lunes, abril 20, 2015

CONFLICTO EN LA ARAUCANÍA.


La displicencia gubernamental ha llevado a que los afectados tengan que empezar a defenderse.

Ahora que la CAM, a través de la ORT Nagche, se adjudicó el último ataque incendiario en Los Sauces, el actual gobierno ni su intendente pueden seguir negando que esta violencia es y debe ser llamada por su nombre: terrorismo. Creo que ya es momento de definiciones claras y categóricas: o se está del lado de las víctimas y a favor de la paz en la región o, por el contrario, se está de parte de los grupos radicalizados que ya llevan largos años causando estragos y perjuicios, atemorizando a la población y delinquiendo impunemente.
Se llegó a un límite en el cual este gobierno tiene la obligación ética de responderle a la ciudadanía si está con unos o está con los otros, ya que sus constantes ambigüedades y su insólita pasividad le están ocasionando un gravísimo daño a La Araucanía.
Lamentablemente, las consecuencias de esta displicencia gubernamental se pueden corroborar con un detalle que los últimos atentados y tomas ilegales de terrenos han hecho visible: frente a la impunidad con que los grupos radicalizados actúan en los campos de La Araucanía, a los afectados, todos aquellos que ven el fruto de su trabajo y de su esfuerzo quemado en minutos o que son agredidos y amenazados permanentemente, no les ha quedado otra alternativa que empezar a defenderse.
Esto último es la inequívoca señal de que las autoridades y la justicia brillan por su ausencia en las zonas de conflicto. Lo peor de todo es que mientras el gobierno siga dilatando lo inevitable (ponerse los pantalones de una buena vez y frenar a los violentistas), las víctimas tendrán que continuar defendiéndose solas, lo cual puede terminar transformando a La Araucanía en un campo de batalla que, eventualmente, podría llevar las cosas a un muy complejo y doloroso punto de no retorno.
Por lo tanto, y aquí no cabe otra alternativa, es momento de exigirle a las autoridades que restablezcan el Estado de Derecho; de lo contrario, la tan anhelada paz en la región se verá cada día más lejana e inalcanzable.

Alejandro Martini, Movimiento Paz en la Araucanía.
ellibero.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal