miércoles, febrero 05, 2014

SIN SENTIDO DE LA REALIDAD.



A decir verdad hace tiempo que no veo las noticias por los medios digitales. Tampoco he visto los canales de la televisión abierta informado o desinformando de la realidad. Con todo, soy más asiduo de los primeros.

 Después de la derrota de la candidata oficialista, la mayoría de los políticos de la Derecha son incapaces de reconocer las causas de haber perdido la elección presidencial y parlamentaria. Siguen culpando al empedrado. Las causas se acumularon como una bola de nieve. Lo más divertido que quienes llevaron a la derrota, son los primeros en renunciar al partido de presidente, Renovación Nacional.  Si ni siquiera, el Sebastián Piñera, que renunció a su militancia para ser el presidente de todos los chilenos, desea volver a la tienda política que lo acogió por veinte años. Si nunca fue de Derecha, pues su corazón estuvo en la Democracia Cristiana, cuyo rasgo principal es ser anti derecha.  Tan DC fue Sebastián Piñera que quiso fundar una Nueva Derecha. Tan anti derecha que a principios de su gobierno se fueron en picada contra el ex ministro de Hacienda de Pinochet e investigador del Instituto Libertad y Desarrollo, Hernán Büchi, quien sostuvo que haber votado por Piñera fue como votar por el programa izquierdista Marco Enríquez Ominami. Piñera que fue el generalísimo de la campaña de Büchi en 1989, le dio la espalda a las ideas liberales de la Derecha. Además, los tontos de Renovación Nacional nunca se preguntaron o les pareció mal, que en el escritorio del presidente estuviese una foto del ex presidente demócrata cristiano, Eduardo Frei Montalva, o que sintiese una profunda admiración, quien era anti derecha, en primer lugar, y en segundo lugar, que con sus reformas económicas de la ‘Revolución en Libertad’, entre ellas, abolir el artículo que resguardad la propiedad privada, le haya pavimentado el camino a Salvador Allende. Con todo, siguen tratando de establecer una alianza con la democracia cristiana.

A todos los militantes de Renovación Nacional les falta tener una clases formativas como las que hace  el historiador Gonzalo Rojas con los jóvenes, entre otras cosas comentado y analizando buenos libros.

El principal responsable de la derrota presidencial  es, pues, Sebastián Piñera, por haber abrazado las banderas del adversario, como dijo su ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter. El electo senador José Manuel Ossandón culpó al presidente de la República, si perdía Matthei antes de la segunda vuelta. Piñera, en efecto,  cometió doble traición: la primera hacia Hernán Büchi, y la segunda, como todos saben a los militares presos.

Los que parlamentarios que recientemente renunciaron a Renovación Nacional, Karla Rubilar, Carmen Ibañez, Pedro Brown y Joaquín Godoy nunca fueron derecha. Ni mucho menos el asesor del segundo piso de La Moneda, Hernán Larraín Matte, director de la Fundación Horizontal, ni menos el ex ministro Felipe Kast del grupo de Evolución Política( Evópoli).

Así, el ex ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter no tenía problemas en sacarse fotos con el retrato de Allende, del mismo modo, la parlamentaria Rubilar no tuvo problemas en rendirle un homenaje al presidente marxista, en seminario organizado por Fluvio Rossi en el primer año del Gobierno de Piñera. Peor aún, la parlamentaria se molesta porque el Buque Madre de los Submarinos lleva el nombre del almirante Merino. Sin embargo, lo que menos les molesta a los políticos y ‘intelectuales’ de la Nueva Derecha son las dos estatuas de Allende, la pintura de éste y que un salón de La Moneda lleve su nombre, quien se pavoneaba por no ser ‘el presidente de todos los chilenos’.

 La confusión de ideas, los lleva a colocarle nombres equivocados a la realidad o realidades, sobre todo, a Renovación Nacional. Los que renunciaron se venden a la opinión pública como liberales, cuando son socialistas de derecha. Les gusta creerse la muerte de que son ‘liberales’ de la cintura para abajo y de la cintura para arriba son estatistas, burocratistas y stalinista como el ministro de Salud. En realidad, la palabra ‘liberal’ desde los 90 es simplemente un comodín intercambiable por cualquiera cosa. Los sectores conservadores se confunden, pues les gusta llamarlos ‘ultra liberales’ a los representantes de la Nueva Derecha. Ni Rubilar, ni Allamand, ni Larraín Matte son liberales. Según Rubilar: "Creemos que RN se convirtió en un partido muy conservador". En realidad, está gente es totalitaria como el ex ministro de Educación Beyer, pues no respetan la libertad de los otros, ni son democráticos, pues los que renunciaron eran minoría en Renovación Nacional. Más aún, no defiende el Estado de Derecho.

Tal es la confusión que el parlamentario de Renovación Nacional, Nicolás Monckeberg en una entrevista por la televisión, no sé si en CNN Chile o en otro, culpó al ex ministro de Hacienda de Bachelet, Andrés Velasco, por haberle quitado los votos a su partido, debido supuestamente, a su orientación liberal. Entonces, yo desprendo que los votaron por Velasco después votaron por el programa colectivista, chavista y anti liberal de la Nueva Mayoría. Velasco tampoco es liberal. La Nueva Mayoría que desea borrar el modelo ‘Neoliberal’, tanto en la institucionalidad política como en lo económico.

Precisamente, los que renunciaron a Renovación Nacional no les gustaba la derecha tradicional, los mismo que llamaron a ese sector a votar por la candidata en la segunda vuelta. Y luego después de la derrota en un acto de felonía culpan a la derecha tradicional por haber perdido.


Otros que carecen de sentido de realidad son los políticos y académicos de la Nueva Mayoría. Así, el jueves escuché por la televisión un panel en que estaba un demócrata cristiano, y el sociólogo Alberto Mayol. Lo escuché un poco. Si bien la Nueva Mayoría ganó la elección presidencial, ellos insistían que las instituciones políticas no daban para más y que en cualquier momento podría estallar. La típica profecía auto cumplida, que ellos se encargan de realizar. Mayol aducía los movimientos sociales que surgieron desde 2011. Queda claro que no le gustó el resultado de la elección presidencial, pues su sector es minoritario con respecto al padrón electoral. Y así, insisten que el modelo está agotado. Y para mostrar que está agotado necesitan de ‘la calle’ para extorsionar. Igual que Allende y su equipo. Me refiero a su locura.

Javier Bazán Aguirre.
http://simposiolibertario.blogspot.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal