lunes, diciembre 22, 2014

LA "DC".


Sé que a los amigos del Blog le cargan los DC (a mí también); sé que los consideran maricones (no más que los nuevo derechistas), y muchas cosas más. Es cierto. De todas formas, hay que darles la importancia que tienen. Sin DC no hay Allende, aunque tampoco hay Pinochet (por ejemplo).

Hoy, como en otras ocasiones, es dentro de la DC donde se está decidiendo el futuro del país. G. Martínez, M. Aylwin, A. Zaldívar y los hermanos Walker (entre otros) sostienen el “modelo”, que ya no es el heredado de la dictadura, sino el heredado de la Concertación.

Tomando en cuenta que la ex derecha vale callampa, al ser los cómplices del desmoronamiento del famoso modelo, la traición a los militares y la oligopolización de la economía; además de cometer la negligencia de entregar la batalla ideológica al enemigo sin siquiera presentar batalla, solo nos queda la DC (como estaremos de mal).

El sector zurdo de la DC ya pidió la salida de Mariana Aylwin, por ser una defensora de la libertad de enseñanza; Walker le prestó ropa (¿hasta cuándo?). La disidencia del partido; Provoste, Hormazábal, Velasco y cia, no pierden la esperanza de alcanzar la presidencia y colaborar con su propia retroexcavadora. En fin, pendemos de un delgado hilo, de la “cocina” de Zaldívar, de la muñeca de Walker, y de los intereses económicos y la relación con el empresariado del sector derechista de la DC. Son los DC “tipo alemán”.

¿Y la derecha?: Esos se pueden ir a la cresta, su fuera por ellos, ya estaríamos en manos de los comunachos.


¿¡Que viva la DC!?. Bueno, no será para tanto, aunque están mejor vivos que muertos. Y mucho mejor dentro de la Nueva Mediocridad que dentro de la ex derecha, tal como lo propone tanta gente, en mi opinión, equivocadamente. 

Máximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal