viernes, enero 03, 2014

UN ERROR LLAMADA DEMOCRACIA CRISTIANA.




Para las personas de Derecha, la Democracia Cristiana chilena siempre ha sido un partido de Izquierda, y por excelencia, anti derecha como era el mismo ex presidente Eduardo Frei Montalva. Con todo, algunos políticos de la Derecha todavía no entienden. No sé si por falta de neuronas, o simplemente estupidez. No le bastó que la DC chilena le haya pavimentado el camino a Salvador Allende con sus reformas liberticidas. Más aún, podíamos agregar que puesto salió del ex Partido Conservador, los DC se avergüenzan de su origen, ya sea política, ya sea familiar, por los que abrazan las banderas de la Izquierda con el propósito de purgan sus raíces. En fin, son últimos los pijes culposos que aún quedan en Chile.
 En efecto, después de la segunda vuelta, el líder de la Democracia Cristiana, Gutenberg Martínez sostuvo que una inclusión del Partido Comunista en el gobierno de Bachelet sería un error por su postura ante los derechos humanos, Cuba y la Democracia. Agregó: "si el PC nada dijera respecto a los temas de derechos humanos y nada dijera respecto a sus conceptos de democracia y de política internacional, creo que sería un error". El título que empleó lo saque de la editorial de Despierta Chile, “Un error llamado Partido Comunista”, a propósito de lo mismo . El PC es una aberración, la DC es un error. 
 Si la Democracia Cristiana chilena es error ideológico que trae más confusión que claridad, la mera existencia del Partido Comunista constituye una aberración, teniendo en cuenta el carácter totalitario, violento y las millones de víctimas que dejo esa ideología en el siglo pasado. La confusión de la DC la vemos entre dos líderes de ese partido. Mientras Eduardo Frei Montalva sostuvo que Chile se encaminaba hacia una dictadura comunista con la UP, el vicepresidente de la Democracia Cristiana, Bernardo Leighton, quien fue considerado una especie de sabio de la política, sostenía lo contrario y apoyaba al gobierno marxista. Después de todo, fue uno de los 13 parlamentarios de ese partido que opusieron al pronunciamiento militar. La DC intenta unir el agua con el aceite y realizar la cuadratura del círculo en la política. 
 Luego el ex presidente de la DC mencionó los problemas que enfrentará el país en América Latina."Chile va a estar en el Consejo de Seguridad (de ONU), tenemos problemas de derechos humanos en América Latina, el doble estándar es complicado (...) mañana hay problemas en Venezuela y el país tiene que pronunciarse, o en cualquier país, como los hubo en Paraguay (...) ahí no pueden haber titubeos por parte de Chile".
 El error no es del Partido Comunista, sino la Democracia Cristiana apoyando a Bachelet, quien como recuerda el escritor y bloguero Francisco Salinas antes de la primera vuelta los guiños de la ex mandataria a Venezuela de Chávez : 1. “Pese a que los senadores de la propia Concertación han requerido un pronunciamiento formal del gobierno sobre el cierre de la estación televisiva Radio Televisión Caracas (RCTV), el ministro de Relaciones Exteriores subrogante, Alberto van Klaveren, dijo no habrá un postura oficial. Bachelet defendiendo la censura en Venezuela. Mayo 2007 “; 2. “Aludiendo indirectamente el cierre de los medios de comunicación y la fuerte censura luego del golpe de Estado en Chile perpetrado por el dictador Augusto Pinochet, Michelle Bachelet destacó en Finlandia el valor de la libertad de expresión para comentar el fin de las emisiones del canal venezolano RCTV concretada este lunes a las 00:00 horas. Bachelet culpando a Pinochet de la censura en Venezuela. Mayo 2007”;3. “El gobierno de Chávez defiende el actuar “patriótico” de la policía contra los “grupos fascistas”. Bachelet niega referirse a los miles de venezolanos que fueron reprimidos por la policía chavista. En su lugar defendió la legitimidad de los gobiernos en Latinoamérica., especialmente Venezuela. Noviembre 2007”. 
 Bachelet no se arrepiente de que la Unidad Popular haya querido esclavizar a través del estómago con las JAP, ni de los actos de sus amigos terroristas del Mir y el FPMR. 
 Por último sostuvo, que la decisión recae de incluir a los comunistas en la candidata electa, Michelle Bachelet: "La Presidenta será la que decida, si lo decide creo que será un error, pero tenemos un compromiso de respaldar a la Presidenta en el ejercicio de su gobierno por estos 4 años". La Democracia Cristiana le entregó su respaldo político a Bachelet, quien siempre ha sido chavista y allendista. 
 Si en política exterior muestra ceguera, en la política interna, igualmente. Chile no requiere una Nueva Constitución y los cambios que propone la Nueva Mayoría. Después de todo, esta coalición no llega al 25% de total padrón electoral. La mayoría de los chilenos o el chileno medio no desea ningún cambio constitucional. Ama la estabilidad. Pese a que la coalición de Izquierda ganó el gobierno, sin embargo, no tiene los votos para hacer tales cambios. Esperemos que los políticos de derecha estén a la altura de las circunstancias. Ahora bien, si alguien tiene dudas de que la Democracia Cristiana sea un partido de Izquierda y colectivista, tiene que leer nomás la carta del senador Ignacio Walker a ‘El Mercurio’ en que aclara lo que es la Nueva Constitución : En tres cosas: “fin del sistema electoral binominal, fin de las leyes orgánicas constitucionales y de sus quórums de aprobación (cuatro séptimos de los votos de los senadores y diputados en ejercicio), y fin del control preventivo de dichas leyes por parte del Tribunal Constitucional”. Además, desean eliminar los dos tercios que resguardan los derechos fundamentales. ¿Cómo se puede tomar en serio las palabras del senador DC, si desea barrer con las normas fundamentales, que aseguran la libertad y la propiedad? 
 Es frecuente es escuchar o leer de parte de la Izquierda, que, cuando la derecha anuncia que el país está amenazado por políticas totalitarias que vienen del socialismo, sostiene que es una campaña del terror. Según el senador las reformas constitucionales “se trata de la “cuestión constitucional”. De su adecuada resolución depende la estabilidad política y la gobernabilidad democrática que seamos capaces de alcanzar en las próximas décadas”. El viejo cuenta de la gobernabilidad que venimos escuchando desde 1990. Si no se suben los impuestos, no hay gobernabilidad, si no se liberan a los terroristas, tampoco. Si no se tales o cuales políticas públicas, viene el caos. Y a nosotros nos culpan de promover campañas del terror.
 Las personas comunes y corrientes debiera preocuparse de que los políticos tengan menos poder. 
 La Nueva Mayoría que desea más democracia, no más libertad, es incapaz de reconocer que la mayoría de los chilenos no desean los que ellos quieren. De hecho, la campaña por la marca AC, esto es, por la Asamblea Constituyente, tanto en la primera vuelta como en la segunda fue un fracaso. Sin embargo, insisten escribiendo en los medios por una Nueva Constitución. Puesto que fui vocal de mesa puedo decir que aumento a cinco en la segunda, lo que es nada con respecto a los votos escrutados. 
 Todo ello por la supuesta gobernabilidad, esto es, si hacen aceptan nuestras demandas, entonces, no provocaremos un estallido social. Los movimientos sociales que surgieron en el gobierno de Piñera tuvieron el propósito de desestabilizar el país, y crear la falsa sensación de descontento ciudadano. El senador Walker está escribiendo en consonancia con los movimientos que apoyaron a Bachelet y que levantaron su programa. Los mismos que hablan o que usan la expresión ‘bomba de tiempo’, si no satisfacen sus demandas, quieren ver como sus profecía se cumplen. 
 Como dije nuestro 2013, fue el equivalente a 1970. Por la alta abstención, se parece a la elección de 1971. Chile eligió al sucesor de Allende. La Nueva Mayoría habla como los dirigentes de la Unidad Popular, cuando son minorías. Y para entender el actuar de la presidencia de Ignacio Walker, tenemos que remontarnos cuando Allende fue electo presidente del país por el parlamento. Sebastián Piñera fue nuestro Eduardo Frei Montalva. 
 Mientras Eduardo Frei Montalva aseguraba en privado que la elección de Allende iba a “ser un desastre para Chile”, varios demócratas cristianos estaban por el candidato marxista: Tomic, Prado, Leighton, Fuentealba, según cuenta James Whelan en ‘Desde las Cenizas’. Otros como Juan de Dios Carmona exigían cargos en el gobierno socialista para contrarrestarlo. Los moderados estaban en desventajas. Así Leighton le expresó a Frei que votaría por Allende. Finalmente, el partido saco una declaración el 24 de septiembre en que apoyaban algunos puntos del programa de la Unidad Popular, con la condición de que excluyera crear un ‘un poder popular’ como fuerza paralela a las Fuerzas Armadas: “Estamos convencidos de que muchos de los puntos defendidos por la candidatura de Salvador Allende, que apuntan a la transformación y desarrollo de la sociedad, han sido y siguen siendo los nuestros”. Bernardo Leighton se encargó de calmar con el Estatuto de Garantías, según unos periodistas:“fue determinante. El desplegó todas sus brillantes habilidades para calmar a sus colegas de partido con referencia a la personalidad y las tendencias del Dr. Allende y la Unidad Popular”.
 La pregunta del millón, ¿En qué punto la Democracia Cristiana va a quebrar con los demás partidos de Izquierda?
JAVIER BAZÁN AGUIRRE.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal