sábado, marzo 12, 2016

EL TREN SOCIALISTA.


La ideología socialista es como un tren que avanza sin parar. Reminiscencias de un “avanzar sin transar”, pero que en ningún caso será reemplazado por el “realismo sin renuncia” de la Presidenta de la República, ya que ambos slogans, en definitiva, significan lo mismo. Pero es más atractivo para el grito de las masas el “avanzar sin transar”. Pues, hay un objetivo claro y ese no se va a “negociar” y menos “consensuar”. La razón es muy simple: el socialismo de estado no se ha detenido jamás en la conculcación de los derechos individuales y sociales apelando a la igualdad, pero sin equidad. Es decir, la historia se construye desde el paradigma de la “desconstrucción” social al más puro estilo Gramsciano. En pocas palabras, con la retroexcavadora en plena acción para controlar y someter a la familia, a la educación, el trabajo y la vida.
El breve diagnóstico arriba reseñado y archí comprobado a lo largo y ancho de nuestro planeta tierra en los regímenes socialistas de la izquierda dura, está en pleno auge con una serie de reformas que van influyendo y afectando el ADN nacional, hasta que empiece a hacer como en los países vecinos de Latinoamérica. Muy bien lo sabe la izquierda que aprobadas que son las leyes – aunque sean malas – ahí quedan. Algunas reformas muy interesantes y necesarias, pero todas muy mal planteadas y elaboradas en lo legislativo ya que están siendo altamente ideológicas y muy pobres en buscar el bien común del país. Así, paso a paso, como un tren que no se detiene en ninguna estación – aun cuando se haga el amago de tal – las leyes se van aprobando e imponiendo a la ciudadanía. Siendo el ejemplo paradigmático el proyecto de ley abortista del gobierno de la Nueva Mayoría. Se negocian indicaciones con la DC, pero en definitiva se aprueba el aborto. Y la DC cree haber ganado. Sin embargo, una vez más los han dejado a la orilla del camino. Las honrosas excepciones de un sector coherente de la DC también es descalificado por la izquierda, siendo humillado por ideologías perversas.
En efecto, la racionalidad científica y jurídica planteada ante la cámara de diputados en sus diferentes comisiones ha caído en el vacío. Parlamentarios que desconocen los datos más fundamentales de la ciencia médica y el derecho, tanto en el reconocimiento de la existencia de un nuevo ser de la especie humana y la ignorancia más increíble del derecho en lo que respecta al estatuto jurídico debido al que está por nacer.
Realmente es triste y lamentable que los legisladores no sepan comprender la magnitud y contundencia del derecho a la vida de todo ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural. Y la paradoja se hace más evidente cuando en el senado la comisión de salud y constitución rechazan el proyecto de eutanasia en defensa del derecho a la vida, pero en las comisiones de la cámara de diputados se transgrede absolutamente. Así, las cosas, algo -obviamente – está muy mal. Y lo peor es que la ignorancia y no reconocimiento de la titularidad de derechos se usa como justificación del derecho a decidir y donde el afectado paga con su propia vida el actuar criminal de aquellos que pretenden justificar lo injustificable.
En fin, es de esperar que en el Senado – aprobada que sea la idea de legislar en la cámara de diputados – se tenga más cordura y racionalidad. De igual modo, esperamos mayor valentía de aquellos que se dicen representantes del humanismo cristiano. Apostar por los votos y no por la verdad inherente a la naturaleza humana, tiene sus costos humanos. Y estos trascienden los “costos políticos”, pues para ser un buen político es necesario evidenciar una irrestricta defensa de la persona humana a lo largo de toda su existencia. El político que hoy apuesta por el aborto directamente provocado, desechando seres humanos, es el mismo político que después me presenta sus slogans de campaña diciéndome que le interesan mis problemas y los de la sociedad. Sin embargo, cuando se trata de defender los derechos humanos entra en componendas y negociaciones que desfiguran su calidad de servidor público.
Pbro. Fco. Javier Astaburuaga O.

1 comentarios:

Blogger Jose Cornejo ha dicho...

Sra. Bachelet:

Sea realista, RENUNCIE

10:08 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal