranjero. Antes también lo había hecho el Ministro Juan Guzmán. Así es que ya era hora de poner término a estas irregulares situaciones. Cerda recibió, esta vez, de sus superiores una amonestación privada.Y la Corte Suprema, a partir de este episodio protagonizado por Carlos Cerda incorporó al Código de Etica Judicial la mencionada prohibición a jueces y funcionarios de recibir estímulos económicos.

3) Por esa misma fecha , despacha Orden de Detención contra Lucía Pinochet Hiriart, quién se encontraba en U.S.A.  la hace traer detenida  al país, y en forma  mediática y efectista sube con toda la prensa al avión para saludarla y saber cómo había llegado ¡!!.Entendemos que esta arista quedó en nada porque los asuntos tributarios, se inician por denuncia o querella del Servicio de Impuestos Internos o  Tesorería , lo que no había ocurrido en este caso y por tanto por muy juez que fuese no podía hacerlo. En todo caso el daño a la Sra. Pinochet ya estaba hecho, al igual que a los anteriores detenidos dejados en libertad.

4)En el Caso de Lucía Hiriart de Pinochet y Cema Chile, ordena el registro del domicilio particular  del Abogado Defensor  de la Sra. Lucía ( cuyo nombre omitiré, pero muy conocido en el foro ), por si  “ el Abogado en su casa ocultaba información relevante para su investigación “ .Así se apersonó la PDI , ingresando al domicilio  en presencia de toda su familia esgrimiendo la Orden de Carlos Cerda, y en un registro meticuloso nada encontraron, con el consiguiente agravio al Profesional.

5)En el Caso Berríos ( el Chileno aparecido muerto en Uruguay ) , venían todos los acusados con penas bastantes benignas , dados los hechos y el tiempo transcurrido, sin embargo la Apelación  se vio en la Sala de  Carlos Cerda, redactando el mismo el fallo, subiendo todas las penas en grados que resultan altísimas y sin beneficios. Quedando a los afectados solo la Corte Suprema, como  última instancia. Está la impronta y huella de  Carlos Cerda aquí.

6)En reciente entrevista, al Diario La Segunda, la distinguida ex Ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago Raquel Camposano Etchegaray, señaló que a su juicio, por su parcialidad Carlos Cerda no debiera integrar la Corte Suprema.

7)El Ministro Cerda, es Profesor y formador de jueces en la Academia Judicial, como tal ha sido criticado por columnistas de El Mercurio, por enseñar que ” Las leyes no se aplican sino se INTERPRETAN “, lo cual es extremadamente pernicioso, porque en definitiva el juez hará justicia  a su “pinta” ,ello nos puede llevar como dice el Profesor Pablo Rodríguez Grez a una “ dictadura judicial”, similar opinión han manifestado el Profesor Miguel Otero y Hermógenes Perez de Arce. De manera que cuando vemos con estupor que Jueces de Garantía, liberan peligrosos delincuentes, emiten resoluciones insólitas o cuestionan a sus superiores como a los propios Supremos, salta a la vista que han tenido  maestros formadores que los han orientado en un sentido bien marcado. No decimos que el Profesor Cerda sea el directo y único formador de ellos, pero sí contribuye a marcar una tendencia en los jueces egresados de la Academia Judicial.

8) Respecto de los Derechos Humanos, se ha caracterizado desde siempre ,incluso desde la época del Gobierno Militar, en NO aplicar la ley vigente, como la Amnistía, pero SI aplica Tratados Internacionales NO VIGENTES en Chile al ocurrir los hechos ,40 años hacia atrás.

9)Todo los hechos antes relatados el Ministro Carlos Cerda, lo ha hecho en uso de sus atribuciones como Magistrado, nadie duda de sus facultades legales, ahora si las utiliza, con prudencia, ecuanimidad, imparcialidad júzguelo usted mismo.

COMENTARIO FINAL

 Ustedes comprenderán que  para la Nueva Mayoría este magistrado es “ REFERENTE DE LOS DDHH “ de allí que se la jugaron el todo por el todo para su nombramiento y como siempre contó con los votos de la “ derecha “, a pesar que ante los han hecho lesos como han querido : como olvidar los fracasados nombramientos del Ministro Alfredo Pfeiffer ,  Muñoz Pardo , el desprecio al Ministro Osvaldo Faúndez por nombrar sólo algunos. Llegando a la Corte Suprema, seguramente el Ministro Cerda  intentará llegar a la Sala Penal (Segunda ) que resuelve los asuntos de DDHH de las FFAA, porque lo que el domina y se siente más cómodo es el Derecho Penal, de ser así el resultado lo sabemos por adelantado…..En todo caso es proclive a las libertades , es llamado “ garantista “  no le gusta mantener procesados detenidos por mucho tiempo. En cuanto a las Sentencias  es otra cosa…

Marcelo Elissalde Martel.
Abogado, Observador de DDHH

jueves, abril 17, 2014

EL PELIGRO GOLPISTA EN VENEZUELA.


Un ex profesor del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez acaba de publicar un trabajo sobre la crisis política venezolana, y sus conclusiones son inquietantes: dice que el escenario más probable en ese país es un golpe militar.
Andrés Serbin, un politólogo argentino que vivió muchos años en Venezuela y fue profesor de ciencias políticas de Chávez en la Universidad Simón Bolívar a principios de la década de 1990, dice en su trabajo que la crisis política venezolana —que ya ha causado 39 muertos y cientos de heridos— probablemente se agrave.
La creciente escasez de alimentos, el índice de inflación más elevado del mundo, el récord de homicidios, y la sangrienta represión implementada por Maduro contra las manifestaciones de la oposición producen como resultado “una creciente tendencia a la violencia” de todas las partes involucradas.
El documento, titulado “Venezuela en crisis”, publicado por la Sociedad Global para la Prevención de los Conflictos Armados (SGPCA), con sede en Holanda, se difundió apenas días antes de que Maduro anunciara el arresto de tres generales de la Fuerza Aérea acusados de complotar para un supuesto golpe de Estado la semana pasada. Maduro, que denuncia casi todos los días alguna nueva conspiración, no ha dado aún ningún detalle del caso.
El trabajo de Serbin dice que el escenario “más probable” es la anarquía, seguida de “la posibilidad de una intervención militar de los sectores nacionalistas-institucionales de las fuerzas armadas”.
En una entrevista telefónica desde Argentina, Serbin me dijo que esos sectores “nacionalistas-institucionales” de las fuerzas armadas resienten el poder de los asesores militares cubanos dentro de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, así como la creación gubernamental de grupos paramilitares. Además, esos sectores no quieren involucrarse con la represión a las manifestaciones opositoras, dijo.
“Para evitar la posibilidad de un golpe, es más urgente que nunca que los moderados del gobierno y de la oposición inicien un diálogo mediado por un actor externo, tal como el Vaticano”, me dijo Serbin.
Algunos conocidos analistas venezolanos se muestran escépticos sobre la posibilidad de un golpe militar, porque los altos mandos militares están ganando más dinero que nunca. Dicen que Venezuela es un país que importa prácticamente de todo, y que los militares y sus socios comerciales controlan la mayoría de las importaciones que entran al país.
Por lo menos el 43 por ciento de las importaciones venezolanas, incluyendo alimentos esenciales, son controladas por agencias del gobierno en muchos casos dirigidas por oficiales militares en actividad o retirados.
“¿Para qué van a sacar a Maduro, que les da de todo?”, me dijo Luis Vicente León, director de la encuestadora venezolana Datanalisis. “Los militares son los primeros interesados en que Maduro siga en el poder”.
Otros analistas venezolanos argumentan que el país ya ha sufrido un golpe militar en cámara lenta: más de 1,600 oficiales militares han sido designados para cargos gubernamentales desde que Chávez asumió la presidencia en 1999, y prácticamente controlan el gobierno, según un estudio del sociólogo Eduardo Guzmán Pérez.
Control Ciudadano, un grupo no gubernamental de Venezuela, dice que el 25 por ciento del gabinete de Maduro —incluyendo los poderosos ministerios del Interior y de Finanzas— y el 52 por ciento de las gobernaciones de los estados están en manos de militares en actividad o retirados.
Además, Maduro ha ascendido a generales a un número récord de oficiales, al punto de que las Fuerzas Armadas Bolivarianas, de unos 120,000 efectivos, tienen alrededor de 1,200 generales, lo que quizás sea un récord mundial para una fuerza militar de ese tamaño. Sin embargo, Chávez tenía un firme control de los militares, Maduro es un presidente más débil que en muchos aspectos está controlado por los militares, dicen.
“Bajo Chávez, teníamos un control vertical de los miliares”, me dijo Rocío San Miguel, la presidenta de Control Ciudadano. “Ahora hay una atomización del control militar, en que los militares se hacen dueños de parcelas de poder, sin control de ninguna naturaleza”.
Mi opinión: Aunque Venezuela no tiene un gobierno militar convencional, ya tiene un gobierno militarizado, en el que hasta los civiles —como Maduro— se visten con uniformes de apariencia militar. Eso no justifica de ninguna manera un golpe militar para recuperar el estado de derecho —la historia ha demostrado que no existe tal cosa como un golpe “bueno”— pero debería ser motivo de suficiente alarma como para que la comunidad internacional exija una solución negociada de la crisis venezolana.
Hasta los aliados latinoamericanos de Maduro, como Brasil, deberían presionarlo para iniciar negociaciones serias para el restablecimiento de la separación de poderes —incluyendo la creación de un tribunal electoral independiente — y la libertad de prensa. La alternativa, tal como lo ha señalado Serbin, podría ser un golpe militar, o un auto-golpe desde el propio gobierno, y un nuevo ciclo de violencia aún mayor que podría desembocar en una guerra civil.
Andrés Oppenheimer.



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/04/05/1719238/oppenheimer-el-peligro-golpista.html#storylink=cpy

miércoles, abril 16, 2014

¿YETTA O INCAPAZ?


Desde hace algunas horas hemos escuchado que la actual Gobernante es Yeta, es decir que trae la mala suerte, con lo que no coincidimos para nada, simplemente pensamos que es incapaz y que se rodea de gente de una condición similar a la de ella.


Ya el 27F fuimos testigos de sus titubeos, de su ausencia de determinación y de un agudo menoscabo en lo que a liderazgo respecta. El resultado muertes que se pudieron evitar con una simple alerta y saqueos que para impedirlos bastaba con sacar a las Fuerzas Armadas.


En la emergencia de Valparaíso, con el incendio más grande de la historia del puerto, según sus propias palabras, se apresuró a decretar la excepción Constitucional, lo que está bien, pero, nadie de su administración vio la urgencia de atacar de inmediato el siniestro por vía aérea.


Valparaíso, especialmente los cerros que lo rodean, es una zona de fuertes vientos, lo que es sabido por todos, lo que implica que un pequeño foco, como el del sábado, se extiende por las quebradas y montes de una manera incontrolable si no se controla de inmediato.


Desde la hora de declaración del siniestro, que se habría avisado a las 14 horas, en un predio de Conaf, hasta el otro día no hubo aviones cisternas dedicados a la extinción del fuego, solamente, a pesar de la problemática geografía, contra el que luchaban solamente los bomberos.


Creemos que la parafernalia movilización de autoridades a la zona del fatídico incendio o la cinematográfica llegada de Bachelet con una inmensa comitiva de automóviles y custodia poco ayudaron en la emergencia y que las coordinaciones fueron escasas.


El resultado de la demora en movilizar el equipo aéreo está a la vista, una cantidad de más de 15 personas fallecidas, sobre  2 mil 500 viviendas arrasadas,  una cantidad superior a las 8 mil personas evacuadas, que implica una enorme cantidad de familias que lo perdió todo.


Esperamos que el intento de la Primer Mandatario de cumplir su ofertón electoral no termine llenando el país de Transantiagos que alteren negativamente la vida de nuestros conciudadanos ni destruyendo lo que tanto ha costado construir.


Nota de la Redacción:


Esperamos que la tragedia de Valparaíso sensibilice a nuestra clase política, especialmente al Poder Ejecutivo, sobre la necesidad de financiar con cargo al Estado a los Bomberos de Chile y de dotar a la Conaf de elementos aéreos de última generación para el combate de incendios.

DespiertaChile.

RESUMEN DEL LIBRO DE PAULA AFANI: CARRIZAL BAJO.


PRÓLOGO

            El interés de realizar esta versión resumida de este interesante libro que relata un hecho histórico, que es actualmente olvidado o no dimensionado, por parte de las personas que vivieron la época en que sucedió esta operación de internación de armas por los enemigos del pueblo chileno y más aún, por aquellos que no quieren desarrollar una democracia abierta y para la actual juventud, que desconoce lo que fue el mayor desembarco clandestino de armas del país y en  Latinoamérica, como  sus consecuencias históricas para la nación, que perduran hasta hoy.
            Varios de los actores intelectuales y/o colaboradores, participaron activamente en el gobierno de la Concertación y otros, actualmente, son parlamentarios y además, presidentes e integrantes de diferentes comisiones del Congreso e incluso de la Comisión de Derechos Humanos.
            La autora consideró que por la envergadura y trascendencia de aquellos históricos sucesos y por sus experiencias periodísticas vividas años más tarde, es decir, veinte años después del descubrimiento del arsenales, bien valía la pena de reconstruir los hechos ocurridos, desde la perspectiva que dan los años más tarde por parte de los autores.
            La investigación desarrollada durante quince años, le permitió obtener interesantes antecedentes de los archivos comunicacionales y judiciales, a través de las  entrevistas a los autores, sus oponentes, investigaciones en expedientes judiciales y además, obtener  una conferencia de prensa clandestina con integrantes de Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), como también, de aquellos actores que se encontraban  cumpliendo condena en la cárcel y con aquellos que se hallaban procesados.




CAPÍTULO I
LOS PERSONAJES
            A veinte años  de los sucesos ocurridos en una zona de pequeños poblados de pescadores en la Tercera Región, no es fácil encontrar protagonistas de  la más audaz y trascendental operación realizada en la historia de Chile, por un grupo de revolucionarios, cuyo sueño en aquella época era desestabilizar al Gobierno Militar, presidido en ese entonces por el general Augusto Pinochet Ugarte y también Comandante en Jefe del Ejército.
            Han transcurrido dos décadas de la internación clandestina de 80 toneladas de armamento que estremeció al país cuando fueron descubiertos.
            Para materializar las entrevistas, muchas se realizaron en la clandestinidad, con claves, recados y encuentros secretos, para ubicar a los protagonistas.
            Fue así, que en una fría tarde de junio de 2006, luego de dejar mensajes suena el celular y era Alfredo Bruno Malbrich Baltra, alias “El Flaco o Albacorilla”. El punto de encuentro fue en la estación del metro de Tobalaba. Era el mismo que lo había entrevistado en la ex Cárcel Pública, poco antes de su fuga el año 1990. Era programador computacional y tenía en la época del desembarco 35 años y su misión era buscar el mejor lugar de desembarco de las armas y posteriormente la responsabilidad de organizar toda la operación de Carrizal. Era un privilegiado miembro del FPMR, escogido para llevar a cabo la más  audaz hazaña que sería trascendental para el “Día Decisivo”, bautizado así por los rodriguistas y por el Partido Comunista.
            Malbrich, fu detenido en agosto de 1986 y estuvo en prisión hasta enero 1990, fecha en que se fugó, junto a otros 42 reos subversivos del la ex Cárcel Pública. Permaneció dos años y medio en la clandestinidad en Chile, logró irse a Bélgica en calidad de refugiado político. Luego se fue a Francia para trabajar como programador en computación en una empresa en Paris, regresando a Chile en febrero de 2006.
            Manifiesta que se siente muy orgulloso de haber participado en la organización, selección del lugar, instalación de la gente, compra de barcos e ir a buscar las armas y desembarcarlas. Estuvo a cargo de la primera operación, la que no fue descubierta y denominada “Operación Arrastre”
            En Ancud, lugar de residencia de Sergio Buschmann Silva, alias “El Pelao”, quien recoge diariamente su diario en un local comercial, recibió el recado de contactarse con la autora del libro. Previa identificación de parte de Sergio, conforme a los protocolos de seguridad empleados para estos efectos, la investigadora le recordó los llamados telefónicos y una entrevista efectuada entre los años 92 y 93 para la televisión. Eso fue clave para concederla la entrevista para hablar sobre Carrizal Bajo. Asi fue que se reunieron a la semana siguiente en Providencia.
            Los años le habían pasado la cuenta, estaba más delgado y había envejecido, lo que dificultó su reconocimiento. Buschmann era actor de profesión y sigue actuando como tal  lo hacía cuando tenía 44 años al momento de desarrollarse la “Operación Leyenda” como se denominó. En su calidad de antiguo militante comunista, su misión consistía en administrar las empresas que darían la fachada legal para el desembarco de las armas, organizar su ocultamiento en los puntos escogidos, para luego ser distribuidos a diferentes partes del país. 
            Lo que más resalta él y con mucho orgullo es que “Carrizal, es sin la menor duda lo más importante que ha hecho en su vida y que la vida le haya entregado la posibilidad de incorporar, junto a las movilizaciones, la lucha armada, fue lo más grande que habría esperado yo de la vida” .
            Desde el lado contrario de los protagonistas se encuentra el entonces fiscal militar general Fernando Torres Silva, quien tuvo a cargo la investigación del hecho, como también, la investigación del atentado al Presidente de la República en ese entonces Capitán General Augusto Pinochet Ugarte. La entrevista se efectuó en su oficina en la comuna de Providencia.
            Reconoce que la operación fue brillante y expresa además, cree que políticamente fue un error, porque no lograron nada y se desacreditaron como tales y fue lo mejor que les pudo suceder, ya que así se evitó un derramamiento de sangre absolutamente inútil, sentenció.
            Como resultado de la investigación, se recuperó mucho armamento, la mayoría fue capturada y condenada, los menos se escaparon del procesamiento y posteriormente el año 1990 se fugaron de la cárcel y otros fueron indultados.
            Debido a la rigurosidad de sus investigaciones sobre estos casos, el fiscal Torres tuvo tres atentados perpetrados por los subversivos, pero la rueda de la fortuna, quiso que no resultaran, salvándose milagrosamente con vida.
            Otro de los protagonistas fue el subdirector de la Central Nacional de Informaciones, general Hugo Salas Wenzel, ya que su director había fallecido y era el general Humberto Gordon Rubio, que además fue integrante de la Junta de Gobierno.
            Actualmente se encuentra condenado a condena perpetua en Punta Peuco y es hoy el más complicado judicialmente, incluso muchísimo más que quienes internaron las armas, que están todos en libertad. Salas fue luego director de la CNI y posteriormente Jefe del Estado Mayor General el Ejército. Su entrevista fue en su domicilio en abril de 2006.
            Él manifiesta que los comunistas en el año 1985, comenzaron a sentirse marginados en sus tesis rupturistas ya que las operaciones estaban siendo manejadas por la oposición centro izquierdista y estimaban que su control se les estaba escapando, a pesar que ellos contaban con el aparato militar más poderoso de la historia de los partidos políticos chilenos. Desde el punto de vista político estratégico, la operación era parte de un plan general para la conquista del poder por la fuerza en 1986 y habían designado a ese año, como el “Año Decisivo” por el PC, Fidel Castro, con la cooperación de la Unión Soviética, otros países de Europa Oriental como Alemania y Checoslovaquia, para la conquista del poder nacional.
            Asimismo, manifiesta que el país debe estar agradecido con quienes evitaron que las 80 toneladas de armamento no llegaran a su destino, caso contrario, las consecuencias habrían sido catastróficas.
            Fuera de Malbrich, Buschmann, Torres y Salas, participaron muchos más, algunos fueron identificados, otros quedaron en el anonimato los que jamás fueron revelados y también algunos gestores de la operación, nunca fueron investigados y que hoy reconocen haber jugado un importante rol en esa operación secreta.
   
CAPÍTULO II
LOS PRIMEROS PASOS
            En 1980, el Estado de Chile aprueba la nueva Constitución Política, la cual incorpora en su artículo 8° como ilegal atentar contra la familia, propugnen doctrinas que atenten contra la sociedad, orden público y jurídico del estado, de carácter totalitario o fundado en las luchas de clases. Con esto el Partido Comunista (P.C.), quedaba excluido de la vida política del país.
            Por tal motivo, comenzaron a crear un clima de insurrección por la vía de las protestas y que con el tiempo aumentaban su violencia, ganado adeptos para el control de sus movilizaciones que las denominaron acciones audaces.
            El PC, comenzó aplicar las técnicas del compartimentaje y del manto, este último consistía de crear una fachada legal a lo ilegal. Otra medida de seguridad fundamental para la seguridad fue la implantación de una chapa, mantener oculta la documentación partidaria, no dar a conocer jamás su militancia, llevar una vida normal con su vecindario y lo más riguroso era la puntualidad en los contactos.  También las técnicas aprendidas en el extranjero como el chequeo y contra chequeo eran fundamentales. Las técnicas de las comunicaciones se materializaban por vía de los buzones o enlaces.
            En octubre de 1983, el PC, ya había decidido realizar acciones de mayor trascendencias y por tanto el Comité Central de PC, con la anuencia cubana, la creación de un grupo que dependiera del Frente Militar del partido, ya que las opciones pacíficas para la derrota de la dictadura, no daban resultado y así surgió el nuevo proyecto político: “la rebelión popular que entró a cambiar la confrontación política, asumiendo con ello la violencia, para que por la vía armada, se buscara derrocar al poder y al gobierno militar.” Dicho grupo se denominó Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).
            Fue el 14 de diciembre de 1983, el gran apagón nacional, tras la colocación de una serie de artefactos explosivos a las torres de alta tensión, proclamándose dicho objetivo el FPMR, respondiendo a los requerimientos de un cuadro general de crisis y enfrentamientos.
            Si bien es cierto, que la vinculación directa entre el Frente y el PC, pero si, dependía directamente de la estructura militar comunista. El Frente consideraba que el trabajo militar de masas y hacia las FF.AA. dependían de él y por tanto la ayuda internacional, y en particular  la cubana, tenían un rol de primera importancia, recibiendo el apoyo irrestricto y permanente a la lucha hacia el pueblo, siendo además el aval para el establecimiento de las relaciones políticas con el movimiento revolucionario. Seguidamente el PC, le estableció un centro de operaciones en Argentina, manteniendo directamente contacto con Cuba y Nicaragua, desde donde se enviaban las instrucciones operativas y financieras. Así declaró Genaro Arriagada, que los integrantes del Frente, era una organización compuesta por militantes comunistas, cuadros políticamente bien entrenados y que actuaban al servicio de una estrategia del partido.
Las acciones violentas del Frente se hicieron sentir rápidamente, desplazando en su accionar al Movimiento de Izquierda Revolucionaria,(MIR).
            La Central nacional de Informaciones (CNI), tuvo que desplegar sus mayores esfuerzos para contrarrestar el accionar del Frente, costándole a la Central varías víctimas al desactivar las bombas. Los cuarteles policiales constituyeron ser los blancos predilectos de los rodriguistas.
            Con los éxitos obtenidos por el FPMR, lanzó un comunicado cuyo manifiesto decía:”el derrocamiento de la dictadura no es posible sólo a través de los métodos tradicionales de lucha; se hace necesario incorporar métodos armados de combate con el objetivo de poner fin al régimen, terminando con Pinochet y su Junta, la derogación inmediata de la Constitución y la creación de un gobierno patriótico de unidad nacional con carácter provisional”.
            En abril de 1984, debutan en Chile con el secuestro, siendo la primera víctima Gonzalo Cruzat Valdés, quien fue librado después de 48 horas previa cancelación de medio millón de dólares. Los autores fueron Claudio Molina Donoso y Fernando Larenas Seguel. Seguidamente se hizo otro, al subdirector del diario La Nación, Sebastiano Bertololone Galleti, quien fue liberado días después frente a la residencia del Cardenal Fresno. Estos métodos le trajeron dividendos comunicacionales y financieros para el movimiento revolucionario. Con los asaltos a las armerías, lograban el abastecimiento de armas y municiones.
            La dirección del Frente se organizó bajo un mando unipersonal, con una jefatura y grupos de apoyo. La jefatura, asumió directamente las tareas de desarrollar los aseguramientos logísticos, médicos, la preparación y operaciones. Los equipos de apoyo, fueron para actividades de propaganda, trabajo político – ideológico e infraestructura de funcionamiento. Toda decisión era tomada por la dirección del PC a partir de las proposiciones del Frente, que las planificaba y ejecutaba. Las actividades estaban dirigidas a la consolidación del “Ejército Popular”, cuando se produjera el derrocamiento de las FF.AA., el que, de acuerdo a lo previsto por el FPMR, se produciría en 1986, para “el Año Decisivo”.
            El esquema del Ejército Popular, era similar al de las Fuerzas Sandinistas de Liberación Nacional de Nicaragua. A los pocos meses, el Frente había realizado más de 100 acciones y tenía formado alrededor de 40 grupos integrados por jóvenes, pero le escaseaba el armamento.
            El FPMR integraba la “Coordinadora Guerrillera Internacional” formada por los grupos subversivos de Argentina, Perú, Uruguay, Brasil, Colombia y Chile. En 1985 se realizaron varias reuniones y se creó el Batallón América, que funcionaría en Bolivia y se constituiría en un centro de instrucción y para cumplir operaciones especiales en cualquier de los países integrantes de la Coordinadora.
            “Los jóvenes comunistas chilenos fueron los primeros extranjeros a los cuales Fidel Castro le abrió las puertas de sus escuelas militares en Cuba, para formar oficiales y no mero guerrilleros, para luego recibir la prueba de fuego en Nicaragua, porque el FPMR, en sus manifiestos expresaba que la única alternativa de derrotar al régimen militar era haciendo uso de las armas y así lograr la victoria final.”
            La misión del FPMR con el Batallón América, era la internación de material bélico, para llevar a cabo la ofensiva popular contra el Gobierno Militar. Para este efecto, Cuba había aprobado un presupuesto de 25 millones de dólares para la internación de las armas a Chile, el cual sería internado vía marítima, por ser la menos riesgosa y el trayecto tampoco sería directo desde Cuba. En consecuencia, se tomaron contacto con diversos partidos comunistas de todo el mundo para coordinar la internación de 80 toneladas de arsenal de guerra, responsabilidad que tuvo Gladys Marín, siendo el régimen de Castro el más involucrado en la operación.
            Los progresos del FPMR durante los años 1984 y 85 eran vertiginosos y por tanto,el PC, emana un objetivo estratégico para la consecución de su objetivo el cual es el siguiente: “Levantamiento o sublevación  de masas que involucre a toda la población, a la mayor parte de las fuerzas políticas y sociales y ojalá también a parte de las FF.AA. que están en contra de la dictadura. Se trata llegar a una rebelión generalizada que logre la paralización del país, con alzamientos populares en los principales centros urbanos, con participación decidida del proletariado industrial, de los estudiantes, de las capas medias y del campesinado. Tales acciones se verán fortalecidas por golpes efectivos en apoyo a la paralización, que ayuden a acelerar el desmoronamiento político – moral de las fuerzas represivas. La culminación de este proceso debiera ser el copamiento por las masas de los principales centros políticos del país”.
            Con esta orientación se comenzaron a desarrollar diversas actividades todas orientadas a la toma del poder dirigido por el partido comunista y el apoyo irrestricto de Cuba. Hubo un primer desembarco de armas al sur de Perú en el año 1985, en la caleta LLostay,  en embarcaciones inflables desde naves rusas y cubanas. El armamento desembarcado no era para Sendero Luminoso sino que, para el FPMR, pero fueron descubiertos y alertados los servicios de inteligencia peruanos y chilenos.
            Los servicios de inteligencia chilenos no llegaron manejar información concreta de la operación, pero por declaraciones de un dirigente que mantuvo su identidad en reserva, expresó que todo fue planificado por el PC. El Frente se estaba formando y todos eran partidarios del partido.
            Las fuerzas guerrilleras entrenadas en Cuba, Bulgaria y Nicaragua comenzaron a presionar a través del “Comandante Salvador” (Galvarino Apablaza), para apurar el proceso y venir a combatir a Chile.
            Después de acordar la operación para llevar a cabo el Año Decisivo, los que decidieron esas acciones fueron Luis Corvalán, Gladys Marín y Sebastián Larraín, - de este último, nombre político de Guillermo Teillier,-  jefe de la comisión militar del partido de absoluta confianza de Marín y nexo con el gobierno de La Habana, quienes también ejercían un control efectivo sobre las acciones que realizaba el FPMR.
            Fue Teillier, quien en sus constantes viajes a Cuba consiguió la venia del General cubano Alejandro Ronda para internar 80 toneladas de armas a Chile, convirtiéndose este general en el mejor nexo con el FPMR, logrando con ello el Frente obtener una autonomía sobre el control del PC, mayor entrenamiento y financiamiento extra. Una vez comprometido el general  Ronda, con la internación de armas, por Carrizal Bajo a inicios de 1985, se cerró dicho trato con un delegado del PC, siendo este representante, Guillermo Teillier.
            Veinte años después, Teillier, se reúne con el Comandante en Jefe del Ejército, General de Ejército Juan Emilio Cheyre Espinosa, en la que fue la ex oficina del General Pinochet en el Edificio de las FF.AA. Se hace presente que  el general Pinochet sufrió un atentado por el FPMR  contra su vida el 07 de septiembre de 1986 en el Cajón del Maipo, salvándose providencialmente y además cayeron en combate 7 uniformados quienes defendieron heroicamente al Comandante en Jefe del Ejército de ese entonces, atentado que fue organizado por el Frente y el PC.
            Actualmente, Guillermo Teillier es el Secretario General del Partido Comunista, Diputado e integrante de la Comisión de los DD.HH en la Cámara de Diputados, junto al otro comunista que es su presidente, Hugo Gutiérrez.

DespiertaChile.

martes, abril 15, 2014

REFORMA TRIBUTARIA: LOS DE MÁS BAJOS INGRESOS.


Sobre la reforma tributaria, el ministro Alberto Arenas dice: “Los de más bajos ingresos no son los que están hoy criticando”.

Obvio, “los de más bajos ingresos” suponen que el dinero de otro se lo darán a ellos. Así nadie critica. Yo no lo haría tampoco.

Además, “los de más bajos ingresos” han sido convencidos por los políticos y sus esbirros en los medios de comunicación, de que ellos no pagan impuestos. Que el IVA, el ILA, el impuesto al tabaco y a los combustibles no lo pagan ellos. Que el impuesto a la renta las empresas no se lo cobran a los consumidores y los billetes los obtienen del aire.

“Los de más bajos ingresos” no leen Economía y Negocios de El Mercurio, ni el Diario Financiero, ni Estrategia. Y lo que es peor, no leen este Blog.

“Los de más bajos ingresos” están comprados por el aparato del Estado. Viven de dádivas y bonos. Viven en casas regaladas que no tiene ningún valor. Envían a sus hijos a una educación que no tiene ningún futuro. Reciben fundos en el sur del país que los perpetúan en la pobreza. Aunque piensan que lo que les dan los sacará de la pobreza y no lo quieren perder.

“Los de más bajos ingresos” suponen cosas que no son ciertas, por eso tiene bajos ingresos. Suponen que lo gratis vale algo. Suponen que la izquierda se preocupa de los pobres, aunque sus ideas son una fábrica de pobres.

“Los de más bajos ingresos” son personas, aunque la izquierda no los trata como tales. Suponen que son todos tontos, aunque la verdad es que los mantiene en la ignorancia para poder controlarlos.

“Los de más bajos ingresos” no van a mejorar su actual situación con más socialismo, el problema es que no lo saben porque los mantiene engañados, ya que “los de más bajos ingresos” son los clientes cautivos que mantienen con su voto los privilegios de los políticos que pertenecen a “los de más altos ingresos”, y que viven de manera opuesta a como le sugieren vivir a “los de más bajos ingresos”.

Yo le diría al señor Arenas que “La Asociación de Bancos, el Grupo Luksic y el CEP no son los que están criticando”. ¿O no?.

DespiertaChile.