jueves, noviembre 03, 2016

LAS LAGUNAS DE RICARDO LAGOS.



Sin duda alguna Ricardo Lagos es una opción atractiva para una buena parte de la centroizquierda, frente a un gobierno que lo ha hecho tan mal y ha desprestigiado al sector. Por el mismo expediente, es curiosamente una opción muy atractiva para otra buena parte de la derecha, que ve la posibilidad de un gobierno de izquierda más republicano y más moderno. Pero el tema tiene sus bemoles.
En mi opinión es muy difícil que llegue a la papeleta. Y si llega, lo probable es que sea otro Lagos del que conocimos en su gobierno. Algo parecido a lo que pasó con Bachelet.
El desafío de Lagos es ser capaz de reconfigurar a la Nueva Mayoría y lograr su proyección. Por ahí parte la cuadratura del círculo. La Nueva Mayoría está abiertamente en la desarmaduría política, rogando que termine el gobierno sin más errores. La NM pasará a la historia como otra mala construcción de Bachelet, y la experiencia de uno de los peores gobiernos de la historia. Es muy difícil que alguna vez se pongan de acuerdo partidos como la DC con el PC, y qué hablar con el MAS y la IC. Simplemente no les cuadran los valores morales, sin descalificar unos ni otros.Pero, además, hoy existe una izquierda más extrema a la que participa de la Nueva Mayoría que se debe considerar. Eso lo vemos con claridad en los movimientos estudiantiles y la violencia en las calles. Toda esta izquierda, incluida aquella que está dentro de la Nueva Mayoría, se opone dura y abiertamente a Lagos. Consideran que es un candidato de la derecha, y tienen mucha razón; lo es de una gran parte de esta, desesperada por no haber sido capaces de capitalizar la caída de la Nueva Mayoría.
Pero Lagos tiene otros problemas. El pasado está ahí listo para salir como un fantasma de la mano de sus adversarios, en este caso de la propia izquierda. Veamos algunos de los temas que tiene en su portafolio. Lo primero que se le imputará será la Constitución del 2005 que lleva su firma, la que él mismo declaró plenamente democrática. Por cierto saldrá al ruedo el Transantiago, el ejemplo simbólico de las malas políticas públicas, el testimonio del voluntarismo de la ingeniería social. Lo mismo ocurre con EFE en múltiples aristas. Lagos aseveró que la empresa tendría cifras azules para el 2006; ni hablar de las estaciones fantasmas en el sur. Y para qué hablamos de la corrupción, que más o menos se data como inicio desde su período. El caso emblemático fueron los sobresueldos y el MOP-Gate. No es trivial que Jorge Schaulsohn, fundador de la Concertación, llegara a hablar de una ideología de la corrupción.
Le pesan en su historia el CAE, bandera principal de lucha de la izquierda en el tema estudiantil. También está el tema del uso de platas de los programas de empleo en la política. La jornada estudiantil completa que estuvo pésimamente implementada y ha sido muy criticada hasta hoy. Hasta podrían salir a la luz temas de Tribasa, que se han ocultado con gran habilidad. Sus frases características como la pecata minuta, el jarrón de la Corfo, y las hojarascas saldrán a la palestra. También podría salir las irregularidades del Sence, y su director que terminó en la Uniacc enredado con las becas Valech o la escuela conductor siglo 21. Quizás hasta aparezcan las “casas chubi” o el caso coimas. Mucho se hablará de los problemas en Chiledeportes, del puente Loncomilla, del escándalo de las indemnizaciones de Enap, del contrato de Codelco con China, de la publicidad ilegal del Auge. Hasta Bachelet cerró los programas de Lagos “Comuna Segura”, por inoperantes y caros.
Ricardo Lagos, amado por los empresarios según Somerville, ofreció un país desarrollado al 2015, usando el modelo neoliberal. Ese “pecado capital” jamás será perdonado por la izquierda dura. Tampoco el que muy tempranamente haya criticado al actual gobierno. En Icare, dijo que no se había hecho nada en infraestructura retando así a Bachelet. Por cierto tenía razón, pero lo hizo de manera pública, buscando la comparación con su propia gestión. Después de, fue a la Moneda, apoyando a Burgos, cuando la Presidenta estaba de viaje. Finamente habló hace poco de la peor crisis política desde el 73 y que no tenía claro que resistiera otro año y medio más.
La edad es el único problema que no lo es. De hecho Lagos es de los pocos que habla y entiende del futuro. Los jóvenes como Boric, Jackson, Vallejos, Cariola, sólo hablan de añejas ideas del pasado. En suma, tiene demasiados frentes abiertos para la izquierda que pertenece a la Nueva Mayoría a la que él quiere proyectar. Por ello es muy difícil que llegue a la papeleta, entre otras cosas, por haber irrumpido al ruedo antes de tiempo, y porque el ego siempre lo traicionará en ese camino, que será muy duro.

Sergio Melnick.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal