sábado, febrero 01, 2014

EL CHILE QUE DESEO... Y QUE NUNCA SERÁ.

Revisando lo ocurrido y haciendo un balance de final de año, estaba pensando el contenido de lo que sería esta columna.

En ese momento, los noticiarios mostraban al Ministro de Salud, Jaime Mañalich, entregando la cuenta pública de su gestión y de pronto tuvo un desliz lingüístico y se le deslizó que estaba realizando la cuenta “anal”, lo que provocó la espontánea hilaridad de la concurrencia y del propio Secretario de Estado.
A mi juicio no pudo estar más acertado, este ha sido un año resumido muy bien por él en una sola palabra. El abandono involuntario de Pablo Longueira como candidato presidencial, el resultado desastroso en las primarias en que se perdió el equilibrio parlamentario, la abstención electoral y el triunfo de Bachelet, Presidenta de utilería, de la que en pocos meses constataremos una vez más su mediocridad. Me llegó una tarjeta de Navidad de un amigo militar muy cercano y tengo plena coincidencia en sus palabras:
“…sigo convencido de mi historia, complacido de mi propia existencia y afirmando que el tiempo es justiciero y pondrá las cosas en su lugar. Sigo pensando que es mejor la autoridad que la anarquía; carácter que indecisión; orden que inseguridad; ingenio que candidez; no me gusta el pluralismo porque en materias de moral nos lleva al relativismo, a la destrucción de valores, deslizamiento inevitable hacia el libertinaje y la decadencia de las costumbres. No nos dejemos engañar, seamos capaces de ceder y saber perdonar superando los odios y los rencores que quieren eternizar. Lamentablemente, estoy consciente que viajo en otra época, que el Chile que deseo es distinto al que aspiran mayorías transitorias equivocadas, en esta democracia en que los votos se cuentan y no se pesan, en que la voz de la mayoría es solo una conjetura de que han acertado, porque después de un tiempo el resultado práctico puede demostrar, que los menos no eran los equivocados”.
¿Qué piensa usted?   ¿A quién le tirará maíz la HIPOCRITA derecha al poco andar del futuro gobierno?
¿Tiene dudas de cuánto recrudecerá la violencia en la Araucanía? Ya se habla de la zona “ROJA”, es decir, un Estado dentro del Estado.
¿Y los atentados con bombas y explosivos? Fue verdaderamente vergonzoso que los terroristas, absueltos por la justicia en Chile por colocar bombas, aquí fueran dejados libres e indemnizados. En España, no corrieron la misma suerte y por seguir en sus andanzas subversivas, ya están en prisión.  …Y LOS RECIENTES INCENDIOS FORESTALES…….?
Sin embargo, los que tuvieron la obligación institucional, dispuesta por sus mandos y por el Estado, de combatir la subversión y buscar la Paz en el país, ahí los tenemos confinados y hacinados en la cárcel de Punta Peuco, después del cierre de “Cordillera” dispuesto por Piñera, pretendiendo réditos electorales, en busca de votos de la izquierda que nunca va a conseguir. Su determinación tuvo como costo el suicidio del distinguido General don Odlanier Mena Salinas (Q.E.P.D.) lo que pasó prácticamente inadvertido. ¿Quién provocó y es el causante de esta determinación? ¿El Mundo Militar le perdonará a Piñera la responsabilidad que le cabe en este sensible deceso? Si no se cierra “Cordillera”, ¿se habría suicidado el General? ¿Piñera, es cómplice pasivo de esta muerte o cómplice o autor activo de ella?
Amigo lector, quiero que UD. sepa y difunda que de nuestros Presos Políticos Militares condenados y procesados ya han ocurrido 14 decesos. El último en fallecer fue el Teniente Coronel de Carabineros don Luis Gajardo (Q.E.P.D.) que si hubiera estado en el Penal “Cordillera” habría recibido asistencia médica oportuna, pero desde un lugar tan a trasmano como Punta Peuco, se demoraron en llegar a su Hospital Institucional, más de una hora. De este hecho, los medios de comunicación apenas lo citaron, con letra chica y en un rincón de sus páginas pares.
¿Sabía UD. que la edad promedio en el Penal Punta Peuco es de 70 años? ¿Qué están todos con delicadas enfermedades, algunos con diálisis y varios de ellos con Alzheimer?
Después del cierre de “Cordillera” los han homologado con el resto de la Población Penal del país, le redujeron sólo a dos días sus visitas y personas que vienen de Santiago, de la V Región y de otras del Sur que son más lejanas, logran entrar al Penal a las 14:45 hrs., con suerte, y las visitas duran hasta las 17:00 hrs. Aquí no corre la resocialización que debe efectuar Gendarmería y que tiene como misión propiciar prioritariamente el contacto familiar. Aquí no se trata de que estén privados de libertad y de no poder desplazarse fuera de los recintos de cumplimiento de condena, como disponen los Tribunales, aquí tiene que ser con sufrimiento, con venganza, con ni perdón ni olvido. No pueden comer carne asada, ni hacer deportes, ni tener sillas cómodas, aseadas dependencias o tener un computador para ver fotos y videos familiares, escuchar su música o escribir sus memorias. Los homologan con una población en Chile de promedio de edad 27 años, pero hay una diferencia muy grande: los militares no son delincuentes, actuaron por órdenes superiores en beneficio de la Paz y tranquilidad ciudadana, ellos no tienen intentos de fuga, no hay riñas ni muertes en su Penal, cuidan su aseo personal, su vestuario, su lenguaje, no hay motines, no hay incumplimientos en los beneficios  ni en las libertades condicionales, no hay delincuencia, ni tráfico de drogas, ni pedofilia,  ni homosexuales, ni violaciones, ni mal uso de celulares para delinquir, no existen mafias al interior, no se ingresan armas ni se construyen estoques o armas cortantes. Cumplen a cabalidad los reglamentos penitenciarios y tienen una relación de respeto y caballerosidad con sus carceleros.   
¡Cuántos homenajes a Nelson Mandela y en Chile, nada se ha hecho por la reconciliación!
En un bando hay 282 terroristas-subversivos que fueron indultados en los Gobiernos de la Concertación y en la contraparte está todo pendiente, con uniformados que llevan más de 20 años en prisión. Es bueno recordar que, tanto Eliseo Aballai González como Luis Enrique Quilodrán Muñoz, son los subversivos-terroristas que más tiempo permanecieron presos: 16 años y siete meses cada uno. Situación que contrasta con la otra vereda; el Mayor Carlos Herrera Jiménez, a manera de ejemplo, ha completado más de 25 años privado de libertad y el Comandante Álvaro Corbalán, lleva 23 años preso. Nuevamente, el constitucional principio de la igualdad ante la ley está siendo pasado a llevar con la complacencia de todos los sectores políticos y autoridades administrativas y espirituales del país.
Para el Mundo Militar, para los políticos que se farrearon el apoyo de más de seiscientos mil votos, este ha sido un año de las características manifestadas por el Ministro Mañalich en su traspie lingüístico.

DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal