jueves, enero 08, 2015

"COMPAÑEROS" DE BACHELET LE DAN LA ESPALDA A CHILE.

(…o un país de izquierda traicionado por la izquierda).


La XIII Cumbre de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) culminó con el apoyo al “justo e histórico reclamo del Estado Plurinacional de Bolivia sobre su derecho a una salida al mar con soberanía”.
A los países socialistas del ALBA, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, se les suman las islas de Antigua y Barbuda, Dominica, San Vicente, Las Granadinas y Santa Lucía. La entidad fue una creación política maquillada de comercial de Hugo Chávez, ésta vez con los hermanos Castro.
Ante este apoyo de los compañeros de ruta ideológica de Michelle Bachelet al país que demandó a Chile, el canciller Heraldo Muñoz hizo lo de siempre: “rechazar  –en esta oportunidad— la “intromisión” de dicho organismo en asuntos bilaterales, haciendo ver –con su infinita candidez— su extrañeza por tratarse de “pueblos hermanos”…
Desde que asumió en Relaciones Exteriores en marzo, el hijo ilustre de Estación Central y amigo confidente de la Presidenta, ha llenado su tiempo rechazando e impugnando declaraciones de nuestros vecinos del norte que se percataron rápidamente de la fragilidad de Chile en cuanto a jerarquía y  peso en sus manejos internacionales.
Coincidencia u oportunismo, lo real es que el acuerdo del ALBA de apoyar a Bolivia en su demanda marítima se produjo sólo días después de que el ex Presidente Frei Ruiz-Tagle –lobbista en viaje por el mundo para convencer a otros países de que la razón la tiene Chile–, declarase que “si seguimos así, podemos perder en La Haya….”.
Las RR.EE. de Chile fallaron en el anterior gobierno de Bachelet, en el de Piñera y ahora lo está haciendo en este segundo período de aquélla, pero con el increíble añadido –en el caso del ALBA– que ahora los mismos camaradas de ideología de la Presidente, los mismos socialistas nostálgicos del marxismo, le dieron la espalda no a una cualquiera, sino a una de las más entusiastas defensoras de la solidaridad internacional de la izquierda por sobre los intereses de su propio país.
El canciller chileno hace tres semanas le ofreció la mejor disposición para el diálogo al vicecanciller boliviano y Morales le responde ahora con el contundente apoyo de un organismo que en el ámbito de los Tratados será insignificante y comercialmente la nada, pero políticamente –así como UNASUR— constituye una alianza de trascendencia para el socialismo americano.
Sólo días atrás y tras el cataclismo de las encuestas que la sepultaron, Bachelet viajó por el día a Ecuador a abrazar a Correa y felicitarlo por la moderna sede de UNASUR construida con aportes de todos los países miembros, entre ellos Chile.
En fecha reciente, fue Chile el patrocinante de la campaña para que Venezuela fuese designada miembro alterno del Consejo de Seguridad de la ONU, objetivo que logró. Pese a todas las solicitudes en cuanto a censurar la dictadura impuesta por Nicolás Maduro, con desabastecimiento, destrucción de la economía, expropiaciones, gobernar por decretos y con disidentes presos políticos sin juicio, la Presidenta Bachelet y su séquito extremista se han negado a una mínima denuncia en contra de tanta violación a los derechos humanos. Incluso, al socialista Antonio Viera-Gallo se le negó la posibilidad de visitar al prisionero opositor Leopoldo López…
Nicaragua es uno de los sitios de entrenamiento guerrillero a los subversivos mapuches de La Araucanía que se autodefinen “comuneros”, pero el Gobierno, consciente de ello, rehúsa imponer allí su autoridad para evitar conflictos bilaterales con los patrocinadores de la violencia en la zona, como ese país y Cuba.
Y, por último, en cuanto a Cuba, no hay chileno que haya olvidado la imagen de la Presidenta cuando en una gira a La Habana en su anterior período abandonó corriendo una ceremonia para ir a un encuentro secreto con Fidel. Más recientemente, en vez de estar molesta con los Castro por su apoyo a Bolivia, la Presidenta instó a EE.UU. a poner término a la brevedad al bloqueo económico de la isla.
Ateniéndose a uno de los acuerdos del ALBA, y quizás el único trascendental, queda a las claras que a Bachelet le quitaron el piso sus camaradas, pese a la complacencia de ella hacia ellos. Una diplomacia seria, de la cual carece Chile, debería de inmediato haber llamado a informar a todos los embajadores de los países mencionados, al menos como una reacción digna.
A este clan de dictadorcillos que han hecho tabla rasa de la institucionalidad en su países, les parece que nuestra Mandataria está dando muestras de que será incapaz de izquierdizar a Chile en el plazo breve que se había impuesto.
La frialdad del socialismo internacional para aplicar la “ley del hielo” tiene innumerables ejemplos, de tal modo que no puede extrañar que sus compañeros latinoamericanos de ideología, a los que ella ama, le hayan dado vuelta la espalda en forma tan grosera. Las cuentas que se sacaron al interior del ALBA son simples: la camarada será muy de izquierda, pero el país se rehúsa a serlo y tiene que pagar el precio.
Y ese precio es el apoyo a Bolivia en perjuicio de Chile.
Raúl Pizarro R.

1 comentarios:

Blogger Jose Cornejo ha dicho...

Bachelet quizás correrá el mismo destino que el borracho inepto cuando vea que todo los esfuerzos por terminar su obra se iran al tacho de la basura.

ALBA como dice Pizarro, al igual que UNASUR y todos esos "clubes de pobla" a los cuales Chile le gusta asistir y en donde el marxismo en la medida de lo posible ya se instaló para quedarse, (a menos que sean expulsados "por la fuerza", como reza nuestro escudo) fue un invento de Chavez para aglutinar la resurrección del sueño de Bolivar, el cual debe estar retorciendose en su tumba cada vez que su apellido es usado para bautizar cada estupidez propia del zurderío latinoamericano.

Esta es la cuna de serpientes, alimañas y rastreros personajes que son capaces de traicionar a quien sea con tal de imponer sus ideas... Chile pagó el precio. pero barata no la van a sacar. Bolivia quiere una salida al mar que nunca fue suya, ni histórica, geográfica ni judicialmente. quieren ganar por secretaría, lo que perdieron tan mariconamente en la cancha, al arrancar como ratas y dejar a Perú combatiendo solo en la Guerra del Pacífico.

9:32 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal