domingo, septiembre 08, 2013

ORTEGA LIQUIDA NICARAGÜA.

La Asamblea Nacional del país centroamericano aprobó una ley increíble renunciando a su soberanía.

Se trata de una serie de enormes privilegios, los que favorecen al inversionista chino Wang Jing. Este, se adjudicó la concesión para construir un canal interoceánico, en tierras nicaraguenses, destinado a competir con el Canal de Panamá.

En efecto, los "legisladores" del Frente Sandinista de Liberación Nacional, consagraron la entrega de una franja de territorio nacional y el reconocimiento de plena inmunidad a las obras que ejecute el megamillonario asiático, quien financiará este proyecto faraónico.

Wang Jing, un desconocido en la comunidad empresarial, desde 2012, aparece asociado a Laureano Ortega, hijo del presidente, junto al cual se adjudicó mañosamente un contrato de telefonía celular en Nicaragua.

Y para el "Gran Canal" montaron una empresa de papel, cuyo capital se desconoce. El día previo a la firma de este contrato la Asamblea Nacional aprobó una ley que compromete al Banco Central a renunciar a la inmunidad soberana de manera "irrevocable e incondicional"  dando inmunidad a las empresas de Jing y a sus "asociados" cuya identidad se ignora.

Conforme los términos del contrato, el multimillonario chino, podrá ejercer el "derecho irrestricto de usar la tierra, el aire y espacio marítimo donde se ejecutarán los trabajos de construcción"; eso considera el privilegio de guardar, almacenar y disponer del agua y todos los recursos naturales de la zona. Y no pagará impuestos. Lo que significa ceder al señor Wang Jing  el Gran Lago de Nicaragua.

Algunos sospechan que es el gobierno de China quien podría estar detrás de esta entrega de soberanía, derechos, regalías y granjerías en favor de un hombre cuya identidad está en duda.

Al proyecto del "Gran Canal" pocos le ven alguna factibilidad. Pero en tanto esa imposibilidad no sea comprobada en la práctica, el "inversionista" podrá extraer a voluntad los recursos naturales que estime convenientes, sin que deba responder por el daño al medio ambiente, puesto que goza de plena y total inmunidad y exención tributaria.

Este negociado que urdió Daniel Ortega, probablemente elevará su fortuna personal en varias decenas o centenares de millones de dólares. E ingresará al selecto grupo de la izquierda dorada que administra gruesas cuentas bancarias, club en el que figura su propio mentor Fidel Castro como fundador, la familia de Hugo Chávez y otros que bien cantan.

Estos son los líderes de la izquierda y del socialismo sudaca que, agitando las banderas revolucionarias, saquean las arcas fiscales y empobrecen a las masas que dicen defender, sin escrúpulo alguno. Es de dominio público que los llamados "progresistas" roban y mucho. Pero Daniel Ortega extremó las cosas al hipotecar su propio país.

Nicaragua deja de existir y desde ahora en más, podremos considerar dicha nación como un feudo o señorío dependiente de los operadores de Beijing.  

DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal