martes, enero 13, 2015

LA ARAUCANÍA: "LA NUEVA TIERRA DEL FUEGO".


"LA NUEVA TIERRA DEL FUEGO": La impactante carta que denuncia "terrorismo étnico" en La Araucanía.

Escribo esto mientras mi hermano arranca de las llamas de un incendio incontrolable y con el que se están quemando junto con sus sueños, ya no sus ahorros, sino su última línea de crédito. Un incendio intencional y dirigido, con más de un foco. Otro más de los miles que han venido ocurriendo por años en la región de la Araucanía, y que seguramente no saldrá en las noticias”.
Así comienza una carta escrita por el abogado Juan Ignacio Monge, que titula “La nueva Tierra del Fuego”, y en la que relata con crudeza la situación que ha tenido que vivir su hermano José Luis, luego que el pasado 11 de enero, a las 15 horas, su fundo “El Rascacielos” -ubicado en el límite de las comunas de Traiguén y Ercilla, en la región de la Araucanía- ardiera en llamas. 
Contactado por “El Líbero”, Juan Ignacio Monge aclara que el inicio de las llamas fue en el “Fundo Piedras Blancas” de la empresa Bosques Arauco, que colinda con “El Rascacielos”, y que los autores del incendio aún no han sido identificados. Asimismo, señala que el predio de su hermano era ganadero-forestal, le daba trabajo a una decena de personas y que contaba con una valiosa reserva de bosque nativo que fue destruida.
En la carta, Monge también cuestiona a las autoridades por tener en abandono a los habitantes de la zona y por no hacer cumplir el Estado de Derecho.
Por eso escribo esto con impotencia. Porque mientras en el país los políticos están ocupados en cómo se financia la política, de Arauco al Sur se vive en una nueva ‘Tierra del Fuego’, donde ha habido inocentes muertos y heridos (física y emocionalmente), y donde el ‘Estado de Derecho’ depende de tu suerte y de una patrulla de carabineros con balines de goma”, sostiene.
Finalmente, agrega que “la hora de ‘ponerse los pantalones’ pasó hace rato, y cada día que el Estado mantiene abandonada a su suerte a los habitantes de esta zona “de conflicto” atenta no solo contra su derecho de propiedad y contra la libertad económica, sino contra algo mucho más elemental como lo es la integridad física y psíquica de las personas. El derecho básico a vivir en Paz”.
CARTA COMPLETA:

La nueva Tierra del Fuego

Escribo esto mientras mi hermano arranca de las llamas de un incendio incontrolable y con el que se están quemando junto con sus sueños, ya no sus ahorros, sino su última línea de crédito.

Un incendio intencional y dirigido, con más de un foco. Otro más de los miles que han venido ocurriendo por años en la región de la Araucanía, y que seguramente no saldrá en las noticias.

Mi hermano desde niño amó la tierra donde nos criamos, y desde muy temprana edad inició pequeños emprendimientos con los que se ganaba unos valiosísimos pesos en el verano. Recogía rosa mosqueta y lo vendía en la carretera; recogía el trigo que los harneros de las máquinas trilladoras desperdiciaban, lo limpiaba y lo llevaba a moler al pueblo, para vender harina. Después tuvo una pequeña crianza de chanchos que procesaba artesanalmente.
Así, mientras mi verano era sudar persiguiendo liebres, o pelotas de fútbol, el verano de mi hermano se trataba de sudar labrándose un camino que sabía que no se lo facilitarían las aulas universitarias, sino el trabajo duro en el campo.
Así se fue tejiendo una relación simbiótica, un destino irremediablemente atado a su  tierra, a su gente, que al igual que mi padre, lo llevó a establecerse en la Araucanía.

Con un puñado de conocimientos de técnica agrícola, y con una alta dosis de obstinación,  logró levantar con mi viejo nuevos cultivos impensados para esas tierras de secano. De esta manera,  de una agricultura de tierras cansadas por los cultivos tradicionales de granos, y cercada por las empresas forestales que compraron y plantaron TODO a su paso, el campo cobraba nuevos bríos y pasaba a dar trabajo ya no a los 6 viejos de siempre, sino hasta a 150 personas en temporada, la mayoría de  ellas mujeres, hijas, madres y abuelas juntas. Mujeres que no tenían NINGUNA opción de trabajar en otra cosa.

Hoy es casi anecdótico recordar cómo hacían fila los fiscalizadores (Laborales, Sanitarios  y de Impuestos Internos) para revisar  
planillas y contratos; baños, lavamanos, comedores; facturas y guías de despacho. “El delito de dar empleo”, refunfuñaba mi viejo, cuando tenía que viajar por enésima vez a Temuco a cambiar un empalme de agua, o el excusado de un baño por no cumplir con la norma. Se veía un poco absurdo, pero era la ley, y “la ley se presume conocida por todos” y toda esa patilla.

Hoy día el “delito” es otro y no tiene nada que ver con cumplir con leyes y reglamentos, y es el hecho de vivir, de residir, de trabajar y alimentar a tu familia en la zona de “reivindicaciones históricas”. Sólo eso te convierte en un blanco potencial, y te confina a vivir aterrado con el mínimo ladrido de un perro en la noche, a temer por tu vida, por tu familia, o por la de tus vecinos, y por todo por lo que le has vendido al alma al Banco.

Un problema político del que no tienes arte ni parte y que el ESTADO no es capaz de solucionar. No importa que tengas excelentes relaciones con tus vecinos, muchos de ellos mapuche. No importa que des trabajo (también a mapuche). No importa  
cuánto esfuerzo, sudor y lágrimas, le estés metiendo a tu trabajo. No puedes vivir ni trabajar en paz.

En el intertanto, las compañías de seguros no te aseguran tus bienes, las cuotas de los créditos bancarios y los leasing se vencen; la gente a la que le diste trabajo la tienes que despedir, y tu vida y tus sueños se van al tacho de la basura. Y ni siquiera paga Moya. Te jodes.

La agricultura que no logró desplazar el avance forestal, hoy está siendo aniquilada por el terrorismo étnico.

Aunque no les guste a los actuales detentadores del poder Estatal, nuestra  Constitución Política  consagra que el ESTADO “está al Servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución  
establece.
Es deber del Estado resguardar la seguridad nacional, dar protección a la población y a la familia, propender al fortalecimiento de ésta, promover la integración armónica de TODOS los sectores de la nación y asegurar el derecho de las personas a participar con igualdad de oportunidades en la vida nacional”

Por eso escribo esto con impotencia. Porque mientras en el país los políticos están ocupados en cómo se financia la política, de Arauco al Sur se vive en una nueva “Tierra de Fuego”, donde ha habido inocentes muertos y  heridos (física y emocionalmente), y donde el “Estado de Derecho” depende de tu suerte y de una patrulla de carabineros con balines de goma.

Un “seguro estatal contra incendios” sería otro parche más y otro gastadero de plata que NO soluciona el problema que se vive a diario en la zona. Es de nuevo salir a “callar con plata”, como lo ha sido la compra de tierras.

La hora de “ponerse los pantalones” pasó hace rato, y cada día que el ESTADO mantiene abandonada a su suerte a los habitantes de esta zona “de conflicto” atenta no solo contra su derecho de propiedad y contra la libertad económica,  sino contra algo mucho más elemental como lo es la integridad física y psíquica de las personas. El derecho básico a vivir en Paz.

Juan Ignacio Monge.
Publicada por ellibero.cl
POST DATA : He aquí dos pruebas de amenazas claras y contundentes para nuestra Región de La Araucanía. Para leer más claro necesita pinchar sobre las imágenes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal