miércoles, julio 24, 2013

UNIDAD... ES LA CLAVE.

En un gesto de realismo político Andrés Allamand se marginó de la carrera presidencial. Y todo se precipitó.

"No voy a ser candidato de RN, no voy a participar en el proceso de búsqueda de los mecanismos de las directivas y no voy a ser candidato de RN en primera vuelta" dijo Allamand quien consideró, que su alejamiento "facilitará el acercamiento de posiciones en la definición de un procedimiento que permita designar a un candidato único de la centroderecha"

Posteriormente Carlos Larraín se referiría a las "heridas" de batalla de su ex candidato, pero aclaró que su decisión NO ayudaba a la unidad de la Alianza, unidad que en su opinión surtía efecto sólo sí ella la encarnaba alguien de su partido. En aquel momento reiteró que correspondía al Consejo General de RN (3 de agosto) zanjar este asunto institucionalmente.

Ambas declaraciones daban cuenta de la enorme confusión imperante en la tienda, con el agravante de que no contaban con nombres de posibles "presidenciables"; se pidió a Lily Pérez San Martín asumir esa misión. Ella declinó. José Manuel Ossandón afirmó que él podria "ganarle a Evelyn Matthei" pero que aún le faltaba un peldaño por escalar. Así explicó su negativa a cumplir con ese papel de abanderado de emergencia.

Así se pensó en el senador Francisco Chahuán quien en un par de horas aclaró que lo mejor para todos y para la unidad del sector, era sumarse sin vacilaciones, a la campaña de la ex ministra y dar fin al "papelón" como el "Cote" Ossandón definió el actuar de la centroderecha.

En esos instantes, Carlos Larraín ratificaba que la única acepción del concepto de unidad, pasaba por algún nombre de la calle Antonio Varas. Incluso deslizó en una de sus entrevistas que en lo del "Piñeragate" Matthei cumplió un "feo" papel.

Puede entenderse que el trauma del 30 de junio y la apertura de una negro futuro para RN, exigían a Larraín extender el plazo para capitular, conservando al menos las banderas y el honor. Lejos de aquello, especuló con ir a primera vuelta en noviembre con dos candidatos y lanzar nombres como en liquidación.

Pero ocurre que la bancada de diputados, que provocó la NO subida de Andrés Allamand al carro de una posible primaria, decidió anunciar su apoyo a la candidatura de Matthei, transformando la cita vespertina de la Comisión Política del partido, en una reunión que sólo podía ratificar lo dicho por Chahuán, Lily Pérez y los siete u ocho parlamentarios díscolos.

Era de lógica. Aunque pocos entendieron los móviles del proceder de Carlos Larraín. La actitud de los diputados se explica: la lista parlamentaria, en las actuales condiciones políticas, requiere como uno de sus imperativos, contar con un abanderado cierto, que les garantice cierta sensación de triunfo. Lo del presidente del partido, podría entenderse por inquina o un extremo sentido de identidad partidaria, para ser benevolentes.

El bochorno llegó al extremo cuando el PRI propuso a RN pactar con la DC ¡ lo mismo que planteó el propio Allamand como la novedad del año !

Un fastidio para Larraín. Parecido al pauteo de La Moneda con Sebastián Piñera en el rol de "Gran Elector" como en los decenios republicanos del siglo XIX.

Larraín quedó sin piso político interno, sin candidato y con ira. ¿ Se marchará abandonando la presidencia de la colectividad ? Porque quedó huérfano de apoyo en la bancada, los dirigentes y un porcentaje apreciable de militantes.

El asunto no daba para más y así se entendió finalmente. Renovación Nacional no logró superar la crisis y tal vez no era el momento ni la oportunidad para intentarlo siquiera. En cambio la UDI y la hoy abanderada de unidad, Evelyn Matthei, nos dejan una lección de conducción política y cómo se asume el proceso de toma de decisiones estratégicas.

Este es el diseño Lavín no hay duda. Como candidato nada tiene ya por hacer, pero ha traspasado su enorme experiencia, para bien, ya que la etapa próxima y el desafío implican enorme trascendencia.

La "Nueva Mayoría" anuncia explicitamente una Asamblea Constituyente "por las buenas o por las malas"; un "impuestazo"; eliminación progresiva del FUT; otros piensan en derogar el DL 600 y entregar educación gratuita para todos. El fracasado modelo chavista que tiene en la miseria a venezolanos y argentinos, lo quieren aplicar en Chile.

Es lo que estaba en discusión en esta pasada: ir con dos candidatos del sector relegando la unidad al desván y entregar anticipadamente el poder a la orquesta roja o, luchar en nombre de los principios para preservar las libertades, la estabilidad, lo que se avanzó y lo que se puede realizar en este orden de cosas, para el progreso y beneficio de Chile ¡ Bien por la Unidad. Tenemos candidata !

DespiertaChile.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal