sábado, julio 06, 2013

PACTO NUEVA MAYORÍA: ENGAÑO CON EL LENGÜAJE.


La izquierda concertacionista, en el manejo experto de la psicopolítica, de la agitación y propaganda, han obtenido muy buenos dividendos y en particular, en el empleo del lenguaje. Han ido imponiendo progresivamente y de manera muy hábil, terminología de la que se han adueñado dándoles un uso tergiversado, usufructuando de conceptos como la “Paz”, “Libertad”, “compañero”, “Presos Políticos”, etc.


Se incluye en esa usurpación, hasta personajes históricos, como Lautaro o Manuel Rodríguez. Para esta izquierda “progresista” a la que se incorporó el PC, y que encabeza la Sra. Bachelet, el “terrorista” es un “disidente”; los subversivos de las FARC son “fuerzas beligerantes”; Nicolás Maduro es “el Coordinador Continental Bolivariano”; los secuestros al hijo del Director del diario El Mercurio, al hijo del empresario Manuel Cruzat, al Comandante Carreño, o al Coronel Haeberle, fueron “retenciones prolongadas”, los asesinatos, son “ajusticiamientos” dispuestos por la “Justicia popular”; los asaltos bancarios son “expropiaciones”; los hoyos en el pavimento, en las diferentes calles, en el aeropuerto, y que nunca hicieron bien el trabajo para mejorarlos, se llaman “eventos”; cualquier ilícito es una “reivindicación”; el robo generalizado son “irregularidades ocasionales”;  la reconstrucción de Chile desde sus cenizas, es “dictadura”, los militares que debieron enfrentar el terrorismo para dar paz y tranquilidad a la ciudadanía, son “los asesinos”; el odio y la venganza, es “ni perdón ni olvido”, los “pasamontañas” son “resguardos de identidad”, los delincuentes detenidos por la policía, con “retenciones arbitrarias del Estado”. Para la filosofía comunista que trastoca los valores, los  terroristas marxistas son mártires y quienes combaten los terroristas son criminales. Se promueve un pluralismo que da vía libre al relativismo. La nueva Concertación remozada con los comunistas, en materias de moral nos lleva al relativismo, a la destrucción de valores, deslizamiento inevitable hacia la anarquía, el libertinaje y la decadencia de las costumbres. Este relativismo moral, el no discernir entre el bien y el mal, las campañas antivalóricas, el materialismo y el consumismo, el quiebre de la familia, el desorden público, las movilizaciones de adolescentes, son factores que siguen favoreciendo a un caos que la mayoría silenciosa rechaza.
El marxismo en Chile sacrificó a muchachos y muchachas jóvenes mandándoles a combatir y morir en nombre de supuestas igualdades tergiversando estos conceptos que citamos de libertad, paz y democracia, de justificación de robos como expropiaciones, de asesinatos como ajusticiamientos, de la venganza como verdad, la persecución política como justicia y después de cometidos los crímenes se autodenominaron como presos políticos. 
Fíjense que ahora se le llama “arte”  a los escritos y pinturas que escriben de forma vandálica en la propiedad pública y privada, los autodenominados grafiteros. Si Carabineros aplica la fuerza para evitar destrozos en sus “civilizadas” movilizaciones, en que predominan los encapuchados, ésta es catalogada como “represión fascista injustificada”. Ahora la Concertación nos hizo heredar el “Santiago a mil”, “fiesta cultural” en que traen contratados por cifras siderales de dólares, a compañías extranjeras que traen unos gigantes que sólo son considerados “cultura” en Chile y que a ningún país desarrollado del mundo les interesa. Cuadras y cuadras en que se suspende el tránsito por 3 días, para dar curso a un festival de basuras, desechos, botellas vacías de licor, evacuaciones intestinales y de vejiga al aire libre, en cualquier parte, para ver, oler o pisar. 
Debemos tener mucho cuidado porque están llamando "bien" lo que está "mal", se ha perdido el equilibrio espiritual y están cambiando nuestros valores.
La Sra. Bachelet, previo a su gobierno anterior, llamaba a realizar un “gobierno ciudadano”, que en la práctica no lo fue. En su slogan presidencial actual, llama a combatir la desigualdad y pedir la redistribución de la riqueza. ¿No sería más lógico un llamado a combatir la pobreza, la explotación de los pobres? Ella en su gobierno recompensó a los flojos y con su semántica demagógica los llamó “Planes  Sociales". Es delicado ver a una juventud que disfraza su mugrienta flojera como idealismo, siendo perniciosos gandules que se ufanan en llamarse rebeldes. La Sra. Bachelet debe querer combatir la desigualdad como se hizo en Cuba.
Los candidatos de izquierda unánimemente quieren legalizar el aborto, matando a hijos que aún no han nacido y eso lo encubren con lo que llaman "la libre elección".
Los DD.HH. son sólo para su bando, no para los que tuvieron la obligación y orden de combatirlos y hay nuevo concepto que debe usted conocer y que nosotros queremos hacer saber: los NN.HH., “NEGOCIOS HUMANOS”, Hay un grupo claramente individualizado que comercializan el problema de los DD.HH., usufructuando de la muerte de sus propios caídos. Hay millonarias indemnizaciones con que la Justicia ha hecho ricos a estos defensores de los DD.HH. que en realidad son profitadores de los NN.HH.
No quiero sumar a este rubro el fraude masivo de los Exonerados, porque ese escándalo está recién empezando y las dimensiones que se conocerán a medida que prosperen las investigaciones, son verdaderamente insospechables  y de una gravedad extrema.
Sigamos, no se aplica disciplina a nuestros hijos y a ello se le llama, "desarrollar su autoestima”.
¿Por qué no decir que los inmorales, corruptos, abusadores se llaman “políticos”?
Codiciar los bienes de nuestro vecino hoy se le llama "tener ambición".
Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con   grosería extrema, pornografía, farándula y a ello se le llama "libertad de expresión".
Hemos ridiculizado las tradiciones, los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros antepasados y a esto lo hemos llamado obsoleto, pasado, retrógrado.
En este cuadro desalentador se alzan las voces para realizar una Asamblea Constituyente en que el “pueblo” dirima lo que las mayorías quieren. El General Douglas Mac Arthur, en Nueva York, marzo de 1953, afirmó: “Observo que ahora rige un nuevo concepto, desconocido hasta hoy y peligroso, según el cual los miembros de nuestras FF.AA. deben acatamiento y lealtad a los que ejercen temporalmente la autoridad ejecutiva en el gobierno, más bien que al país y a la Constitución que juraron defender. Nada podría ser más peligroso”. Cuidado con estas democratizaciones. La democracia ha surgido de la idea de que si los hombres son iguales en cualquier aspecto, lo son en todos.  La voluntad de una mayoría transitoria no es por tanto la de todos, lo cual es contradictorio y opuesto a la libertad. A fuerza de conceder derechos a todo el mundo, la democracia es el régimen que mata con mayor seguridad la libertad.
En los medios de comunicación el efecto de la democracia es demoledor ya que la libertad de prensa de un periodista, termina en el escritorio de su editor, hoy día mayoritariamente de izquierda.
Y el país sigue su camino, en una mezcolanza insólita de delincuencia, drogas y asaltos, comercio tolerado de vicios, virtudes y corrupción, manipulación de la justicia con Jueces y Ministros prevaricadores que deben hacer sus sentencias dando satisfacción a las mayoría transitoria del Senado si es que quieren poder acceder a la Corte Suprema. En educación continúa una debacle, las comunidades mapuche siguen siendo utilizadas por conocidos movimientos extremistas, controversias con la Iglesia, divorcio, aborto, eutanasia, homosexualidad, matrimonio entre personas del mismo sexo, promoción de los espectáculos de diversión desmedidos, disfrazados de culturales, con los que se satura al público, signos inequívocos de una sociedad decadente y con una grave crisis de valores.
Todo este cuadro macabro que describo, en medio de una repartija admirable de cuoteo político, con partidos que entraron en liquidación, en venta de retazos, sombríos regateos de candidatos que prometen guardar el viento en una jaula,  ofrecen puentes donde ni siquiera hay ríos y una candidata presidencial que se esconde, que no quiere hablar ni debatir, sólo sonríe y mueve la manito.
Volver a un gobierno concertacionista, es reeditar gobiernos corruptos donde el engaño tiende sus redes, donde la justicia se manipula, donde la verdad se tergiversa y la mentira y la venganza se autorizan.

Eric Villena D.
DespiertaChile.cl

4 comentarios:

Blogger Hugo ha dicho...

Quisiera saber el por qué este Artículo no sale en primera plana de los periódicos?
Saludos

11:57 p. m.  
Anonymous CECILIA OTAROLA MENDEZ ha dicho...

CONCUERDO, ESTO DEBE SER DIFUNDIDO, LA LACRA IZQUIERDISTA A DESTRUIDO PAÍSES Y SOMETIDO A SUS POBLADORES, NO PODEMOS PERMITIR EL RETROCESO DE NUESTRO PAÍS QUE ACTUALMENTE CAMINA HACIA EL DESARROLLO, CON ESTABILIDAD ECONÓMICA Y SOCIAL.

9:45 a. m.  
Blogger María Angélica ha dicho...

Por qué crees, Hugo???... Porque la prensa, en su mayoría, es roja, rojita!!!!

12:00 p. m.  
Blogger María Angélica ha dicho...

Tienes toda la razón, amiguita, esto va de mal en peor... y la gente tonta cae como piño de animalitos que se dejan guiar hacia el abismo...

12:01 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal