viernes, febrero 27, 2015

CHILE-ARGENTINA: HERMANOS, CASI GEMELOS.


La in-justicia argentina rechazó, con la velocidad de un rayo, la denuncia del finado fiscal Alberto Nisman en contra de Cristina I “la loca”. La viejuja que regenta el lupanar vecino y su corte, no encubrieron a los iraníes que dinamitaron el edificio lleno de judíos. Aquí no ha pasado nada. “Resuelvo desestimar la denuncia por inexistencia del delito", resolvió el juez que, o es corrupto, o no quiere terminar en el patio de los callados. De cualquier forma, el juez resolvió usando el sentido común, no vale la pena perder la vida o los privilegios por un país de mierda lleno de delincuentes.

Como vemos, Argentina seguirá por el único camino que puede seguir, el de la pobreza, el delito, la corrupción y la sinvergüenzura; el mismo de los últimos 80 o más años, el único que conoce.

Aquí en Chile, el Fiscal Nacional, Sabas Chahuan, se acabronó. El caporal de la fiscalía se quedó con todos los casos políticos, aristas incluidas. El “pentagate”, el “soquimichgate” y todos los “gates” que puedan aparecer en los próximos días. Pienso que el jefe de la fiscalía va a liquidar a un par de políticos de la ex derecha y a los “Carlos”, y el resto va a pasar piola. Veremos.

Anda por ahí otro juez o fiscal (a esta altura ya se me confunden) que está a cargo del caso del lechón y su pierna suave. El sabueso ya requisó papeles desde la Municipalidad de Rancagua, computadores y otras yerbas. Y al Luca Brasil de Caval lo tienen con protección policial para que no le caiga un piano en la cabeza que parezca accidente. Detalles.

El ex tasador y ahora Seremi de Vivienda asegura que jamás ha actuado de forma reprochable y el hijo de la Claudia pasó por caja y cobró los $9.500 millones. Supongo que como mucho el Seremi termina sin pega mientras le consiguen otra nueva y mejor remunerada, mientras el lechón ya se forró y el billete no se lo quita nadie. ¿Justicia divina?.

Tal vez en los próximos días hará aparición el Juez Carroza, quien colaborará con la causa aportando una carretillada de huesos que sirvan para enterrar los innumerables “gates”; y en último caso, podríamos hacer un concurso público que sirva para aportar pruebas, testimonios y dichos a la pasada sobre los asesinatos de Neruda, Allende, Manuel Rodríguez, Caupolicán y el Comandante Pepe.


Como vemos, entre la República hermana de la Argentina y la Republica unitaria (si los indios comunistas no dicen otra cosa) de Chile, tenemos genes comunes. Todos venimos de la misma parte y seguramente terminaremos en el mismo hoyo.

Máximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal