martes, diciembre 15, 2015

@marcoporchile MEO: EL PEOR DE TODOS.


Se fue Chahuán y llego Abbott. El nuevo Fiscal Nacional le quitó el caso SQM al orate de Gajardo y se lo entregó a un fiscal de Valparaíso, marido de una de las mascotas del payaso ególatra. Todo esto es una especie de multi enroque. Acto seguido, apareció el parásito de MEO, quien estuvo más de dos meses desaparecido esperando, al parecer, esta movida estratégica. ¿Todo fríamente calculado?: Supongo que sí.

El parásito de MEO llegó a la fiscalía bien temprano, como si hubiese madrugado para ir al trabajo, tal como lo hace su mujer, la que lo mantiene. Llegó con su terno azul, como siempre. Sonriendo por sonreír, como siempre. Pontificando, como siempre. Con su eterna postura de cínico, como siempre. Y vendió la pomada china, como siempre. No sé si refirió a su padre, el original, el que según él era re buena gente, pensaba en los pobre y no mataba una mosca. Pura imaginación.

MEO es casi el mismo de siempre. Antes de pelo negro, emulando a una joven promesa de la política nacional que cambiaría el país para siempre. Desde hace unos meses apareció canoso, tipo estadista, hombre de experiencia, sabiduría infinita. Pura imagen. En lo demás, es el mismo de siempre, un vividor.

MEO dice, como todos en Chile, que no sabía nada, que jamás ha recibido un peso mal habido. Que jamás le pasó el platillo al “yerno del dictador”, al mismo tiempo que se las daba del pobre huérfano.

Supongo que (según él) no conoce a Wagner, y si lo conoce, no sabía lo que hacía. Wagner, al igual que el resto de los paniaguados de los políticos, esos que con tal de ganarse unos pesos, coquetear con el poder, escalar socialmente y trepar en la vida sin detenerse, hacía lo que había que hacer, pero a espaldas de MEO. ¡JA!.


El que se lo cree es huevón. 

Máximo.
@BLOGDEMAXIMO

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal