sábado, septiembre 14, 2013

PEOR QUE UN TERREMOTO Y UN TSUNAMI: EL ODIO DE LA IZQUIERDA.

A decir verdad, desde que la candidata del oficialismo dijo que a ella la habían tratado de traidora por reconocer las supuestas violaciones a los derechos humanos bajo el Gobierno Militar, no he visto las noticias, declaraciones de tal o cual fulano, por los medios digitales, previos al 11 de septiembre.

Desde luego, que la perspicaz ex ministra del Trabajo nunca reparó porque las organizaciones de derechos humanos no consideraban una violación a esos derechos por los terroristas del Mir o del FPMR. Un militar mata a un terrorista, es crimen. Si es al revés, no lo es.

Una cosa que me llamo la atención fue cuando entrevistaron al parlamentario Iván Moreira, donde según la periodista, no estamos pacificados. Es lo que yo he dicho. Estamos en tregua. Todos los gestos vienen de la Derecha. El propio general Pinochet sugiero suprimir el 11 de septiembre como feriado. ¿Para qué ha servido? La Izquierda se lo tomara como un día festivo. La Izquierda no se arrepiente nada, ni Bachelet de las JAP.

 Luego está la declaración del socialista, Oscar Guillermo Garretón , quien afirmó: “en ambos bandos se evaluó la vía armada para resolver la crisis política”. Eso es falso. El Partido Socialista y el grupo terrorista Mir optaron por la vía armada con sus declaraciones a fines de la década del 60. Después dice: “todos fuimos responsables”, por el ambiente de crispación y la violencia. Típico de Izquierda, cuando afirman que todos somos responsables es para sacarse responsabilidad. Si la Izquierda para justificar su revolución, tenía que tensar el ambiente, hasta tornarlo insoportable con la lucha de clases y la violencia. La declaración de Garretón se parece a las que han dado los políticos y académicos de Izquierda que, cuando gobernó la Concertación condenaban todo tipo de terrorismo, luego de indultar y apoyar a los grupos Mir y FPMR. Y poniendo en el mismo nivel a los agentes del Estado con los terroristas. Lo arrogante que es Garretón lo confirman sus palabras. “Las víctimas son culpa de la dictadura, si bien la violencia fue culpa de todos”. Como recuerda el bloguero de Cuidado por Quien votas, una de víctimas del terrorismo del Mir fue, pues, el subteniente Héctor Lacrampete Calderón, quien fue asesinado por el mexicano Jorge Albino Soza. Cabe señalar que el asesinato del subteniente corresponde a unas de las 100 víctimas que hubo durante la Unidad Popular. Naturalmente, no fueron consideradas por el Informe Rettig, y que menos valoriza Garretón. Además, de los asesinatos que hizo el Mir y del FPMR.
La candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet repite los clichés de la Izquierda. Ella como las siguen no reconoce que durante la UP se violaron los derechos humanos. La Unidad Popular quiso instalar una dictadura comunista: "Ello significa reconocer la diferencias radicales en democracia y dictadura... y por la profundidad de esta fractura, tenemos que reflexionar como sociedad". El dilema fue totalitarismo y democracia. No dictadura y democracia. A la Izquierda a la cual ella pertenece no les interesó “Los acuerdos mínimos", que ahora pregona.
Para seguir a la Izquierda, están las declaraciones del Presidente de la República, Sebastián Piñera, quien criticó al Poder Judicial y a la Prensa por las violaciones a los derechos humanos. Cuando escuché esas críticas, creí que se referían a ellos como responsables del pronunciamiento militar. Sin embargo, las críticas se referían a su rol al Gobierno Militar. Estaba en lo cierto. Piñera, (el malo), culpó a la prensa, a los jueces y al Gobierno Militar "por debilitar la democracia”. Cuando el estudiante de Harvard, Piñera supo del derrocamiento de Allende, exclamó: “¡Ganamos!”. Se le olvidó el Acuerdo de la Cámara de Diputados. También dijo : ”Igual como las fuerzas políticas, especialmente aquéllas que incorporaron la violencia, que deslegitimaron la democracia, que no respetaron el Estado de Derecho, contribuyeron a debilitar nuestra democracia”. Piñera no critica a la Izquierda por haber abrazado el terrorismo, la violencia, no creer en la democracia liberal y apostar por la dictadura comunista.

En una entrevista dada a ‘La Tercera’ critico a los ‘cómplices pasivos’, esto es, a los que apoyaron a los militares: “hubo muchos que fueron cómplices pasivos: que sabían y no hicieron nada o no quisieron saber y tampoco hicieron nada”. Así como Piñera apuñala por la espalda. Y para agradar al Izquierda habló de crímenes de lesa humanidad. Ya se olvidó de lo que dijo en el Circulo Español: “Si se aplican tratados internacionales que no son leyes en Chile, ¡No hay juicio justo! Se demandara a los tribunales aplicar lo que es esencia, lo que garantiza un verdadero estado de derecho. La justicia tiene que ser aplicada en forma equitativa, y los principios de la justicia, como el debido proceso, como las normas de prescripción, como la imparcialidad de los tribunales, como la presunción de inocencia, como la oportunidad en que la justicia debe ser aplicada; debe aplicarse a todos los chilenos sin ninguna distinción”. El tratado que condena ese tipo de crimen no retroactivo.

 En la semana, asimismo, criticó al Poder Judicial diciendo que no estuvo a la altura, cuando es en la democracia de los 90, donde ese Poder no ha respetado las leyes vigentes ni aplicado la amnistía. Una reciente jueza que llegó al máximo tribunal dijo que ella no ha aplicado la Ley de Amnistía que está vigente. Por tanto, se les están violando los Derechos Humanos a los militares.
 Previamente estuvo el perdón del senador Hernán Larraín para ayudar a la reconciliación, como si a la Izquierda le importara un rábano. El senador escribió un libro ‘Voces de la Reconciliación’ junto el político socialista moderado, Ricardo Ñuñez, quien apoya a uno de los diputados comunistas, que claman ‘Ni perdón ni olvido’, que no son moderados. Alguien me puede decir, si hay un izquierdista justo y decente en el país. Si el socialista Ñuñez tuviese esas dos características, entonces, diría como el fallecido Adolfo Zaldívar, que terminase la persecución a los militares. Me van a decir, los intelectuales que fueron pro Concertación, y luego apoyaron por Sebastián Piñera, como Jorge Edwards, el actual ministro de Cultura, Roberto Ampuero.

 Cuando van a entender nuestros representantes de Derecha, que a los izquierdistas chilenos no les importa sus perdones. Por ellos, que siempre el sector vencedor, esto es, la Derecha y las Fuerzas Armadas y de Orden estuviesen en purgas, al más puro estilo stalinista o maoísta. Por eso, hay que purgar a los militares que combatieron a los terroristas, hay que purgar la ‘derecha dura’ que todavía hay en el país. Al diputado comunista, Hugo Gutiérrez se escandalizo porque aún existe esa Derecha. Y lo mismo decía el medio digital de Izquierda ‘El Mostrador’. Luego son los mismos izquierdistas que discriminan y que no aceptan la diversidad.

 A cuarenta años de nuestra segunda independencia que nos liberó de caer en una dictadura comunista queda claro que las personas que apoyaron el Gobierno totalitario, fascista, colectivista de Salvador Allende, ha sido peor que un terremoto y un tsunami. Pues, no se entiende tanto odio que la Izquierda profesa después de tantos años y que se lo transmite a las nuevas generaciones que no saben nada. Por eso sostengo, que lo peor de Chile ya sea, desde los españoles llegaron o desde nuestra independencia de España, son las personas que apoyaron a la Unidad Popular. Ellos son los que mantienen las malas vibraciones y han caído en la oscuridad. Están malditos.

2 comentarios:

Blogger Javier Bazán ha dicho...

María Angélica:
Yo escribí este artículo. Al sitio DespiertaChile le hice ver que pongan el autor del artículo.

saludos y gracias

11:26 p. m.  
Blogger María Angélica ha dicho...

Gracias, Javier, lo arreglo enseguida.... he tenido el mismo problema con Despierta Chile...
Saludos....

11:46 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal