sábado, octubre 12, 2013

BACHELET: ANUNCIANDO LOS ANUNCIOS.

Bachelet declaró que, de ganar la elección presidencial, pondría en práctica 50 medidas en los primeros 100 días de gobierno. Aunque en 2006 incumplió la mayoría de sus promesas.

El punto es que luego de meses de campaña, el comando opositor, no tiene un Programa que presentar. Y según se sabe, éste se conocerá sólo en noviembre, quizá una semana antes de los comicios.

Matthei (1-X) ya entregó su proyecto. Y eso forzó a su contendora a realizar algo en la misma línea. Sin embargo, lo que hizo, deja al descubierto la debilidad de una coalición que va desde el partido Comunista, hasta la Democracia Cristiana, dada la nula e imposible convergencia de tan variopintos elementos políticos.

En lo inmediato, Bachelet presentó "humo" y nada más que eso. Porque elevar de rango al Servicio Nacional de la Mujer, el de Cultura y la CONADI para convertirlos en Ministerios, más la creación de 8 servicios públicos, no es precisamente novedoso; pero si del todo innecesario, en el sentido que, aumentar la burocracia no es lo que Chile requiere para solucionar los problemas de hoy.

El anzuelo, de promulgar su primer proyecto (de ganar), bajo la forma de otorgar un "bono marzo" permanente de $ 40.000 es algo recurrente. Por lo demás, dicho regalo se ha venido entregando en forma casi invariable desde hace varios años. Lo mismo es válido para el llamado "bono de Invierno"

Si esta es la gran novedad que la ex ONU - Mujer nos aporta, querrá decir que su hipotética administración presentará los mismos rasgos de incompetencia, irresolución e inepcia conocidos en su primer mandato: basta considerar lo que, precisamente NO hizo para reconstruir Tocopilla, las omisiones y errores del tsunami del 27/F y la corrupción de ese período.

Pero además, comunicó el envío de trece proyectos de ley (mayores impuestos y educación) pero sin decir cómo operarán, cuándo y para qué se pretende elevar la carga tributaria de los chilenos.

Junto a ello anunció el nombramiento de dos delegados presidenciales (una figura que ya fracasó con la misma vocera Javiera Blanco en Chaitén y Tocopilla) para ¡oh, paradoja! la reconstrucción (la misma que ella dejó inconclusa en el norte) y, para el desarrollo de las regiones. Así como sendas "comisiones de expertos" - para Isapres y AFP, en una fórmula, que incluye una administradora estatal, modalidad que el propio Andrés Velasco calificó como errada en cuanto no va a lo medular del problema.

De manera que es el mismo criterio estatista que prevalece, pero sin atacar el fondo de los problemas que afectan tanto a las prestadoras privadas de salud , como  al sistema previsional y sus usuarios.

Se limita a describir la situación.  Sin embargo elude especificar qué es lo que efectivamente se propone hacer si es que llega a La Moneda.

En síntesis, Bachelet intenta salir del paso añadiendo aire al aire. Nada nuevo. Pero sí mucho aumento del improductivo empleo público, para favorecer sus operadores políticos, clientes y amigos. Mala cosa. No es lo que necesitamos. Bueno a ella no la necesitamos en realidad… Tampoco este nuevo Transantiago.

DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal