jueves, agosto 22, 2013

GOBIERNO MILITAR: PRÓLOGO A LOS 40 AÑOS.

Una abrumadora ofensiva mediática se desencadenó a poco menos de un mes de cumplirse cuatro décadas del Pronunciamiento Militar.

A "Chile, las imágenes prohibidas" de Chilevisión, lo seguirá una serie de cuatro capítulos ("imperdibles" según la promoción de rigor) que Canal 13 preparó, con imágenes y documentos, los que pretenden ilustrar el período comprendido entre el 4 de septiembre de 1970 y el 11 de septiembre de 1973.

Televisión Nacional aportará lo suyo con su reconocido sello (sesgo, en realidad).

No falta las "contribuciones" literarias: Maura Brescia insiste en la tesis del asesinato de Salvador Allende con su libro "La verdad de su muerte.Mi carne es bronce para la historia" mientras Javier Rebolledo con "El Despertar de los Cuervos" trata de involucrar a Cristián Labbé en casos de tortura.

Sin embargo el caso más notable es el del niño Ernesto Lejderman, hijo del argentino Bernardo Lejderman Konujowska y de la mexicana María Ávalos Castañeda. Ambos muertos en la IV Región, cuando se dirigían a la frontera. En este caso, fueron condenados a 10 años y 1 día de presidio, el brigadier Fernando Polanco Gallardo y los suboficiales Luis Fernández Monje y Héctor Vallejos Birtiola.

El menor - Ernesto Lejderman, hoy ciudadano argentino -, fue entregado por Juan Emilio Cheyre a las monjas de un convento de La Serena, previa conversación con el Obispo de la Diócesis, en esa época Juan Francisco Fresno. Esto por orden del Jefe de Plaza, Ariosto Lapostol.

En su columna dominical,  el rector Carlos Peña liquidó la imagen del ex comandante en Jefe del Ejército (Cheyre), el mismo del "¡Nunca más!" se permitiría que el Ejército se prestase para "aventuras políticas"

Según el abogado Héctor Salazar "Cheyre no tiene ninguna responsabilidad penal" y el propio Juan Miguel Fuente-Alba, Comandante en Jefe del Ejército, efectuó una férrea defensa del actual director del SERVEL, señalando que este "hizo incansables esfuerzos por la reconciliación"

Algo hay en estas dos declaraciones. En la de Cheyre en aquello de las "aventuras políticas" y en esto de los "incansables esfuerzos por la reconciliación"

Primero porque el Pronunciamiento Militar NO fue una "aventura política"; hay demasiada literatura que prueba lo contrario: Acuerdo de la Corte Suprema de Justicia, Acuerdo de la Cámara de Diputados, declaraciones de los líderes de la oposición antimarxista, como Eduardo Frei, etc. Por último la Constitución establece que las FFAA son las garantes, en última instancia de la institucionalidad del país. En consecuencia la afirmación de Cheyre, en su momento, fue liviana al simplificar la realidad. Los hechos están ahí.

De modo que "el 11" no fue el "gustito" de algún uniformado megalómano ni producto de un cuartelazo a la usanza centroamericana.

En cuanto a los "incansables esfuerzos" esa expresión es más bien retórica. Fuente-Alba sostiene que los pasos que el ex comandante dio, hace que "el Ejército esté orgulloso de que hoy día pueda encontrarse en el nivel de relación que tiene con la sociedad"

Esto último es real. Pero los pasos sobre la reconciliación fueron infructuosos. No por responsabilidad de Cheyre, de sus antecesores o de quienes tomaron después el mando militar.

Mejor no hablar de reconciliación. Porque evidentemente es la izquierda marxista la que no olvida, no perdona y persigue. Y los abogados del sector, con la inestimable ayuda del actual Gobierno, activaron cerca de mil quinientas causas contra ex uniformados. Ciertamente, hoy, tenemos un centenar de presos políticos militares pero ningún extremista, terrorista o subversivo, preso.

A este ritmo la justicia tardará un cuarto de siglo en establecer culpas. Aunque no es esto lo medular, sino que el objetivo es mantener vivo el recuerdo, exclusivamente por móviles político-partidistas. De allí la profusión de programas televisivos, libros, estrenos de obras de teatro y actos culturales.

La civilidad de ayer; la ciudadanía de hoy, no vive de estos recuerdos: trabaja. En cambio la izquierda revanchista, dedica todo su esfuerzo a reescribir la historia y presentar verdades a medias o mentiras completas.

Llega el aniversario número cuarenta sin reconciliación ni reencuentro. Probablemente esto ocurrirá solo cuando los protagonistas ya no estén en este mundo. Ellos no pueden desentenderse de las emocionalidades ni de la cuota de irracionalidad que se advierte, ni de los intereses que les asisten o de los réditos que reciben. Las cosas son así.  

DespiertaChile.cl

2 comentarios:

Blogger Jose Cornejo ha dicho...

Llevamos 40 años presos del revanchismo del zurderío carroñero, que sin asco y ante la impotencia de muchos de nosotros no hemos podido hacerla callar.

Vicuña no es más que un zurdoburgués que cobra como capitalista las lucas dadas por Carroñavisión (CHV, que miente de verdad) así como también darselas de "artista con conciencia social" de hechos que el nunca en su vida le tocó vivir. pero el es solo la cara visible. detrás de el existe un ejercito de editores que censuran la "verdad incómoda" en pro de mostrar al gobierno militar como uno de los más sangrientos de la historia, pero no LA VERDAD COMPLETA.

Gracias a Dios tenemos blogs como el suyo, Máximo y HPdA que nos permiten "recordarles" al zurderío carroñero que la historia NO LA VAN A BORRAR NUNCA.

Saludos Ma. Angélica y Siga adelante!

11:37 a. m.  
Blogger María Angélica ha dicho...

Gracias, José, sólo intento mostrar que existe la otra parte que los medios callan...
Saludos!!!!!

12:21 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal