martes, diciembre 09, 2014

JAIME GAJARDO: GUARDIÁN DEL ESTATUTO DOCENTE.


Deben existir muy pocos“hombres públicos” tan chantas como el presidente comunista de los profesores que no saben las materias, don Jaime Gajardo. Tiene hasta la cara de viejo pillo, no necesariamente pillo al estilo truhan como Piñera y Girardi, por ejemplo; más bien se parece a ese gasfiter al que llamamos para arreglar una llave de agua, y luego de darle dos golpecitos, la deja peor y cobra 50 lucas por la gracia. Un pillo a la chilena.

El viejo chico tiene como misión en la vida defender a los profesores asociados al sindicato que no son capaces de ensenarle a niños pobres, por no saber las materias ni tener el suficiente capital cultural para pararse en el salón de clases y domesticar a la prole. Para eso cobra 2.8 millones mensuales, mas viáticos, estipendios y minucias de difícil justificación. Una fortuna.

La idea de este sindicato, auto bautizado como “colegio de profesores” es la misma de cualquier organización de este tipo, buscar la forma de ganar lo más posible trabajando lo menos posible, y para ello utilizan la extorsión y los privilegios del estatuto docente creado por el ex ministro de educación, Ricardo Lagos, como pago a los servicios prestados por los profesores durante la campaña de SI y el NO y las elecciones siguientes. Todo hombre tiene su precio. ¿Entrega “bienes públicos” el sindicato de profesores?, ¿o se sirve de ellos?.

La educación chilena no pertenece al “modelo heredado de la dictadura”, sino al de la Concertación y la Nueva Derecha. El ya mencionado estatuto docente; los estratosféricos aumentos de presupuesto; la jornada escolar completa; el copago; la no repitencia en enseñanza básica; el cambio de la PAA por la PSU; los contenidos mínimos; el CAE; el corrupto sistema de acreditación y la ultra politización de las aulas gracias a hordas de profesores semi analfabetos y sobre ideologizados egresados del pedagógico, la Silva Henríquez, la Locademia de Humanismo Cristiano, la Arcis, la Central, la Alberto Hurtado y otras fábricas de “seudo-intelectuales-de-izquierda-construidores-de paraísos”, son todas creaciones de la izquierda y sus acólitos; y el Gajardo se encarga de perpetuarlas mientras idea la forma para empeorarlas. Y mientras tanto, pide más y más plata.

Máximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal