lunes, octubre 28, 2013

LOS TRES EJES DE BACHELET.

Este domingo (27) la ciudadanía pudo conocer, como dijo un analista: la guaracha del programa de Bachelet.

Un tema obligado y largamente anunciado. En realidad, se trata de anuncios tras anuncio de Estado y más Estado, hasta que ello nos duela.

El Partido Comunista se declaró interpretado. No obstante que, asuntos como el nuevo Código Laboral exigidos por ellos, quedarían pendientes para una segunda discusión. Para Teillier no todo está dicho. Pues considera que se trata de un buen punto, ya que permite, en ese sentido, "avanzar"; y claro que lo harán.

Prueba de ello, es que la opinión de los tres diputados del Partido, fue escuchada por el Comando, influyendo notoriamente en la Propuesta que la candidata entregó en el Teatro Huemul, barrio Franklin de Santiago.

No ocurrió lo mismo con la Democracia Cristiana, cuyos 19 diputados, nada aportaron a la hora del balance. Tal realidad fue admitida por los propios parlamentarios, los que señalaron que se escucha con más facilidad a 3 que a 19, explicación pueril y elocuente sobre la situación que vive el PDC, relegado a un rol secundario. Tanto que debió declarar que este Programa, plagado de medidas que la Falange, sin duda no comparte en bloque, les deja satisfechos.

Los llamados tres ejes sobre los que descansan las medidas, están dados por la reforma educacional, la tributaria y el cambio de la Constitución Política.

Otro cientista político, aseguró que, aquí, se impuso el sector "moderado" juicio algo prematuro. En especial porque un Programa de Gobierno no guarda relación alguna con las Tablas de la Ley. No es un decálogo inmutable. Por lo demás, aquel que Bachelet presentó en 2005-2006 para su gobierno, fue incumplido durante su período en el 70% de las medidas presentadas. Otros destacan que en realidad el porcentaje de realizaciones fue mucho más modesto y está más cercano al rango del 10% que al tercio.

Pero lo que ahora ofrece, es un conjunto de políticas claramente regresivas. Donde el único remedio para tanta desigualdad, tanta injusticia y abuso (como dicen detectar), surgirá desde el Estado. Por ejemplo, este deberá acometer una reforma al sistema de las AFP creando una administradora dependiente por supuesto del Estado.

Estudios cuya seriedad no cabe discutir, señalan que de cada cien dólares dedicados a la ayuda social, sólo veinte centavos llegan finalmente al supuesto beneficiario. Esto en condiciones que la coalición denominada "Nueva Mayoría" evidenció no solamente un serio déficit de gestión y transparencia (algunos denominan así de piadosamente a la corrupción), sino que además mostró su rotunda incompetencia.

Ofrecer más y más Estado, cuando la totalidad de los países europeos vienen de regreso del modelo benefactor, con sistemas quebrados y en bancarrota, presentándolo como una solución universal para los males de Chile, no es irresponsable: es un crimen.

Prometió, además, gratuidad universal gradual en la educación superior ¡para el 70% de los estudiantes más vulnerables! en un plazo de seis años; y fin al lucro en los establecimientos que reciben aportes fiscales, aunque afirma que respetará el sistema de enseñanza mixto.

¿Cómo financiarlo? Se hará mediante una reforma tributaria que recaudaría entre un punto y medio y dos puntos del PIB. Más otro porcentaje estimado en medio punto por menor evasión y elusión de impuestos.

En cuanto a las leyes laborales, uno de los puntos críticos es del "fortalecimiento de la asociación sindical" o "forzarla" más bien, en cuanto la negociación colectiva. Esto porque quienes no estén afiliados al sindicato no podrían beneficiarse de los eventuales acuerdos logrados por éste. Obviamente la directiva de cada uno de estos entes será copada por los agitadores del PC.

En cuanto al punto de la Asamblea Constituyente, por ahora no es considerada, ya que el cambio propuesto a la Carta Fundamental, se haría por el cauce institucional, es decir vía Poder Legislativo. Pero eso es por ahora y aquí nada se descarta. Porque se puede "avanzar" tal como sostiene el PC respecto a las leyes del trabajo.

En síntesis. Tenemos Programa Bachelet resumido en que todo lo hará el Estado y que sólo el Estado es el llamado a cumplir un rol. Desde luego otra administración muy dificilmente podrá desentenderse de estas dispendiosas políticas públicas llamadas a comprometer por completo su capacidad de inversión, porque la señora Bachelet siente que esta, es LA fórmula. No importa que ella haya fracasado en otras latitudes. Lo que hoy importa es el poder. Y para conseguirlo, ella y su bloque no vacilarán en formular cuanta promesa les allane el camino a La Moneda. 

DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal