lunes, noviembre 28, 2016

LA PRESIDENCIAL ATROPELLANDO TODO.



NUESTRA CLASE política se equivocó con el período presidencial de 4 años sin reelección. También se equivocó con el voto voluntario. Para que hablar del error de la reforma tributaria por su mala factura técnica. Sin duda se equivocó al proclamar que el bono marzo es un “derecho social”. A partir del 2018 constataremos el error en la manera de cambiar el binominal. El error de la gratuidad sin ley (por glosa) es de no creer. Al parecer también se equivocaron en la Ley de Pesca.
Ahora estamos con la campaña presidencial desbocada antes de tiempo (otro error de hecho de la clase política) que dificulta seriamente la función del gobierno y trae mucha incertidumbre. Para los precandidatos de la Nueva Mayoría (NM) hay que marcar la máxima distancia de Bachelet con su magro 15% de apoyo y 75% de rechazo. Para la oposición la crítica al gobierno es más fácil, en particular por lo mal que lo ha hecho. Pero lo concreto es que todos critican al gobierno ya lanzada la presidencial. Lagos, con una cara de palo de no creer, culpó a Bachelet del Transantiago, y también de alguna manera del CAE por la tasa de interés. Muchos dirigentes de la NM critican abiertamente al equipo político. Atria considera que el gobierno es conservador. Guillier critica al ministro del Interior de manera ofensiva. En fin.
En este momento hay casi una veintena de candidatos. Por la Nueva Mayoría tenemos a Lagos, Guillier, Insulza, Walker, Tarud, Atria, y Goic. Eventualmente Burgos. Por la centro derecha tenemos a Piñera, Ossandón, Espina, Chahuán, J.A. Kast, F. Kast y quizás uno más de la UDI. En el centro probablemente Sichel. Por las bandas estará MEO y recientemente Carola Canelo. Han anunciado interés Claude y Jocelyn-Holt. El frente de izquierda más radical seguro levantará su propio candidato, y yo no descarto que Farkas aparezca de repente de manera formal, porque informalmente hace rato que lo es. Son demasiados candidatos para un país tan pequeño. Para la masa no será posible tener una completa recopilación de las ideas de tantos candidatos (si las tuviesen), de manera que serán las reacciones emocionales y de las personalidades las que harán la diferencia. Por la misma razón, el populismo se manifestará de una u otra forma.
Aquí podría haber hasta tres vueltas de primarias. Unas por partido donde corresponda, otras por coalición, y la primera vuelta que con tantos candidatos (como fue la última elección) es una forma de primaria.
De todos estos candidatos a la papeleta final llegan solo dos. Ese es el real nombre del juego. En el caso de Chile Vamos la única pregunta relevante es si Piñera será finalmente candidato. Si no lo es, la crisis que se genera en la centro derecha será de proporciones. Ossandón ha tomado una posición muy agresiva, de modo que en el caso de que Piñera no quiera ir, el apoyo le será débil en el sector.
Para la Nueva Mayoría la cosa es más difícil. Primero porque es ya muy probable que se desintegre. No veo posibilidad que el PC y la DC puedan seguir en la misma cama sin deteriorarse ambos a la vez. Las pugnas internas de la Nueva Mayoría son demasiado fuertes. El PC es casi como una secta religiosa con dogmas insalvables. La IC y el MAS son movimientos caudillistas más que partidos en serio. Otra peculiaridad es que la Nueva Mayoría enfrenta en estos tiempos una oposición muy dura desde la izquierda de su izquierda. Los candidatos ya se dan duro entre sí. Lagos e Insulza son esencialmente lo mismo y les será difícil diferenciarse, salvo por golpes bajo el cinturón. Y todo eso ya ha empezado.
La semana pasada se debilitó algo la campaña de Lagos por la entrada de Insulza, por la encuesta Cadem que ni repunta, y por el ataque a Bachelet que no será gratis. Piñera fue atacado miserablemente y eso tendrá sus costos. Ossandón se subió al carro contra Piñera y ello lo debilitó en un gran sector de la derecha. Guillier se mandó un chascarro de proporciones lo que mostró algo de sus debilidades, y además se ganó la ira del gobierno lo que tiene sus costos, pero ganó con la llegada de Insulza. Atria validó su opción en el PS y se ganó la figuración en una primaria, lo que probablemente es mucho más de lo que alguna vez soñó. Igual coquetea con el Frente Amplio, y se le abre otra opción por ese lado. MEO sigue a la baja. El resto de los precandidatos no marcó tema relevante. El tono subirá semana a semana.
Sergio Melnick.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal