lunes, agosto 26, 2013

EL "ARSENAL" DE PINOCHET.


La ex directora del ISP durante el gobierno de la ayudista, Ingrid Heitmann, quien por supuesto es marxista y estuvo exiliada, justo ahora que se conmemoran los 40 años de la independencia de Chile, y justo ahora que aparece en la prensa la noticia de una matanza utilizando armas químicas en Siria, declaró a un medio extranjero que el 2008 encontró productos químicos en la cantidad suficiente para eliminar a la mitad de la población de Santiago. Y fíjense ustedes que en lugar de dar aviso para que el gobierno, la prensa y los tribunales de justicia se dieran un festín enlodando al dictador, prefirió incinerarlos y ocultar el hecho. ¿Creen que la gente es tonta?: Sí. ¿Y tienen razón en pensar eso?: Sí.

Heitmann asegura que las armas químicas permanecieron en secreto durante 27 años. Seguramente al dictador se le olvidó donde las tenía luego de sufrir demencia subcortical, tal como se le olvidó que guardaba toneladas de lingotes de oro en el HSBC de Hong Kong. En resumen, ni hay oro ni hay armas químicas, pero de que las hubo, las hubo, de eso no cabe duda, ya que quienes lo aseguran son personas de izquierda y ellas no mienten y cuentan con una superioridad moral a toda prueba.

El que no dudó en prestarle ropa a la doctora Heitmann fue por supuesto “Stalin” Mañalich, quien declaró: “Yo tengo una muy buena opinión personal de ella, me tocó conocerla también durante su exilio en Canadá y nos hicimos bastante amigos en realidad. En ese sentido yo no tengo por qué dudar de lo que ella está señalando".  No esperaba nada menos de este individuo.

Supongo que en los próximos días aparecerán testigos asegurando haber conocido al perro violador (caninus degeneradus), a quien el dictador llamaba amorosamente “Fifí”. Otro testigo acusará a Labbestia de haberlo torturado, reconociéndolo por el olor a colonia inglesa que utilizaba. Un antiguo cementerio indio en la cordillera de Nahuelbuta será confundido con los restos de la pandilla de secuaces del Comandante Pepe. Frei hijo enviará por decimoquinta vez un hueso del padre para que lo analicen en el extranjero. Allende será desenterrado y vuelto a enterrar para la galería. El chofer de Neruda descubrirá tres días antes de la elección presidencial, una carta inédita de su ex jefe donde reconoce haber visto a Michael Townley con una jeringa en la mano. No faltará el arrepentido. Y Piñera celebrará el “18” con una empanada en una mano y una caña de vino tinto en la otra, mientras espera ansioso a que se abran las grandes alamedas.

Máximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal