lunes, diciembre 24, 2012

MI CARTA AL VIEJITO PASCUERO. (GRAL. HERNÁN NÚÑEZ MANRÍQUEZ).




Chile, Diciembre de 2012.


Querido Viejito Pascuero.

Polo Norte


En primer lugar, debo decirte que todos se ríen de mí, porque me dicen
que todavía creo en tí. Pero en fin, aquí estoy haciendo mi cartita,
advirtiéndote que no significa trabajo extra de tus duendes ni peso
extra para tu reno Rodolfo, en el trineo.



Te quiero pedir que me traigas un Presidente republicano, con palabra
de honor, con voluntad, con decisión, que no se burle en mi cara ni en
la de mis camaradas uniformados en retiro, aprovechando nuestra sana
formación militar, para obtener nuestro humilde voto y sacarlo
elegido. Un Presidente que quiera a los militares - en serio -, y que
no los desprecie. Un Presidente que exija igual trato ante la
justicia; que no hayan asesinos riéndose en Argentina o extremistas se
escapen de las cárceles; o que por razones de etnia y sobretodo,
conveniencia polílitica, se den concesiones a algunos que no se le
permiten a los militares presos. Ellos mantienen su disciplina
militar, no reclaman, no hacen huelgas de hambre, no dan problemas.


Te quiero pedir políticos "hombres", con memoria para recordar que
fueron compañeros de ruta - para engrandecer a este país -, de muchos
de los que están procesados, perseguidos, encarcelados, y que ahora,
agarrados al cargo, con buen traje y fina corbata, "miran para el
techo", indiferentes, y han demostrado su deslealtad y traición
abiertamente ante la opinión pública, todo para agradar a sus
adversarios y subir un par de puntos en las mermadas encuestas.



Te quiero pedir también, memoria para los empresarios, que han
alcanzado su prosperidad económica gracias a las bases establecidas en
el gobierno militar. Esos que celebraron con champaña el
Pronunciamiento y a los que le fueron devueltos, sus empresas, sus
fábricas y sus campos. A ellos los veo en las páginas sociales
acompañados de los mismos que los expropiaron. A ellos recuérdales,
que los que lucharon para que eso sucediera, están prisioneros e
increíblemente viven de la mendicidad pública para sus defensas.
Muchos de ellos, viven pobremente en la cárcel y no tienen ni siquiera
para mantener sus hogares o dinero para que sus familias los visiten.
A ellos, a diferencia de otros, el Ministerio del Interior no les paga
los abogados.


Te quiero pedir fortaleza, fe,  y mucha entereza para aquellos
camaradas que sufren persecución y cárcel. Todos hombres  con mujeres,
hijos, nietos y familia, que han visto destruídos sus hogares -
después de casi 40 años -  por el odio y la venganza. Te pido
sobretodo mucha fuerza y más que nada salud,  a nuestros presos
octogenarios, muchos de ellos enfermos, que están tras las rejas de la
injusticia.



Te pido en fin, fuerza a las esposas,sobretodo a ellas; a los padres,
a los hijos y nietos de la familia militar que tienen un integrante
prisionero. Dáles salud y paciencia. Ya vendrán tiempos mejores.



Y en lo personal,te pido  que pase luego el tiempo,pero muy luego,
para elegir a otro Presidente que no me haga leso; y te voy a decir,
de cualquier color, pero que solucione real y seriamente, de frente,
ni con sonrisas ni con parka roja ni vestido de mimetismo, el problema
de nuestros uniformados en retiro perseguidos y encarcelados.



Un abrazo, Viejito Pascual, de tu amigo

Gral.Hernán Núñez Manríquez



PD. Aahhh, se me olvidaba, te quiero pedir que le digas a nuestros
camaradas en servicio activo, que los procesados, perseguidos y
encarcelados, también fuimos como ellos: profesionales, amantes de
nuestras instituciones, entusiastas, con valores, respetuosos de
nuestras tradiciones...igualito que ellos; y que nos sentimos orgullos
y vibramos con nuestro Ejército,nuestra Armada, nuestra Fuerza Aérea y
nuestros Carabineros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal