jueves, abril 09, 2015

SIEMBRA VIENTOS Y COSECHARÁS TEMPESTADES.


Profundo impacto y rechazo provocó el cobarde asesinato del cabo segundo de carabineros, Alejandro Rodrigo Gálvez Gálvez (30) asesinado el 27 de marzo pasado por ocasión del mal llamado “día del joven combatiente”.
Todos los organismos del Estado manifestaron –como de costumbre- su rechazo, y el Gobierno interpuso una querella contra quien resulte culpable del atentado.
¿Son auténticas esas manifestaciones de rechazo?
No nos parece, pues en los mismos días en que caía el joven cabo Rodrigo Gálvez, la prensa daba a conocer un folleto publicado por el Instituto de Derechos Humanos (INDH), dirigido a niños de colegio de séptimo básico a cuarto medio, en donde se representa a los carabineros, como cocodrilos (en la 1ª edición) y como osos (en la última edición).
El referido dibujo ilustra el siguiente texto: “Las detenciones en las marchas han sido un elemento de represión que ha utilizado Carabineros para evitar la reunión libre de personas que luchan por sus derechos”.
Es decir, de acuerdo a este organismo del Estado, los carabineros no pasarían de una organización represiva destinada a evitar la libre manifestación de los ciudadanos. Tal afirmación es completamente subversiva de la mantención del orden público que le corresponde a Carabineros.
¿Qué se puede esperar de una literatura de este tipo entregada a niños sin suficiente criterio de juicio? Obviamente el indisponerlos contra las fuerzas del orden y producir una antipatía contra sus integrantes. Lo cual, no puede sino disminuir la sanción moral frente a los asesinatos de los miembros de esa institución. Y, a la larga, incentivar los atentados contra sus miembros.
Es precisamente por esta razón que Carabineros ha declarado que estudia presentar una querella judicial contra el referido folleto del INDH. A través de un comunicado, la institución calificó de poco objetivo el informe, lamentando que se intente “adoctrinar a jóvenes que están en pleno período de formación”.
La Directora del INDH, Lorena Fries, en vez de intentar explicar su polémico folleto, insistió en su particular visualización de la acción de Carabineros, asegurando además que ella se preocupaba de los derechos humanos y amenazando que el INDH  “se encuentra preparando un estudio relativo a aspectos tales como [las] extenuantes jornadas de trabajo [de los Carabineros], factores de discriminación entre tropa y oficialidad, medidas de entrenamiento o disciplinarias que pudieran estar reñidas con estándares de derechos humanos”. Es decir, no contenta con desacreditarlos, pretende desarticularlos en sus propios criterios de formación y disciplina.
Todo choca en esta polémica. Sin embargo, hay dos cosas que llaman más la atención. Por una parte la inaudita parcialidad del llamado INDH delante de la abnegada y muchas veces heroica acción de Carabineros, que con bajos sueldos asumen por ideal una de las más arriesgadas tareas públicas. Para ellos, sólo hay estereotipos y caricaturas degradantes.
Por otra parte, el pesado silencio de los otros miembros del mismo INDH que supuestamente no representan el sentir de la Sra. Fries y que poco o nada han dicho al respecto del Manual en cuestión ni respecto a las declaraciones de su presidenta. Con buen criterio el ex Director de Carabineros, Gral. Cordero Rusque ha hecho ver que le corresponde al Ministerio del Interior tomar cuenta de esta denuncia: “Sería bueno que la Sra. Fries se diera cuenta que no se puede dirigir un órgano del Estado con la ideologización, los criterios y la irresponsabilidad jurídica de una ONG y que el Ministerio del Interior se hiciera cargo de la estrafalaria acusación que el INDH está haciendo a la conducción política del País”, afirmó en carta a la prensa.
Sin embargo, hasta ahora, y a pesar de las majaderas críticas del INDH, los chilenos no se dejan engañar, y la institución de Carabineros mantiene un índice de credibilidad y confianza pública, que ya lo querría el Gobierno o los Partidos Políticos.

© Credo Chile.cl
[1] De acuerdo a la encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) realizada en el mes de enero pasado por la encuesta “Barómetro de la Política Chilena” el 56% de la población encuestada  sostuvo que Carabineros continúa siendo la institución en la que más confían. Por su parte, otro sondeo de opinión del año 2013 de la empresa Asia Marketing sobre el “Índice de confianza pública en jóvenes”, posicionó  a Carabineros en el segundo lugar de credibilidad con un 73% de las preferencias.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal