domingo, septiembre 04, 2016

EL GUATAZO DE RICARDO LAGOS.



AMANECIÓ CON ganas de ser presidente. Ayer, Lagos sorprendió a todos y declaró estar disponible para ser candidato. Se trata de una jugada obligada y arriesgada. Si bien él había coqueteado con la idea, siempre dijo que la decisión la tomaría a comienzos del próximo año. ¿Por qué el apuro? Bueno, porque las cosas no van bien para él. Especialmente en las encuestas, donde sale muy por debajo de Piñera. Primero lo ratificó la medición del CEP y ayer también Adimark, donde aparece con un 5% de las preferencias, versus un 18% de su contendor. Además, cerca de la mitad de la gente ya cree que Piñera será elegido presidente.
O sea, si la elección fuera hoy, Piñera le gana por lejos. En ese sentido, para el virtual candidato de la derecha, es una buena noticia que Lagos entre en la cancha. Si bien queda mucho camino por recorrer, siempre es mejor partir con una diferencia clara. También hay otro dato interesante que arrojan las encuestas: Piñera le da más confianza a la gente que Lagos, algo vital en los tiempos que corren. O sea, hoy lo de Lagos es un verdadero guatazo.
Pero nada de esto significa considerar su irrupción como algo menor para Piñera. Primero, porque tendrá que evaluar si adelanta también su candidatura. No es ideal partir tan temprano -hay que evitar el desgaste-, pero tampoco puede dejar corriendo solo a su contendor. No es una decisión que tiene que tomar ahora. Hay que esperar cómo prende y qué tan bien recibida es.
Si la cosa anda para Lagos, se le achica la cancha a Piñera. Le quita espacios de crecimiento hacia el centro. Por lo pronto, su figura impide la fuga de la Democracia Cristiana. Aunque éstos lleven un candidato propio -ninguno competitivo-, es evidente que se sienten cómodos con la figura del expresidente. Ahora, el problema de Lagos, son los sectores más de izquierda que le van a dar muy duro.
De cualquier forma, esto obliga a Piñera a reinventarse. La idea fuerza de que él representa el regreso al orden, al crecimiento, a recuperar el rumbo, se desdibuja, porque Lagos también significa aquello, incluso para la centroderecha. En suma, apostar a la gestión ya no es un suficiente. Tiene que buscar otras formas de diferenciarse. La primera y más obvia es ideológica. Debe convencer que los desafíos que enfrenta Chile, se resuelven mejor con los principios de la derecha. Que el problema de este gobierno no es de gestión -como dicen Lagos y Piñera-, sino de que sus ideas son malas.
Pero todavía falta. El candidato que pretenda entusiasmar y ganar, no puede quedarse en el debate entre la elite de izquierda o derecha. Hay que entrar en los problemas que preocupan a la gente, como la delincuencia, las pensiones, la salud, el empleo y la educación. Hace tiempo que las encuestas dicen aquello y la clase política sigue hablando de la Constitución y Codelco. Es fundamental cambiar el eje de la discusión.
Se puso entretenida la cosa. La competencia Lagos/Piñera puede volver a entusiasmar a la gente, aburrida al extremo con Bachelet y su gobierno, que ayer marcó un nuevo récord, con sólo un 13% de aprobación.
Andrés Benítez.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal