jueves, agosto 08, 2013

EL VALOR DE LA VIDA DE UN CARABINERO.



Señor Director:
El Mercurio.com

En el Congreso, algunos parlamentarios han acusado al ministro del Interior de "demagogia penal", por vincular el proyecto de ley que entrega más atribuciones a Carabineros para enfrentar a los encapuchados con el reciente asesinato del subteniente Silva, ya que no tendría nada que ver esta norma con el repudiable crimen que el ministro Chadwick invoca para demandar su aprobación.

Al contrario, tiene todo que ver. La política no es más que una permanente priorización de recursos en función de cierta jerarquía de valores. Una sociedad en que un encapuchado puede intentar quemar con bombas molotov a sus policías, a plena luz del día y de manera cotidiana, y en que los parlamentarios se niegan a entregarles a esos policías todos los medios legítimos posibles para defenderse y sancionar a los agresores, es una sociedad en que la vida de un carabinero y el principio de autoridad que él encarna no valen mucho.

Lo que el Congreso está implícitamente resolviendo al aprobar o rechazar la llamada "Ley Hinzpeter" es el valor que le damos a la vida y la integridad de los carabineros frente a la agresión injusta, ya sea de un manifestante en la calle, de un asaltante o de un conductor insolente. Obviamente para cada caso habrá una legislación específica y diferente, pero detrás de cada norma está la definición acerca del respeto que se debe a la ley y a quienes les corresponde la ingrata, y muchas veces heroica, misión de hacerla cumplir.

Esto no es demagogia penal, es simplemente hacerse cargo de las opciones políticas de cada uno.

Gonzalo Cordero M.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal