jueves, agosto 08, 2013

Y SEGUIMOS CON EL CASO RIGGS.

¡Cómo se manejan las cosas en nuestro querido Chile, cómo se miente, como aprovechan a los ignorantes e intentan distorsionar nuestra Historia!

Esto es habitual que ocurra en las cercanías del mes de Septiembre, y ahora con mayor razón al cumplirse 40 años de esa mañana memorable en que se instauró el Gobierno de las Fuerzas Armadas y Carabineros a solicitud del pueblo de Chile. La Concertación, hoy aliada con los comunistas, a los que se suman algunos miembros del Poder Judicial que tristemente conocemos y que pretenden hacer carrera para llegar a la Suprema a costo de los uniformados, recurren a una socorrida cortina de humo que siempre tiene un mismo nombre: el General Pinochet y ahora, en específico, el cierre del proceso del Caso Riggs.

¿Qué político a excepción de Pinochet, para bien o para mal, tiene el éxito de concentrar a todos alrededor de su persona, cuarenta años después? 

Han logrado instalar en la conciencia colectiva de esta actual generación, la peor imagen del Presidente Pinochet y con el cierre del caso Riggs, han habido entrevistas, imágenes antiguas de archivo y pasajes rebuscados del proceso judicial en su contra, donde se ha pretendido demostrar un enriquecimiento ilícito y que al término de su mandato sus bienes debían ser iguales a los que tenía al asumir el mando de la Nación.

Hicieron hincapié en los nombres supuestos que usó en los bancos y debemos tener claro que cualquier cuenta en Bancos de EE.UU., hasta el día de hoy, exige nombres alternativos y es una modalidad que a nadie debiera extrañar porque es como el empleo de claves para protegerse del mal uso de terceros.

Le atribuyeron inicialmente la suma de 28 millones de dólares y este mismo tribunal ya ha debido bajar esa cifra a diecisiete millones de dólares y ello porque sumaron los movimientos que se hicieron en las cuentas y no el saldo real que en ellas existió. Mostraron el supuesto Palacio que tenía Pinochet en Melocotón y pudo constatarse en imágenes, que se trataba de una casa sencilla y austera cuyo mayor valor era su terreno.

Buscaron en el extranjero declaraciones de ejecutivos bancarios que pudieran perjudicarlo y tampoco tuvieron éxito. Se le intentó coludir en un supuesto robo de la espada de O’Higgins, con presunciones que sólo deben haber creído los más ingenuos. Al aparecer dando a conocer los procesamientos a toda la familia, dejaron de manifiesto que se trataba de una persecución política y no del deseo real de hacer justicia. Resultó penoso como intentaron por esos días involucrarlo con compras de Fragatas de la Armada y de aviones de la Fuerza Aérea, en los que obviamente no tuvo la mayor injerencia por tratarse de épocas posteriores a 1990 en las cuales sólo se desempeñó como Comandante en Jefe del Ejército, sin tener relación con las otras instituciones de la Defensa Nacional.

A través del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bachelet cuando era Presidenta, dieron a conocer que se le había detectado en el Banco HSBC de Hong Kong (Hong-kong & Shanghai Banking) más de nueve toneladas de oro de su propiedad, equivalentes a US$ 160 millones de dólares. El desmentido que echó por tierra esta infamia, fue difundido sin ninguna proporcionalidad con relación a la denuncia. 

Es conveniente que nuestros lectores se enteren que de los cinco procesamientos iniciales contra Pinochet, nada consiguieron y ninguno de ellos decía relación con apropiación indebida de fondos del Estado o de la Comandancia en Jefe, sino que los direccionaron a evasión tributaria y uso de pasaporte falso. Lo anterior no significa pasar por alto esta presunta irregularidad, pero tampoco sobredimensionarla en los extremos como se manipuló. Por esta razón se hace necesario que los chilenos tengamos muy clara algunas reflexiones sobre el tema:

1) El General Pinochet falleció a los 91 años de edad y su patrimonio personal se remonta primeramente a herencias de sus predecesores.

2) Fue el Presidente de Chile que ha regido los destinos de nuestra Patria por más tiempo y en 17 años, tuvo el pleno derecho a depositar los ahorros de toda una vida.

3) En toda la historia del Ejército de Chile, que se remonta al nacimiento de la República, nadie se ha desempeñado como su Comandante en Jefe por 25 años, un cuarto de siglo y también deben considerarse los recursos percibidos por más de 50 años en la Institución, sueldos, desahucios (un mes por año de servicio), comisiones en el extranjero, etc.

4) ¿Dimensiona usted el patrimonio que puede haber recibido el General Pinochet en obsequios, condecoraciones nacionales e internacionales, presentes entregados por el cariño de su pueblo desde 1973 hasta la fecha de su fallecimiento en el 2006?

5) ¿Sabe UD. cuántos libros ha publicado el general, ediciones de lujo como “Camino Recorrido” que fueron vendidas incluso en el extranjero? ¿Cuántos libros de geopolítica, de uso didáctico que hasta en la actualidad son usados para esos fines?

6) En dos etapas el general Pinochet recibió apoyos económicos por parte de empresarios amigos. La primera vez, después de someterse voluntariamente al veredicto de las urnas y al perder el plebiscito, tomar la decisión de entregarle el país  a los políticos y precisamente a quienes eran sus adversarios (lo que no ha hecho ningún dictador en el mundo). ¡Era obvio que en manos de sus enemigos debía tomar providencias!

La  segunda oportunidad, es después de haber sido secuestrado en Inglaterra y en que los gastos por cubrir fueron muy elevados en todos los rubros y hay empresarios individualizados que hicieron importantes aportes.

7) Los montos con que se especula son inferiores a los Gastos Reservados percibidos por los Presidentes de la Concertación en un año y en los que no descontaban los sobres que hacía llegar mensualmente a sus colaboradores. Impuestos Internos dijo que los Fondos Reservados de Lagos o de Bachelet no tributaban y, sin embargo, los del general Pinochet ¿debían tributar?

Estimados lectores, a Pinochet no hay que preguntarle cuánto ganó si no cuánto nos dio. Si hubiera sido un Dictador como Fidel Castro -con una fortuna de novecientos millones de dólares que le denunció la Revista Forbes hace 6 años atrás, asignándolo con la séptima fortuna más grande, incluso por sobre la de la Reina Isabel- cuando se recibió Pinochet de Chile, no habría tenido de donde sacar un céntimo por estar el país quebrado, en ruina y con sus arcas vacías.

De ese Chile destruido, al Chile que nos entregó, se revela el genio de Augusto Pinochet Ugarte ya que estos gobiernos políticos inconstantes, se han dedicado solamente a administrar los éxitos de Pinochet. Hubo un Pinochet que hizo cosas y las llevó a un buen término, en  17 años nos acompañó el orden, la claridad, el éxito, la seguridad y el desarrollo. La historia de los hombres se juzga por lo que hicieron y no por lo que prometieron. Esa es la diferencia entre Pinochet y los políticos.

Cuando se destile con equidad lo ocurrido en Chile, se hará justicia y recibirá la gratitud que se merece.  Lo del caso Riggs son réplicas y persecuciones de un  odio y resentimiento que a 40 años aún los mantiene envenenados.

Eric Villena Donoso.
DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal