jueves, febrero 19, 2015

LO QUE FALTABA EN LA ARAUCANÍA: MAFIA.


Aunque los trabajos más extenuantes que tuvo en sus primeros 11 meses de Gobierno fueron firmar proyectos y reformas, leer discursos y hacer viajes para socializar el socialismo, la Presidenta Michelle Bachelet igual hizo uso de sus vacaciones legales.

Para el descanso dispuso de dos viviendas de veraneo de su propiedad y, además, de las comodidades y atenciones que le ofrece el Palacio de Cerro Castillo. Pensó ir a su casa del balneario ecológico de Tunquén, pero quizás no quiso incomodar con su presencia a su vecina y antigua amiga, la hermana de Carlos Alberto Délano. Optó por instalarse en su residencia a orillas del lago Caburgua, en la Región de La Araucanía.

Allí, cual Nerón presenciando la destrucción de Roma, desde lejos divisó la escalada de incendios que cada noche afectan a sectores rurales de La Araucanía, la Región más convulsionada del país y dominados sus campos por comuneros extremistas.

Durante su ausencia, a cargo de la baticueva quedó Robin, un joven que añora sus jeans y que aún no aprende a abotonarse sus trajes azulinos de tela italiana que le confecciona el mismo modisto que viste a Ricardo Lagos. En su calidad de segundo a bordo, Rodrigo Peña y Lillo, responsable de la seguridad interior del país, planeó su primera actividad como tal, viajando a Punta Arenas y Puerto Natales.
Su avión voló muy por arriba de La Araucanía, Región que en rigor y en virtud de su cargo de ministro del Interior, debió ser la primera en visitar para que, de una vez por todas, alguien intente poner freno a la subversión rural que por años afecta a la zona y que suma atentados, saqueos, secuestro de camioneros, robos de cargamento de trigo, incendios de fundos y maquinarias, muertos, heridos y, más recientemente, el actuar de mafiosos.

Erróneamente, el Gobierno socialista calculó que designando a un Intendente de raíces mapuches iría a aminorar  la violencia, pero resultó todo al revés. Como en ninguna otra zona del país –ni siquiera en la mayor poblada del país, la Metropolitana–, Carabineros tiene permanentemente desplegadas fuerzas de seguridad como ocurre en La Araucanía, pero, así y todo, grupos de comuneros subversivos, instruidos en La Habana y por las FARC colombianas, tienen el control territorial.

La complicidad política oficialista con la violencia es indesmentible. La CONADI anunció que, a partir de ahora, no entregará tierras a las comunidades terroristas, lo que significa que esta oficina del Estado conoce perfectamente cuáles y quiénes son, pero no existe la voluntad de adoptar acciones definitivas, sino se limita a la estéril y consabida amenaza de que “presentaremos una querella contra quienes resulten responsables”, o sea, la nada misma, más todavía si hay pruebas fehacientes de los vínculos solidariamente políticos entre jueces y subversivos.

Las redes de estos comuneros extremistas son conocidas y operan sin restricción alguna. Héctor Llaitul, ex dirigente de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) intentó asesinar a balazos a un fiscal. Cumple condena, pero  ahora, gracias a un beneficio de Gendarmería, goza de libertad diurna toda la semana y, en cosa de horas, consiguió un trabajo…

En tanto, la familia del universitario Matías Catrileo, abatido en una “toma” de un fundo, se negó a recibir la millonaria indemnización con que lo favoreció un fallo de la Corte Suprema, respecto a loa cual el Intendente Francisco Huenchumilla felicitó a sus parientes por el rechazo a la compensación…

Los cómplices del machi Celestino Córdova, el autor no confeso del crimen del matrimonio Luchsinger/MacKay en Vilcún, aún continúan prófugos y no se sabe de indemnizaciones para los funcionarios de Carabineros que han muerto o quedaron incapacitados a causa de acciones de los subversivos.

Lo más vergonzoso es que un conflicto política y territorialmente acotado como éste,  recibe fondos de ONG’s extranjeras y es atizado por innumerables páginas web que lo alientan a extender sus acciones violentas a las Regiones de Los Ríos y Los Lagos, como, de hecho, ya empezó a ocurrir con episodios de conocimiento público.

La última acción de estos terroristas deja en evidencia que sus acciones desbordan, incluso, los límites de su propia ideología, procediendo  como organizaciones simplemente delictuales que, sí o sí, tienen que ser neutralizadas y condenadas. La más reciente “obra” de estos comuneros extremistas fue la extorsión a un propietario de fundo en la comuna de Ercilla: bajo amenaza de armas, lo conminaron a entregar toda su reciente cosecha de trigo a cambio de…¡no quemarle íntegramente la propiedad!

La Araucanía es hoy una tierra sembrada de ataques incendiarios  –17 en dos semanas–, saqueos, robos de animales, crímenes, asaltos y bombazos, y ahora acaba de agregarse la extorsión, al estilo de las más crueles mafias. Sin embargo, el ministro encargado de la seguridad de todo el país, y por ende de La Araucanía, pasa volando por sobre ella, un territorio de sombrío e insospechable destino.

Justo Pastor Suárez.

3 comentarios:

Blogger khispano atlántico ha dicho...

Cuba, los Castro, siempre... el Ché puerco. Tipos santificados por los jesuitas de paco1 el Usurpador Demoledor apostata.

the end CON MERDA SANGRIENTA LETRINOAMERICANA de regalo fin civilizatio.

8:58 a. m.  
Blogger Mª Gloria Naveillán ha dicho...

Excelente análisis!

12:06 p. m.  
Anonymous JOSE DANIEL ha dicho...

La ARAUCANIA EN LA MAS COMPLETA Y TOTAL INDEFNCION...Los compatriotas que han resultado con sus casas, cementeras, bosques, siembras y propiedades en general, no encuentran a quien acudir EN ATENCION A QUE EL GOBIERNO HACE OIDOS SORDOS AL CLAMOR DE AYUDA Y SOCORRO...Además, hay que dejar constancia que a CARABINEROS, EL GOBIERNO, los tiene atado de manos, deben responder a los ataques con fusiles, reólveres, de los guerrileros con balines de goma...Es una situación extrema y sumamente peligrosa la que se vive EN LA ARAUCANIA...¡HASTA CUANDO SEÑORITA PRESIDENTA!

12:51 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal