viernes, agosto 28, 2015

LA ARAUCANÍA: BIENVENIDOS A LA REALIDAD.


WISHFUL THINKING.


Jorge Burgos reconoce, obligado por las circunstancias, el fracaso del Estado en La Araucanía. Se refiere por supuesto, a los atentados terroristas en que según dicen las malas lenguas que no por malas están equivocadas, participan jóvenes idealistas relacionados o influenciados activa o ideológicamente por el PC, las FARC, la ETA y por supuesto la infaltable Compañía de Jesús.

Burgos está equivocado, el Estado no ha fracasado porque jamás ha intervenido con la intención de terminar este asunto. El Estado ha sido al menos “cómplice pasivo” y por momentos activo en la mal llamada “causa mapuche”. Recordemos que los indígenas están siendo utilizados en toda Latinoamérica por el marxismo con la finalidad de promover su revolución. Ya casi no quedan proletarios en este país, gracias al “modelo heredado de la dictadura”, los indígenas son los últimos pobres de solemnidad y por lo tanto sus cerebros son campo fértil para vaciar los panfletos ideológicos preparados por “intelectuales de izquierda”. Nuestro ministro de centro al servicio del gobierno marxista que añora la ex RDA, es también un cómplice de esto.

Por su parte, el flamante nuevo Intendente de la Región de La Araucanía, don  Andrés Jouannet, declaró: "Quiero descartar que en esta región haya terrorismo". Esto implica que somos el único lugar del mundo donde a pesar de estar actuando grupos terroristas, no hay terrorismo; algo que ya nos anunció Nuestra Señora de los Milagros a propósito del bombazo en el Metro de Santiago, al declarar algo así como que si bien el bombazo fue un acto terrorista, no hay terrorismo. En fin…

Burgos y Aleuy, los lugartenientes de la Claudia, impidieron el paso de los trece camiones al centro de Santiago. Dicen que existe un decreto, que no se posible, que como se les ocurre, que ahora sí que es tiempo de conversar, que pueden armar un taco, y más encima los culpan del atochamiento en la carretera que fue provocado por no dejarlos pasar, porque si pasan no hay atochamiento. Un circo.

La Alameda ya es parte del inventario de los indios comunistas, estudiantes comunistas, de la “diversidad sexual” comunista, profesores comunistas, empleados públicos comunistas, seudo ambientalistas comunistas y un largo etcétera de comunistas. Estos rojelios hacen y deshacen matiné, vermouth y desde que llegó el Intendente Orrego, también en función nocturna. Estos gallos no molestan en nada, no causan tacos, no rompen propiedad pública y privada ni les pegan a los pacos. Por eso los dejan “manifestarse pacíficamente”, no como a estos camioneros fascistas neoliberales que alegan por actos terroristas en un país sin terrorismo.


Como diría la Claudia, es puro Wishful thinking.



Máximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal