miércoles, marzo 04, 2015

POLÍTICA Y DINERO: REGULANDO EL ROBO.


La Claudia anunció que va a regular la relación entre política y dinero. JA. Como si política y dinero no fueran la misma cosa, más aun en un país bananero en estado de semi barbarie como el nuestro. La última regulación fue a propósito del lio de los sobresueldos no tributables, en que Longueira se vistió de Capitán América y salvó de la deshonra al Capitán Planeta de la época, Ricardo I “el amado por los empresarios”.

En aquella ocasión la izquierda y la derecha demostraron una vez más que unidas jamás serán vencidas. Crearon la alta dirección pública, con nombre rimbombante y efectividad cero, sin embargo hoy los altos cargos de designan a dedo, como siempre; entre parientes y amigotes, como siempre. Los sobresueldos (o sobres con sueldos) fueron reemplazados por sueldos. Y siguieron robando.

La relación entre política y dinero está regulada desde tiempos inmemoriales. Este ministerio para la DC; este otro para el PPD; la intendencia de aquí para la señora del ministro aquel y la embajada aquella para el hijo del fiel senador que votó por el proyecto estrella del gobierno.

Luksic apoya a los socialistas y Penta a los UDI. Sabemos que Angelini apoya a la DC, Chávez y ahora Maduro al PC y a Navarro, y a MEO lo regenta Max Marambio, comunista multimillonario. Y así con todos.

Los políticos se regulan a sí mismos, así es que ya se podrán imaginar cómo se auto regulan estos seres nobles y desinteresados que se entregan en cuerpo y alma al servicio público a cambio de cuatro chauchas “que no alcanzan”. Se aumentan sus propios sueldos y aumentan sus propios cupos. Crean ministerios, superintendencias y leseras de todo tipo para acoger a su parentela. Se atienden en clínicas privadas y envían a sus hijos a colegios particulares, los mismos que le niegan al perraje que vota por ellos de puro ignorantes y codiciosos que son.

La regulación posiblemente consistirá en entregar más dinero de los contribuyentes, a cambio de que no sigan robando y coimenado, pero los honorables seguirán en las mismas, robaran y coimearan hasta el último suspiro del último día de sus corruptas vidas.

¡Imagínense quienes nos gobiernan!. Hay que pagarles para que no roben… Y roban igual.

Máximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal