lunes, abril 10, 2017

LA "CAÑA" DE GIORGIO JACKSON.


GIORGIO NOS confiesa que su organismo reacciona de forma inadecuada cuando ingiere alcohol y drogas de manera simultánea. Gracias Giorgio por la información. En adelante procuraremos evitarte el suministro paralelo de dichas sustancias.
Giorgio y su amigo Gabriel tienen su propia candidata a la Presidencia -la Bea- que hace lo que ellos le indican, tal como le notificó el mismo Gabriel por la prensa. Es que ella “tiene una opinión sin dobles tintas”, nos explica Giorgio, como si esa fuese la competencia fundamental para comandar La Moneda.
La Bea también nos ha hecho saber la razón por la cual ella debe ser elegida. Nos dijo: “cuánto vamos a soportar que sean siempre las mismas caras”, apelando al manoseado y sobrevalorado argumento del recambio. Me disculpan, pero la experiencia también importa, especialmente cuando se trata de política.
Todo indica que para Giorgio esto de terminar mezclando drogas y alcohol es algo que está en el horizonte de cualquiera, así que en un momento de generosidad invaluable, nos obsequió su propia y patentada fórmula para enfrentar la temida “caña”: “Tomar mucha agua en la noche… un paracetamol o dos… sal de fruta”. Gracias Giorgio.
Camila tiene buena onda con Giorgio y Gabriel, pero ella milita en el partido de la hoz y el martillo y ahí no están para payasadas ni para candidatos al voleo. Camila se aburrió de liderar los ranking de políticos con mayor rechazo. Probó varias fórmulas para superar su estigma de escasa simpatía: entrevistas humanas, fotos sonriendo y el infalible argumento del ataque machista. Como nada funcionó, no le quedó otra opción que recurrir al populismo simplista y lo hizo de la mano de un proyecto de ley tan simple como embriagador: disminuir las horas laborales.
Bien Camila. Trabajemos menos y ganemos lo mismo. O mejor: ganemos más, trabajando menos. O no trabajemos y punto. Y que nos suban las pensiones y jubilemos más jóvenes. Y que nos den todo gratis y con calidad. Hasta escuché a algún brillante decir que con este proyecto vamos a solucionar el problema de la baja productividad del chileno. Era que no.
El problema, Camila, es que no pocos chilenos tienen dos, tres o más pegas al mismo tiempo para tratar de juntar un sueldo decente. No gozan de la fortuna parlamentaria de fijarse su propia y suculenta dieta, viajar gratis y tener garantizado un mes de vacaciones. Para ellos tus límites horarios sólo son sinónimo de menos oportunidades.
Mientras tanto, Giorgio “trata de evitar” la mezcla de alcohol y drogas. De sus palabras se desprende que no siempre logra escapar de este flagelo. Ojalá no te ocurra mientras legislas. Porque añade que, en esos casos, hasta sufre de “desaparición de recuerdos”.
Capaz que esa alternativa no sea mala: recurrir al combinado, un par de paracetamol, sal de fruta y esperar a que se nos olvide tanta candidatura y proyecto populista dando vuelta por ahí.
El Contribuyente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal