jueves, julio 04, 2013

¡VAMOS, LONGUEIRA!

[Img #4426]
Dijo Luis Plaza, alcalde de Cerro Navia, una de las comunas en las que Andrés Allamand ganó. Pero tanto ese resultado como el Maipú o el de Puente Alto, no bastaron para que el candidato de RN pudiera adjudicarse las primarias, las que el abanderado de la UDI, Pablo Longueira, ganó por más de 20.000 sufragios de diferencia.


En el breve lapso que medió entre la fecha de su proclamación - tras la bajada de Lawrence Golborne -, hasta la votación de este domingo 30 de junio, el ex ministro se sobrepuso al semestre de campaña que desarrolló su contendor.

Longueira lleva seis triunfos electorales consecutivos. En cambio Allamand ostenta el record opuesto. Mal por él y por su tienda. Tanto como las palabras de Manuel José Ossandón, bastante mezquinas hacia la UDI y hacia el vencedor.

Sin embargo, Allamand, con hidalguía, felicitó a su hasta ayer oponente comprometiendo su apoyo para las elecciones de noviembre. Ese respaldo, se necesitará, no hay duda.

Porque el candidato unitario de la centro derecha, tiene ante sí una dura tarea. Las cifras lo comprueban. Bachelet acumuló sobre el millón y medio de votos. Y la lista de la Nueva Mayoría, totalizó sobre los dos millones de sufragios. Mientras la Alianza no alcanzó el 50% de esa cifra. Desproporcionado y para algunos decepcionante.

Pero Longueira no es un político fácil de doblegar. Sabe de campañas difíciles en circunstancias adversas. Y ese plus podría ayudarlo en los cuatro meses y medio que restan para los comicios presidenciales, fijados para el tercer domingo de noviembre (17).

Si para Renovación Nacional, el revés experimentado es duro de asimilar, la situación del PDC  es muy complicada. Velasco, tal cual se presumía, relegó a Claudio Orrego al tercer lugar. Andrés Zaldívar, reaccionó, señalando que el partido "tendrá que revisar sus objetivos"

Aunque claramente la votación, no le pertenece en exclusiva a Velasco. Ya que parte de la centro derecha optó por él, procurando impedir una victoria aplastante de la candidata.

Jaime Quintana presidente del PPD lo señaló en su momento. Sí la Democracia Cristiana, con Orrego, no llegaba inmediatamente tras Bachelet, no estaría en condiciones de exigir cosa alguna al comando PS-PPD-PC y MAS.

Dicho escenario, el peor e intolerable para una tienda como la DC, se materializó. Y con un candidato que jamás emplazó a Michelle Bachelet renunciando a hacer política, como en alguna época, ya lejana, solía realizar dicha colectividad.

En estas condiciones, le será extremadamente difícil neutralizar en algo, la influencia comunista. A menos que Ignacio Walker hable fuerte, claro y en tono enérgico. De aceptar incondicionalmente esa cohabitación, significará dejar al PDC a las puertas de la inanidad. Y a la país en un trance grave. Eso si Longueira no da la sorpresa y logra lo que se ve hoy, practicamente inalcanzable: una victoria resonante.

DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal