lunes, noviembre 04, 2013

EL PROGRAMA DE LA SEGUNDA UP.


No he leído el Programa completo de Michelle, sino sólo el resumen de "El Mercurio", que en un epígrafe comete la diablura de publicar tanto la nómina de los autores de su Programa de 2005 como del actual. El "giro a sinistra" es ostensible. Y "la pérdida de peso" en el equipo también.


Por mi parte, creo que se viene una segunda UP. Por algo el sonido de fondo en la ceremonia de presentación del Programa era la voz de Allende pronunciando un discurso. Y hasta en alguna parte de las intervenciones de Michelle me pareció oír repetirse la advocación amenazadora al Congreso de que si no aprueba sus propuestas se las tendrá que ver con "el pueblo", tal como Allende advertía en sus Mensajes del 21 de mayo, si bien de manera menos explícita que él.

La "madre de todos los cambios" viene en la reforma constitucional: "De acuerdo a la esencia del sistema democrático, se deberá consagrar el principio de mayoría, siendo la mayoría absoluta el máximo quórum de aprobación y modificación de las leyes". Es decir, fin de la estabilidad de los derechos y de la "democracia protegida" con quórums especiales, que tanto ha repudiado siempre la izquierda y que yo tanto admiro, pues le ha dado al país estabilidad. Aprobada la reforma (y los encapuchados estarán en la calle para asegurar que sea así) cualquier mayoría ocasional acabará con el derecho que esté de turno ante el paredón.

Todo lo demás es paja picada.

Por supuesto, también viene tanto socialismo como el que se ha esforzado en instalar Sebastián Piñera: nuevos ministerios, más subsecretarías (aquél se le adelantó a la Michelle con la de Derechos Humanos, que ella anuncia en el Programa pero que este gobierno ya está tramitando); aumentos de impuestos, tal como los que consagró él en 2010 y 2012; "dominio público pleno, absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de los recursos hídricos, mineros y del espectro radioléctrico. El Estado tendrá derecho a regalías por el aprovechamiento de los recusos naturales..." El sueño de Camilo Escalona: royalty hasta para los salmones.

Y la realización de un "castigo anunciado": "una ley determinará los límites a la concentración de la propiedad de los medios de comunicación social". ¡Al fin le echarán el guante a esa presa tan codiciada, "el Diario de Agustín"! Están ahora reclamando porque TVN no quiere exhibir el documental, y alegan "censura previa". Pero el equipo que hizo la película me entrevistó cerca de dos horas en mi oficina (era un tribunal impresionante de media docena de adustos interrogadores(as)) y no reprodujo NI UNA SOLA DE MIS RESPUESTAS. Es que --modestia aparte-- hice una defensa frente a sus ataques al diario que les habría echado por tierra su argumentación. ¡¡Censura previa!!, alego yo, entonces, a mi vez. Pero bajo la "Segunda UP" vamos a ver repetido "El Diario de Agustín" en la TV tal como ahora todo lo que se filma contra el Gobierno Militar, es decir, "ad náuseam".

Los dos pilares básicos del crecimiento chileno de las últimas décadas, los fondos previsionales privados y el FUT, caerán a tierra y llegarán a su fin. El término de las AFP no se anuncia explícitamente, pero, como bien lo ha advertido Guillermo Teillier, queda abierta la vía para un nuevo sistema previsional estatal. Aquí siempre se termina haciendo lo que dicen los comunistas. Vuelta al viejo y anhelado sistema de reparto, que tan bien sirvió para premiar los desvelos de los políticos de gobierno viviendo en departamentos de lujo de bajísimo arriendo para ellos y pensiones miserables para los obreros, últimos en el "reparto", a la cabeza del cual estaban los militantes que habían llegado a los gobiernos de izquierda de entonces diciendo: "¡Si yo no pido que me den, sino que me pongan donde 'haiga'".

Y de nuevo vienen con que "la educación no es un bien de consumo sino un derecho social", y debe ser gratis para todos. ¡Por supuesto que no es un bien de consumo, sino un bien de capital! Porque sirve para producir otros bienes. Y esto de la gratuidad va a alegrar a los más ricos, es decir, a los que tienen más capital: este adicional bien productivo que les donará el gobierno se los va a entregar gratis, como sucedía cuando yo estudié en la universidad. Redistribución al revés. El argumento es pueril: así como la seguridad pública es un derecho social, y no se le podría negar a todos, independiente de su riqueza, la educación tampoco. Siempre recuerdo lo que me dijo mi padre, cuando entré a la universidad hace sesenta años y le informé, yo tan sorprendido como él, que no había que pagar nada: "¡Qué le vamos a hacer!".

En fin, ya lo he dicho en blogs anteriores y en otros escritos: es la ley de la historia. Los pueblos que no aprenden de ella están condenados a repetirla (Santayana). Y se cumplirá el postulado de Haldeman-Bardón: cuando estamos a punto de ser desarrollados (ya pasamos los US$19 mil per cápita y, con este modelo, el 2016 habríamnos llegado a la meta de los US$22 mil), nos pegamos un balazo en el pie.

El "giro a sinistra" de la Michelle se encargará de cumplir, una vez más, con ese sino chileno.

Hermógenes Pérez de Arce.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal