lunes, marzo 02, 2015

IZQUIERDA HOY Y SIEMPRE: SIN DOBLE ESTÁNDAR NO HAY FÁBULA.


La izquierda, en Chile y en el mundo, es la reina indiscutida del doble estándar. Y no lo dicen los militantes de la derecha, sino la historia, al menos aquella parte que relata la realidad pura y dura y, por tanto, no susceptible de interpretaciones.

Hay una diferencia sustancial entre el empate y el doble estándar. En un partido de futbol se empata cuando ambos equipos obtienen el mismo resultado. En el mismo partido una de las partes incurre en doble estándar cuando reclama al árbitro por una falta del adversario y, luego, pretende pasar piola cuando un miembro de su equipo es sorprendido en igual falta.
La izquierda, en Chile y en el mundo, es la reina indiscutida del doble estándar. Y no lo dicen los militantes de la derecha, sino la historia, al menos aquella parte que relata la realidad pura y dura y, por tanto, no susceptible de interpretaciones.
Dictaduras y dictaduras. El más evidente doble estándar es el que ha usado la izquierda para evaluar la democracia. Una semana después que su gobierno sellara el fin del binominal y los ministros se abalanzaran sobre las cámaras emocionados para celebrar esta nueva epopeya de la democracia, la Presidenta Bachelet compartía amigablemente en la Cumbre CELAC con Raul Castro, máximo líder de la dictadura más extensa del planeta, y con Nicolás Maduro, quien mantiene desde hace un año a 40 líderes de la oposición detenidos sin juicio y cuyo gobierno expulsa por secretaría a los parlamentarios que entorpezcan sus objetivos políticos.
Para el PC y buena parte de la izquierda chilena, en Cuba lo que hay es “otra forma” de democracia; el autoritarismo aplastante en Venezuela es el triunfo de la revolución y la escasez el resultado de la especulación de los empresarios. Y mientras entre 1973 y 1990 llamaron a la comunidad internacional a intervenir para el retorno a la democracia en Chile y para denunciar crimen y tortura, hoy acusan de intromisión en asuntos internos a quienes se atreven a desafiar a Maduro y Castro para exigirle lo mismo que ellos exigieron entonces para nuestro país.
Libertad y derechos humanos para algunos. El doble discurso ha sido constante por décadas. Libertad para los presos políticos en dictaduras de derecha, prisión para los opositores en dictaduras de izquierda. Libertad para marchar, funar y denunciar al enemigo en los medios de comunicación y un Muro para encerrar durante 40 años a millones de seres humanos en la RDA.
Y la cicatriz más dolorosa que ha dejado el doble estándar de la izquierda para millones de personas que amamos la vida: derechos humanos para todos, salvo para quien comienza a gestarse, tal y como comenzamos todos. Derechos, dignidad y vida para unos, aborto para quien no puede aún levantar su voz.
No es terrorismo, es derecho a rebelión. Los principios para calificar la violencia y el crimen no son la paz social, la vida y las instituciones. La izquierda define el terrorismo dependiendo de quiénes son los titulares, quiénes las víctimas y en nombre de qué causa se detona una bomba, se derriba un avión o se quema vivos a dos ancianos. Si son actos perpetrados en nombre de las reivindicaciones mapuches, el capitalismo salvaje o Pinochet, entonces no es terrorismo sino política de rebelión y se justifican sin importar cuántas vidas cobren ni cuánto daño hagan, ni mucho menos si transgreden la ley.
Hace algunos meses el diputado PS Marcelo Schilling señaló que “no existe terrorismo que no sea de Estado”. Es la tesis que sostiene la izquierda internacional: una bomba es un delito común o el ejercicio del derecho a rebelión, el mismo que han invocado recientemente en Chile Guillermo Tellier y Rolando Jiménez, afanados en convertirse en héroes confesando su participación en el atentado a Pinochet y a sus escoltas en 1986.
Lo inexplicable, salvo por el talento para jugársela por el doble estándar, es que Schilling fue un destacado agente de La Oficina, organismo creado prácticamente al margen de la ley durante el mandato de Patricio Aylwin, para perseguir y desactivar a las células terroristas que aún existían en el Chile post 90.
Movilización social en la oposición, sedición en el oficialismo. La interpretación de las movilizaciones sociales depende de si se está en la oposición o en el oficialismo. Si la marcha es para pegarle a un gobierno de centro derecha o a cualquier obra que simbolice el capitalismo -desde Hidroaysén hasta el mall de Castro-, entonces “todos a la calle” a refrendar el derecho a pataleo o a lo que ellos llaman a la “protesta social”.
Si en cambio los que marchan son padres y sostenedores en rechazo a la reforma educacional del Gobierno de Bachelet o los argentinos contra la sospechosa muerte de un fiscal y la impunidad que parece amparar la Casa Rosada, se trata de actos “sediciosos” (palabra reiterada hasta la saciedad por la UP, prima hermana de “reaccionario”).
Lucro acá, emprendimiento allá. La lucha de clases, la caricatura de ricos malos contra pobres buenos, que ha ido adquiriendo nuevas expresiones con las décadas (feminismo, indigenismo, ecologismo extremo), es el oxígeno del discurso socialista. Si usted es un empresario que heredó o creó negocios lucrativos, da igual que sea en una industria perfectamente regulada, pague bien a sus trabajadores y tenga todos sus impuestos al día: siempre estará del lado oscuro. Pero si el hijo de una Presidenta socialista fruto de su talento especulador y de la información privilegiada con que contaba se enriquece, entonces todo es perfectamente legal.
La izquierda vive encerrada en su propia fábula. Su discurso es para muchos cautivador, porque remece las emociones, miedos y rabias de millones de seres humanos tras generaciones de frustración. Mantener la fábula tiene un precio y la izquierda lo paga cuando accede al poder, no enfrentando sus limitaciones, sino interpretando la realidad simplemente a su antojo.

Isabel Plá, Avanza Chile.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal