domingo, octubre 06, 2013

CONTRA LAS FUERZAS ARMADAS Y DE ORDEN.





Muchas personas de derecha antes de la elección presidencial del 2009, no querían votar por el actual mandatario, Sebastián Piñera, ya sea por su oscura carrera empresarial llena de acontecimientos retorcidos, como el desfalco del Banco de Talca y comprar acciones con información privilegiada, ya sea por su propia trayectoria política que no se caracteriza por el juego limpio. Yo era una de ellas. Votaron por él considerándolo “el mal menor” comparado con los otros candidatos. Y pensando que no tiraría el país por la borda. En la campaña presidencial mostró ser poco confiable, pues luego de hacer la promesa a los militares en retiro en el Circulo Español a escondidas para que la prensa no supiera, a la semana siguiente en un debate televisivo, se desdijo de lo que afirmó con los militares en retiro.

Luego, cuando finalmente salió electo y toda la derecha celebraba, me tildaron de aguafiestas en un blog. Y de un día a otro, la coalición que gano para que no saliese uno de los candidatos de la contienda Marcos Enríquez Ominani, estaba abrazando su programa de gobierno. Empezaron las fotos con Allende al fondo, las desafortunadas declaraciones del ministro de Interior, Hinzpeter a la revista Que Pasa, los propios actos del mandatario violentando las reglas del juego por las encuestas, aumentando la burocracia y los impuestos, hasta llegar a las declaraciones que ha realizado en las últimas tres semanas de septiembre y el cierre del Penal Cordillera, que le costó la vida al general Mena, suicidándose, porque el penal Punta Peuco estaba lejos de los hospitales. 
 Había visto algunas palabras de los titulares del presidente Piñera sobre algunos miembros de las Fuerzas Armadas que combatieron el terrorismo, jamás pensé que fuesen tan bellacas. Para justificar el cierre del Penal Cordillera, dijo : "No es contra las Fuerzas Armadas. Las personas que están presas en el Penal Cordillera, no están presas por ser miembros de nuestras Fuerzas Armadas, están presas por haber cometido gravísimos delitos contra los derechos humanos de otros chilenos". Y luego agrego:"No confundamos las Fuerzas Armadas que merecen todo mi respeto, con criminales que atentaron contra los derechos humanos que tienen que cumplir las penas que el Poder Judicial y la justicia chilena han determinado". Parece que el mandatario hubiera escuchado las palabras del hijo del fundador del Mir, Miguel Enríquez, Marco Enríquez Ominami, quien dijo antes que empezara la Parada Militar 2013, “que él purgaría del Ejército los elementos que violaron los derechos humanos”. 
 Él mismo en la semana anterior, encarecía la unidad del país. Es la misma persona que ante los militares en retiro, en plena campaña presidencial del 2009 afirmó en el Circulo Español: “Me quiero referir al tema de la justicia en nuestro país. En mi administración se terminara con la discriminación que afecta en los tribunales al personal uniformado, el Gobierno demandara a todos se aplique los principios que siempre han orientado a la justicia…Se tomara las medidas para haya para todos una justicia que se aplique en forma oportuna y sin mantener procesos ad eternun, que nunca termina. Para los uniformados, en servicio activo o en condición de retiro, habrá una justicia justa que no discrimine, sino que a todos garantice el respeto de las garantías fundamentales como es el debido proceso. A los tribunales se les va pedir, de acuerdo a nuestra legislación, la correcta aplicación de los tratados internacionales y el principio de prescripción de los delitos. Si se aplican tratados internacionales que no son leyes en Chile, ¡No hay juicio justo! Se demandara a los tribunales aplicar lo que es esencia, lo que garantiza un verdadero estado de derecho. La justicia tiene que ser aplicada en forma equitativa, y los principios de la justicia, como el debido proceso, como las normas de prescripción, como la imparcialidad de los tribunales, como la presunción de inocencia, como la oportunidad en que la justicia debe ser aplicada; debe aplicarse a todos los chilenos sin ninguna distinción. Creo que lo anterior es un principio que honrara a nuestro país, fortalecerá nuestro estado de derecho y apuntara definitivamente a conquistar una plena y total reconciliación en un país que, por distintas razones, estuvo sometido a divisiones muy profundas, que generaron mucho encono, mucho rencor, mucha odiosidad entre los chilenos”.
¿Es la misma persona? ¿Es la misma persona que sugirió una amnistía cuando era senador? Por eso señale, cuando el presidente Piñera les negó el indulto a los militares presos y su compromiso de respetar el Estado de Derecho que estábamos ante el villano de Ciudad Gótica ‘Dos Caras’. Sin embargo, las palabras que ha dicho en estas últimas tres semanas, que desembocaron en el cierre del Penal Cordillera y en el suicidio del general Mena, lo único que ha conseguido es generar “mucha odiosidad entre los chilenos”, para usar sus palabras. Añádase la campaña a través de los medios, totalmente sesgado, por supuesto, sobre los cuarenta años del pronunciamiento militar. Con el único objeto de blanquear el pasado totalitario y terrorista de la Izquierda chilena.
 El Gobierno de Excelencia ni siquiera se sabe las leyes que promulga. Así, descubrimos que el general en retiro Mena pidió un indulto. Sin embargo, la ministra de justicia, Patricia Pérez Goldberg le negaron ese beneficio, porque cometió crímenes de lesa humanidad que "de acuerdo a la jurisprudencia de la Corte Interamericana de DDHH a cuya jurisdicción estamos sujetos como país". Ese delito que el país suscribió durante el Gobierno de Bachelet no es retroactivo. Con todo, el oficialismo prefiere ser caja de resonancia de la extrema Izquierda. 
 La mayoría de los abogados que están en la política y que algunos ocupan cargos públicos no les llegan ni a los talones, a los políticos abogados que denunciaron las arbitrariedades de la UP, como Francisco Bulnes Sanfuentes, quien cuando la DC y la UP firmaron el Estatuto de Garantías afirmó: “…que el proyecto constituye un engaño a la opinión pública, porque se ha querido hacer creer a ésta que el proyecto asegura definitivamente la supervivencia en Chile del Estado de Derecho y de la democracia representativa”. Carlos Larraín, Jovino Novoa, Andrés Allamand y otros le debieron haber dicho públicamente que la ministra de Justicia está equivocada. Prefirieron quedarse callados. Los únicos que han hablado, por cierto, a través de cartas ha sido Miguel Otero, la jueza Campusano y el abogado Miguel Schweitze en estos 24 años denunciando el socavamiento del Estado de Derecho. Además de Hermógenes Pérez de Arce. 
 El Gobierno de Excelencia termino siendo de execrencia y de ecelenzia, porque desconocen las leyes que redactan, aun desean una educación de calidad. Los responsables de la situación que viven los militares septuagenarios y octogenarios presos es la propia derecha, que los dejo a su suerte. Colaborando desde los 90 con toda suertes de iniciativas para perseguir a los militares que combatieron el terrorismo, ya sea aprobando los indultos a los terroristas del Mir y del FPMR, ya sea creando la figura ilegal de ‘jueces de derechos humanos’, los cuales no procesan a terroristas. Lo último antes de ser gobierno fue aprobar el Instituto Nacional de los Derechos Humanos, en cuyo estatuto queda establecido que van a perseguir a los agentes del Estados y el tratado de condena los delitos de lesa humanidad. Que, por cierto, excluye a los terroristas. Un terrorista confeso como el diputado comunista Teiller del FPMR o Pascal Allende del Mir no se los procesará ni los condenara por los ministros de ‘derechos humanos’ por violentar esos derechos.
 A partir de ahora, el nombre Piñera se convertirá en sinónimo de traición, bajeza, cobardía, manipulador y de inhumanidad. La última medida del actual gobierno es un agravio contra las Fuerzas Armadas y de Orden.
Javier Bazán Aguirre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal