domingo, octubre 06, 2013

DESFACHATADA Y SINCERA DECLARACIÓN DEL MIR.

Los guerrilleros del Movimiento de Izquierda Revolucionario, MIR, transformados, grotescamente, por sus camaradas de la Concertación, en laboriosos trabajadores con derechos previsionales e indemnizaciones, han reaparecidos con una declaración preñada de soberbia, pero muy sincera:

Comienza reconociendo “…que a pesar de contar en aquel momento histórico con un gran potencial de masas en disposición combativa, no estuvieron bien preparadas” y fueron obligados:
“. . .a un repliegue hacia la clandestinidad y en desbandada”.

Sin embargo reconocen y valoran “…los heroicos focos de resistencia armada que se dieron en más de un rincón del país en los mismos días del golpe. Destacamos particularmente los combates librados en las montañas de nuestro Wallmapu durante 3 meses por un puñado de combatientes miristas y trabajadores del Complejo Maderero Panguipulli”.

En esos combate hubo heridos y muertos, solo que se identificaron las víctimas militares. Los guerrilleros caídos pasaron a formar parte de las lista de desaparecidos

Reconocen acciones clandestinas que tuvieron nivel internacional y destacan orgullosamente: “La solidaridad combatiente en Vietnam, Angola, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Colombia son los ejemplos más conocidos. Cientos de hombres y mujeres internacionalistas participaron en esas luchas, muchos de ellos cayeron heroica y dignamente en esos combates libertarios.”  Es fácil entender que en estas acciones de terrorismo internacional hu aprendizaje y entrenamiento guerrillero y, por supuesto: muertos. Guerrilleros caídos, sin individualización, que  DESFACHATADAMENTE se incorporan a los DESAPARECIDOS

Y un testimonio sincero y valioso, reconocen “...la caída en combate de Miguel Enríquez”, cuya muerte ha sido calificada de asesinato con varios soldados condenados por la justicia prevaricadora de la venganza izquierdista.,

Se enorgullecen recordando acciones sorpresivas “...como las que realizaron los combatientes guerrilleros del Destacamento Toqui Lautaro en Neltume, las de la Fuerza Central con sendas acciones de justicia, como las ejecutadas contra el teniente coronel Vergara, jefe de Inteligencia Militar, y del general Carol Urzúa, intendente de Santiago, así como las múltiples acciones de las milicias de la Resistencia Popular”.
Y subrayan:
“Insurgía así esta nueva organización armada del pueblo, la cual realizaría también sendas acciones de justicia popular, como la emboscada contra el propio jefe militar de la dictadura, Augusto Pinochet, en septiembre del año 86, en la que lamentablemente el genocida salió ileso”. 
Cobarde ataque en el que fueron acribillados a mansalva, sobre seguro, los escoltas de quien querían matar. Pero, que se salvó como una suerte de castigo providencial  a la cobardía de los asaltantes.
Sin abandonar la soberbia matonesca subrayan.
“Esta voluntad y decisión de combate insurgente pagaría nuevamente grandes costos en manos de la represión brutal y asesina del régimen” pinochetista, donde caerían cientos de hombres y mujeres militantes del pueblo organizado en armas.”
Está claro. Cayeron peleando como franco tiradores, guerrilleros preparados en escuelas internacionales y usando el cobarde ataque por sorpresa como única estrategia.

El Máscara Roja.
DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal