martes, noviembre 25, 2014

ATENTADO CON CIERTA PLANIFICACIÓN.


Como ya deben saber, un grupo de al menos siete construidores de paraísos terrenales lanzó cinco bombas molotov a un cuartel de “ratis” en Providencia. Tres “tiras” resultaron (como dicen los periodistas) “con heridas de diversa consideración” y se “pitearon” tres “vehículos institucionales”.

Lo que seguramente causará“conmoción pública”, es el modus operandis de los jóvenes idealistas. Según una grabación que no servirá de nada en el ya anunciado juicio “en contra de los que resulten responsables”, se ve a los “individuos aun no identificados” vestidos con overoles blancos encerrando a los “tiras” dentro de del cuartel con la finalidad (me imagino) de quemarlos vivos, salvo que desde ahora encerrar bajo llave a alguien dentro de un recinto donde se van a tirar cinco bombas incendiarias no sea para quemarlos vivos, para lo que habría que legislar al respecto, cambiar la constitución y declarar la acción “dentro del contexto de los movimientos sociales”.

El intendente Claudio Orrego calificó la acción reivindicatoria como un “ataque vil” y con “cierta planificación”, es decir, una planificación así como que no quiere la cosa, una cosita poca nomas. Menos mal que no fue una planificación en serio, o terminan volando toda la manzana.

En cualquier país medianamente normal esto no pasa. ¿Y saben la razón por la que no pasa?, porque los jóvenes idealistas y reivindicatorios de aquellos países tienen claro que los policías saldría detrás de ellos y los matarían en plena calle igual que a una rata hidrofóbica, y más encima los condecorarían y transmitirían la ceremonia en horario prime.

Cuento aparte es la desidia con que los “tiras” manejan la seguridad de sus cuarteles. No es normal que un grupo los encierre con candado así como así y nadie se dé cuenta y nadie persiga a los malos.

Luego del atentado no-terrorista, en que los funcionarios (según ellos) dispararon para repeler el ataque (a mí me tinca que dispararon al aire para no terminar tras las rejas), los jovenzuelos que ayudan a crear “el Chile que todos queremos”, se refugiaron en lo que al parecer es su guarida, o si lo prefieren, su “alma mater”, la vecina “Academia de Humanismo Cristiano”. Las autoridades ya tienen por donde comenzar a buscar, y con un poco de suerte no pillarán a nadie y así se evitan un nuevo problema.

¿Saben lo que pienso?. Esta idea de tener policías que no actúen como policías y militares que no actúen como militares, nos está pasando la cuenta. Mucho derecho humano, mucha igualdad y mucha payasada; entonces estos gallos andan con miedo todo el día. Miedo de que les pongan una bomba y los maten; miedo a pegarle una patada en el poto a un lanza y perder la pega; miedo a ser acusado de infiltrado, bruto o simplemente “facho”.

Hoy en día andan con más miedo los policías que los delincuentes, y eso no puede ser. Bueno, en Chile sí puede ser.

Máximo.
Lienzos del MIR encontrados por la PDI en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, además de mucha evidencia como los overoles y rastros que indican que los autores salieron y entraron en esa casa de estudios.
Y, ahora, ¿¿quién le pone el cascabel al gato??

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal