martes, octubre 01, 2013

FF.AA. Y DE ORDEN DE AYER, HOY Y SIEMPRE.

Sebastián Piñera Echenique ha tenido un gobierno políticamente nefasto. Un estadista (recordemos que hay estadistas y simples gobernantes), se destaca en compaginar todo su actuar de buena o muy buena manera, pero principalmente en forma pareja.

A los ojos del pueblo (y de cualquier pueblo), no existe una buena economía si lo social es malo, no existe nada social bueno si lo político es malo, etc. Un estadista hace todo bien o muy bien, y un simple gobernante hace todo mal o hace algunas cosas bien y otras mal.

Piñera es un gobernante simplón. No saca nada con llenarse la boca con logros económicos si políticamente, ha tenido un gobierno tan malo como el de Allende.

Nuestro país no es una empresa que se dirige con balances y sondeos, es una nación que se maneja con visión.

Pero el actual gobernante de Chile se ha caracterizado por entregarnos una larga cuota de errores políticos, uno tras otro. Claro que el de ayer 26 de septiembre, fue el peor de todos. Su ridícula e inoportuna intromisión en un tema que simplemente destruye y pulveriza a su sector político, a poco más de un mes de una elección presidencial y parlamentaria, es digna de un inútil crónico, no de un Presidente.

El cierre de un penal en el que cumplen condena militares, cuyos juicios de dudosa limpieza o absoluta suciedad son rechazados por un importante segmento de la sociedad, el que curiosamente tiene similar tendencia política a la del gobierno, más el posterior traslado de esos militares a otro penal, alejado de la ciudad, sin considerar edades, enfermedades crónicas, tratamientos, etc., es algo que ninguno de sus predecesores izquierdistas hubiera hecho, porque astutamente, hubieran evitado el costo político.

No es extraño que hoy en las redes sociales se pronostique una derrota electoral más que contundente a la derecha, ya que importantes segmentos de ese sector, tras la desatinada medida del mandatario, han decidido anular votos o abstenerse de votar en la próxima elección.

Los partidos políticos que se supone apoyan al señor Piñera y muchos parlamentarios de su sector, con justa razón, han criticado la ridícula resolución del mandatario. Y para no creerlo, el mentecato presidente, seguramente advertido de su estupidez, no encuentra mejor solución que “apagar el incendio con combustible”.

Hoy en una escueta declaración, aumenta la molestia del mundo militar chileno, al emular uno de los peores recuerdos que dejara Allende en su oprobioso paso por la Moneda: Allende, cuando el caos político, social y económico, preveía lo peor para Chile, nombró generales en los ministerios más importantes, tratando de dividir así, a las FF.AA y de Orden. Pues bien, hoy Piñera, sale al paso tras su errónea decisión de ayer, con una frase que sacó fuertes ronchas al insultar gratuítamente a los militares presos por defender a Chile: “NO CONFUNDAMOS FUERZAS ARMADAS CON CRIMINALES”.

Si el señor Piñera en su paupérrimo gobierno, con esta nueva idiotez, pretende dividir a las Fuerzas Armadas y de Orden como lo trató de hacer Allende en el suyo, se equivoca tanto o más que el mal recordado Allende.

Las Fuerzas Armadas y de Orden de ayer, hoy y mañana; son las mismas de siempre. Las de hoy y las de mañana son las mismas que ayer nos defendieron del español, del peruano, del boliviano y del marxista. Eso señor Piñera usted nunca lo podrá cambiar.

Le quedan muy pocos meses señor Piñera, lo más probable es que por su culpa el poder se lo devuelva a la concertación. Pero me permito recomendarle que en lo que a las Fuerzas Armadas y de Orden chilenas se refiere, se trague todas sus palabras.

Alejandro Russell O’Kuinghttonss
Coronel en Retiro

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal