viernes, agosto 09, 2013

VENTANA A LA HISTORIA: ALLENDE YA NO GOBERNABA.



Fue al pleno de la CUT y en el edificio que también en esa época se llamaba Gabriela Mistral, que el Presidente Allende dio a conocer el 25 de julio el lamentable estado político de la UP.
Enmarcado en la lógica continua de la lucha de clases y del conflicto agudo, el mandatario insistió en que al pueblo lo acechaban peligros “por la actitud de los enemigos de los cambios y de la patria”, asimilando una vez más a los opositores con los malos chilenos.
Dio a conocer un supuesto “esfuerzo supremo… para detener la catástrofe del enfrentamiento, para impedir que nos arrastren a una guerra civil”. Lo llamó “una salida política”, como si gobernar –por mal que se haga– no fuese siempre una actividad justamente… política.
Planteó entonces la necesidad de un diálogo, pero sólo “entre aquéllos que quieren ordenar el proceso de cambios y continuarlo”, por lo que excluyó abiertamente a los que “quieren construir un pasado definitivamente superado”.
El marco, dijo Allende, tendría que ser “el afianzamiento de la autoridad del gobierno, del desarrollo, del poder popular vinculado al gobierno y no antagónico al régimen”, con lo cual dejaba de lado a todos los interlocutores que legítimamente quisieran cuestionar alguna de esas coordenadas.
La agenda, agregó, debía consistir en “aclarar la competencia de los poderes del Estado, el respaldo al estado de Derecho, acabando con el bloqueo legislativo, la delimitación de las áreas de la economía y la adopción de drásticas medidas tendientes a detener la inflación”. O sea, se dialogaría sólo sobre los temas determinados por la UP y en un contexto de sumisión a sus posturas.
Después de la aceptación pública y de una primera reunión del 30 de julio entre Allende y Patricio Aylwin, presidente de la Democracia Cristiana, la respuesta de la DC, el único interlocutor validado por el gobierno, fue clara: Para seguir dialogando debía desarmarse a todos los grupos paramilitares, debían devolverse las fábricas ocupadas después del 29 de junio pasado, debía promulgarse la reforma constitucional completa sobre las tres áreas de la economía ya íntegramente tramitada y debía formarse un gabinete que diese garantías, incluyendo presentantes de las FFAA.
El diálogo recién iniciado –después de apenas dos reuniones entre varios personeros– se rompió la primera semana de agosto. La DC alegó que Allende no había accedido a sus mínimos planteamientos. Era público que el presidente no había tenido piso alguno para abrirse a considerar a fondo las propuestas: El pleno del PS del 28 de julio había rechazado todo diálogo e incluso había amenazado con retirarse del Gobierno.
Allende ya no gobernaba.
GONZALO ROJAS SÁNCHEZ.
VivaChile.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal