miércoles, diciembre 11, 2013

DECODIFICANDO EL "PROGRESISMO".

Revisando el programa de Gobierno de la candidatura de izquierda, viendo sus actitudes, escuchando a sus voceros, y a los nuevos asociados de la concertación, el PC, ahora camuflados bajo el rotulo de nueva mayoría, además de algunos de sus antiguos militantes y dirigentes más extremos creemos imperativo decodificar que es lo que pretenden en Chile.

Es evidente que quieren terminar con el sistema de mercado, ellos, como idolatradores del Estado no pueden permitir algo fuera del poder al que aspiran, con lo que las libertades ciudadanas se acaban, pues dependen del nuevo “patrón” para tener la posibilidad de trabajar, poder movilizarse libremente por el país  y hasta para tener alimentos para sus hijos.


Los “nuevos” modelos a imitar son la Corea del Norte, ese país donde se ajusticia a los cristianos por el delito de tener una biblia,  el retrogrado sistema de la tiranía cubana de los hermanos Castro o el socialismo del siglo XXI que ahoga las libertades de los venezolanos y les tiene haciendo degradantes filas para obtener los alimentos básicos  por un desabastecimiento provocado desde el Gobierno.


Durante los últimos 25 años han horadado todos los pilares de la República, la Constitución, que quieren abrogar, ha sido lentamente desmantelada, la familia ha sido simplemente destruida, las iglesias han sido convenientemente desprestigiadas, la Justicia suprimida, las fuerzas del orden demolidas en sus atribuciones y desautorizadas en sus actuaciones.


De manera paralela han modificado los Códigos Legales de manera de otorgar todas las libertades y la defensa a la delincuencia, que campea en nuestra tierra junto al terrorismo, mientras se ha dejado en la absoluta indefensión a los ciudadanos de trabajo que han debido transformar sus viviendas y lugares de faena en verdaderos lugares de reclusión.


Junto a lo anterior estos elementos se la están jugando por una plena participación en las organizaciones multilaterales cercanas al bolivarianismo y como muestra de esta integración están dispuestos a entregar parte de la soberanía de nuestro territorio, que tantas vidas ha costado a nuestro pueblo mantener y defender, a otros países que nada aportan a los chilenos.


Por obra de los cuatro Gobiernos de la ex Concertación la Justicia está totalmente bajo control izquierdista, como resultado de las elecciones de noviembre el Parlamento quedó en sus manos, si les dejamos ganar la Presidencia, sobre todo considerando su escaso compromiso democrático, claramente estarán en riesgo las libertades ciudadanas.


Si queremos esto para nuestra Patria la solución es simple, votar por el retorno de esta gente al poder Ejecutivo, con lo que obtendrán en poder total, otra forma indirecta de apoyarles es no concurrir a votar, sufragar en blanco o sencillamente anular el mandato convirtiéndose en cómplices  de la destrucción de nuestra institucionalidad y del retroceso negativo a situaciones del pasado.


Finalizando estas reflexiones creemos que es importante recordar algunas  palabras del escritor español Francisco de Quevedo (1580- 1645), uno de los grandes autores  de las letras hispanas en el llamado Siglo de Oro, que nos advierte claramente que “donde hay poca justicia es un peligro tener razón” y que “nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir”.

Mario Montes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal